Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica y Apostólica. Personería Jurídica 10103 (M.E.C. Uruguay).

domingo, 9 de marzo de 2014

Primer Domingo de Cuaresma - Día Internacional de la Mujer



Lucas 7,36-50


En este tiempo de Cuaresma, donde una de las líneas de reflexión pastoral es acerca de la renovación de nuestra vocación misionera, no podemos dejar pasar por alto esta fecha tan especial: el Día Internacional de la Mujer.
Y esto no porque yo sea mujer, sino porque es parte del mandato y del ejemplo que Jesús nos dejó: la defensa de las minorías, de l@s oprimid@s, de l@s vulnerad@s en sus derechos; la defensa de aquell@s a quienes se ha maltratado y sometido históricamente de distintas formas; la defensa de aquell@s a quienes se les ha excluido, marginado, pisoteado su autoestima y quitado su dignidad.

Históricamente el papel que la mujer ha ocupado en la sociedad se encuentra fuertemente vinculado a los roles de esposa, ama de casa y madre, elementos que han transversalizado la vida de las mujeres, determinando su valor y posición en la sociedad de referencia. Estos roles las han exaltado o condenado, las han puesto en un sitio de privilegio o en los últimos lugares, las han hecho acreedoras de beneficios o de los más crueles maltratos y menosprecios.

Es así que en sociedades antiguas, las mujeres eran tenidas en alta estima, gozando de privilegios y cuidados especiales, estando instituida la transmisión hereditaria materna puesto que era la única realmente comprobable. Sin embargo, a partir del momento en que se establece la monogamia para la mujer y la herencia por línea paterna, este colectivo cae en desgracia.

En línea con lo anterior y como lo hemos comentado en otras ocasiones, la sociedad hebrea era fuertemente patriarcal y machista. A la mujer le estaba vetada la vida pública, la educación y toda otra actividad que fuera considerada patrimonio de los hombres.
Además de ello, la mujer era considerada impura por menstruar, luego de dar a luz y no era lo suficientemente digna como para participar en igualdad de condiciones de la vida religiosa, estándole prohibido entrar a ciertos lugares del Templo y llevar adelante determinados rituales.

Y es en este contexto socio-cultural en el que se desenvuelve la situación relatada en los versículos que elegí para hoy.

Como se mencionó en la reflexión del 16/06/2013, el término fariseo significa “separado”; eran judíos rigurosos (Hch. 26:5) que, posiblemente como reacción a la influencia creciente del helenismo, se aferraron a la ley mosaica dando énfasis en la observancia estricta de ritos y ceremonias; creían ser superiores y por eso se apartaban de la gente común; defendían la doctrina de la predestinación, considerándola compatible con el libre albedrío; asimismo creían en la inmortalidad del alma, en la resurrección corporal, en la existencia de ángeles y espíritus, así como en la recompensa y en los castigos después de la muerte.
En lo estrictamente religioso, consideraban que Dios otorgaba la gracia a aquellos que se ajustaban estrictamente a la observancia de la Ley, por lo que formalizaron la espiritualidad y le dieron mayor importancia a sus manifestaciones externas que a lo que realmente había en el corazón del creyente.

Es así que uno de los protagonistas de esta historia se consideraba superior y con derecho a juzgar al resto por al menos dos razones: era hombre y fariseo. A eso debemos sumarle que la otra protagonista tenía todo para perder: era mujer, pecadora (prostituta), de mala fama, por lo tanto, impura con todas las letras.
Y tan superior y con tanto derecho se sentía el fariseo, que incluso juzga la actitud de Jesús de permitir la permanencia y el contacto de esta mujer con él.

Frente a este hecho, Jesús toma una actitud revolucionaria y escandalosa para la época: sale en defensa de la mujer, teniéndolas en alta estima y consideración.
Y Jesús no sale en defensa sólo de esta mujer: en los evangelios encontramos múltiples referencias a su actitud (y al beneplácito de Dios en general) en pro de este colectivo y de la reciprocidad con que actuaban aquellas que eran receptoras de sus bendiciones (Mt. 9:18-26; 27:55-56, 61; 28:9-10; Mr. 1:29-39; 16:9; Lc. 1:48; 7:11-17; 7:36-50; 8:2-3; 10:38-42; 13:10-17; 23:56; 24:1, 9-11; Jn. 4:7-42; 8:1-11; 20:15-18; Hch. 1:14).
La Biblia en su integralidad habla de las mujeres, destacando sus personas y/o diversas actitudes de ellas: Gn. 21:14-21; Ex. 15:20-21; 35:25-26; Nm. 27:1-8; Jue. 4:1-10; Rt. 1:15-18; 2:6-7; 1 S. 1-2:21; 25:3, 14-35; 2 Re. 4:8-37; 22:14-20; Est. 4; Pr. 31:10-31; Mt. 15:21-28; 26:6-13; Mr. 7:24-30; 14:3; Lc. 1:26-56; 2:36-38; 18:1-8; Hch. 9:36-43; 12:12; 16:13-15; 18:26; 21:8-9; Ro. 16:1-4, 6, 12; Fil. 4:3; 1 Ti. 3:11; 5:9-10; Tit. 2:3-5)

Y en los versículos de referencia, Jesús destaca y defiende muchas de las características y actitudes de las mujeres que son objeto general de crítica por parte de much@s: somos emprendedoras, valientes, sensibles, cariñosas, humildes, serviciales, empáticas, nos brindamos por entero y estamos dispuestas a dar a los demás aún lo que no tenemos para nosotras, entre otras tantas cosas.
Jesús sale en defensa de estas cualidades! Mujer no te avergüences nunca de lo que eres! Dios te creó así, Dios te ama así!

Cuestionamiento

Jesús murió en la cruz por todos y todas; no murió en la cruz para salvación de los hombres (varones) porque para Cristo no hay varón ni mujer (Gá. 3:28); en ese instante trajo salvación a TODOS Y TODAS; cuidado con lo que estamos reproduciendo en nuestras iglesias!
Debemos cuestionarnos si dentro de nuestras comunidades no estamos reproduciendo el machismo de la sociedad patriarcal que nos rodea! Cuidado de no ser como el fariseo que menosprecia a la mujer que está ungiendo los pies de Jesús!
Cuidado con lo que reproduce nuestros discursos! ¿Qué dicen nuestros dichos y nuestras actitudes respecto de las mujeres en nuestras comunidades de fe? ¿Qué dicen nuestros dichos y nuestros hechos de nuestras parejas, nuestras hijas, nuestras madres, nuestras hermanas, nuestras tías, nuestras abuelas, nuestras nueras, etc.?


Conclusión

Si Dios nos devolvió la dignidad como mujeres, no la regalemos ni permitamos que nadie nos la quite. Valoremos, defendamos y respetemos lo que somos y cómo somos.
Si Dios le devolvió su dignidad a las mujeres de tu entorno, tú no se la pisotees. Valóralas, defiéndelas y respétalas.


Buena semana para todos y todas.
Pastora Ana Mássimo

No hay comentarios:

Publicar un comentario