Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica

domingo, 6 de mayo de 2012

Otro Dios es posible: ¿Curó enfermos? (entrevista 29)


 


RAQUEL       Nuestros micrófonos hoy en Cafarnaum. A nuestras espaldas, la
que fue casa de Simón Pedro, muy cerca del embarcadero, junto al lago de Galilea. Y con nosotros, una vez más, Jesucristo, en entrevista exclusiva. La más cordial bienvenida, Maestro.

JESÚS          Para ti también, Raquel. Y te recuerdo que…

RAQUEL       … Sí, ya sé, que no le llame Maestro. Disculpe una vez más. En
fin, Jesucristo, algunos radioescuchas me insisten en que le pregunte acerca de los milagros realizados por usted.

JESÚS          ¿Cuáles milagros?

RAQUEL       Si he contado bien, en los evangelios se narran hasta 41 milagros
suyos, la mayoría curaciones de distintas enfermedades. Mi primera pregunta es: ¿Se trataba de enfermedades físicas incurables o de dolencias sicosomáticas?

JESÚS          ¿Dolencias…?

RAQUEL       Es decir, enfermedades de la mente, sicológicas… Por ejemplo,
una ceguera por histeria… Los ojos no están dañados, pero la persona no ve nada después de sufrir un trauma… ¿Sus curaciones fueron de este tipo?

JESÚS          No sé… Mira lo que me pasó un día. Yo estaba hablando,
precisamente aquí, en casa de Pedro. Había demasiada gente. Y unos muchachos, como no podían llegar donde yo estaba, abrieron un agujero en el techo, imagínate.

RAQUEL       Querían escucharlo a usted, seguramente.

JESÚS          No, ellos traían a un familiar paralítico… Y lo descolgaron por el techo con camilla y todo… La gente se alborotó.

RAQUEL       ¿Y usted qué hizo?

JESÚS          Yo conversé un rato con el enfermo, él me contó las mil desgracias de su vida. Y la última de todas, que no podía caminar.

RAQUEL       ¿Y después?

JESÚS          Después, lo miré fijamente un buen rato. Yo creo que lo miré por dentro. Le di ánimo y le dije: Levántate y anda.

RAQUEL       ¿Y el paralítico se levantó?

JESÚS          Sí, se enderezó, sintió que sus piernas lo sostenían… y echó a
andar.

RAQUEL       ¿Un milagro?

JESÚS          No sé.

RAQUEL       ¿Cómo que no sabe?

JESÚS          Que yo no sé si sería un milagro. En mi tiempo, conocí personas, mujeres sobre todo, que alentaban a los enfermos con sus palabras, con sus manos. Las vi hacer cosas mayores que lo que yo hice aquel día.

RAQUEL       Pero hubo más días. A usted le traían tullidas, ciegos, sordos…
¿Qué les hacía?

JESÚS          Lo mismo. Los miraba por dentro, les daba confianza en sus propias fuerzas… Y muchos se curaban.

RAQUEL       ¿Lo que hoy llamaríamos psicoterapia de sanación?

JESÚS          La verdad, no sé cómo se llamará eso, Raquel… pero se curaban.

RAQUEL       ¿Usted pensaba que eran milagros?

JESÚS          Yo pensaba que eran signos del amor de Dios con los más pobres. Con las más despreciadas. Signos, ¿comprendes? Señales.

RAQUEL       Pero, ¿no hizo ningún milagro de los otros, de los milagros-
milagros?

JESÚS          ¿Y cuáles serían esos milagros-milagros?

RAQUEL       No sé… Que un muerto se levante. Que a una sin brazos, le crezcan los brazos. Que a otro sin pies, le salgan dos pies.

JESÚS          Pero, ¿qué dices, Raquel? Para Dios nada es imposible. Pero Él no hace esas cosas raras. Él no cambia las reglas en mitad del juego.

RAQUEL       Espérese que…

JESÚS          ¿Quiénes son ésos que vienen?

RAQUEL       Me parecen de la competencia… Son periodistas de otras
emisoras. Una pausa comercial y enseguida regresamos. Soy Raquel Pérez, Emisoras Latinas, Cafarnaum.

CONTROL    CARACTERÍSTICA MUSICAL

LOCUTOR    Otro Dios es Posible. Entrevistas exclusivas con Jesucristo en su
segunda venida a la Tierra. Una producción de María y José
Ignacio López Vigil con el apoyo de Forum Syd y Christian Aid.


MÁS DATOS SOBRE ESTE POLÉMICO TEMA…

En la casa de Pedro

El relato del paralítico curado por Jesús aparece en los tres evangelios sinópticos (Marcos 2,1-12). Este hecho ocurrió en la casa de Pedro. Los cimientos de lo que fue esa pequeñísima casa, en las ruinas de la Cafarnaum actual, son uno de los lugares con mayor autenticidad histórica entre los recuerdos materiales de la vida de Jesús.


¿Un milagro?

Está ampliamente probado que hay enfermedades y hay enfermos ―no es lo mismo― y es comprobable que en algunos enfermos sus enfermedades están estrechamente vinculadas a traumas sicológicos o a procesos síquicos reversibles. También sabemos que en todas las culturas han existido y existen personas con capacidad para “sanar” esos enfermos, por la energía vital que tienen sus palabras y por la fuerza que sus actitudes de autoridad espiritual, compasión y benevolencia transmiten.

Las parálisis tienen a menudo un origen psíquico. El doctor Nicanor Arriola, ortopedista muy conocido y querido en Iquitos, Perú, relata esta experiencia: Un día, un anciano en silla de ruedas llegó a mi consultorio con su familia. Examiné los músculos del inválido y concluí que no tenía nada, que padecía una “parálisis histérica”. Entonces, recordando lo que hacía Jesús, me levanté, me puse ante el anciano y con una voz de autoridad y de ternura le dije: ¡Levántate y anda! Y el anciano se puso en pie y, tambaleante, caminó hacia mí. La familia lo consideró un milagro.


La fe mueve endorfinas

¿Cómo explicar ese ”milagro” y tantos “milagros” de este tipo? La fe mueve montañas, decía Jesús. Lo que Jesús no podía saber, porque en su tiempo nadie lo sabía, es que la fe mueve endorfinas.

Algunos sanadores son simples charlatanes que se aprovechan de la ignorancia y de las necesidades de la gente. Una película que presenta críticamente, con inteligencia y humor, cómo actúan esos farsantes es “Salto de fe” (“Leap of faith”, 1992), del director Richard Pearson. En otros casos, no se trata de trucos, sino del conocido “efecto placebo”: se le da al enfermo una píldora que no es más que azúcar o se le pone una inyección de suero, pero diciéndole que es un remedio muy efectivo para su enfermedad. Hasta en un 50% de los casos los pacientes sienten la mejoría.

¿Por qué ocurre esto? Lo explica así el doctor Arriola: Como el enfermo tiene fe en la medicina recibida, su cuerpo reacciona positivamente elaborando en su cerebro una sustancia llamada endorfina, que es como una morfina natural, que calma el dolor y le hace sentir mejor. La descarga de endorfinas en la sangre explica, por ejemplo, que un individuo, durante un incendio, salga corriendo aunque tenga fracturado un pie. Y explica también que una enferma a quien un sanador o un predicador impone las manos se levante de su postración. Y es posible que esa mujer se cure realmente porque su enfermedad, como la del anciano que yo “curé”, era más sicológica que física. Con una dosis de confianza en el doctor y con una descarga de endorfinas, algunos enfermos se levantan, recobran la vista, se curan. Nuestro cuerpo es la mejor farmacia que tenemos. Nuestro cuerpo reacciona a las enfermedades y produce las sustancias curativas que necesitamos. El milagro lo hacemos nosotros mismos.


Jesús, un sanador

En los cuatro evangelios se le atribuyen a Jesús hasta 41 milagros. Mateo es el que cita más: 24. Y Juan, el que menos: 9. La mayoría de los hechos milagrosos consignados en los evangelios son curaciones de distintas enfermedades. Aun los críticos más severos admiten que Jesús debió ser un hombre con habilidad y capacidad para sanar enfermos y enfermas, para aliviarlos o para fortalecer su fe y su confianza en que podían curarse. Los “poderes” que tuvo son difíciles de precisar a dos mil años de distancia y a partir de relatos tan esquemáticos. Hoy sabemos que las terapias más eficaces son las que consideran al ser humano de forma integral, como una totalidad, buscando bajo los síntomas físicos las causas psíquicas o espirituales de la enfermedad. Jesús de Nazaret ya “sabía” de esto. Y es “esto” lo que explica sus “milagros”.


Milagros que son señales

Si se aplica a los relatos de milagros en los evangelios una crítica literaria rigurosa, se observa cómo algunos están duplicados (comparar Marcos 10, 46-52 con Mateo 20, 29-34), otros ampliados, otros adornados. Todo esto indica que, aunque hay un núcleo histórico cierto en las curaciones que obró Jesús, no deben interpretarse los evangelios como un catálogo de maravillas realizado por un superman podero­so, sino como signos de liberación.

Para acentuar esta perspectiva, al referirse a los “milagros” de Jesús, el evangelio de Juan emplea siempre la palabra griega “semeion” (signo, señal). Usando esta palabra, evita equiparar el hecho que relata a un prodigio físico y espectacular, presentándolo sobre todo como un signo de que Dios quiere la vida y nos libera. Nos libera de la enfermedad y la tristeza, de la angustia y el abatimiento vinculados a la enfermedad. Más desesperación aún causaba la enfermedad en tiempos de Jesús, ya que por la total ignorancia científica sobre el origen de las enfermedades, era generalizada la creencia de que la enfermedad era un castigo de Dios por el pecado o una prueba a la que Dios sometía a la gente para conocer sus reacciones, para saber hasta cuánto aguantaba sin pecar maldiciendo a Dios.


Señales que hablan

La perspectiva del evangelio de Juan es teológica: los “milagros” de Jesús no fueron hechos aislados y maravillosos que él habría obrado movido por la compasión que le inspiraban casos individuales de sufrimiento. Si así hubiera sido, no serían señales de nada, se agotarían en sí mismos. Juan los presenta como signos o señales que hablan de lo central de la misión de Jesús.

Que Jesús de Nazaret haya curado a un paralítico en el siglo primero, ¿qué puede significar hoy? Los evangelios responden a esta pregunta presentando a Jesús como el mensajero del proyecto de Dios: si Jesús puso en pie a un hombre postrado, fue una señal de que su mensaje es capaz de echar a andar a los seres humanos, sacándolos de la pasividad, de sus miedos, de su fatalismo. Así, en cada uno de los curados por Jesús los evangelistas dibujaron arquetipos de hombres y de mujeres víctimas de distintas problemáticas existenciales.


Aquellas enfermedades

En los relatos evangélicos Jesús cura ciegos. En aquellos tiempos, el clima tan seco de Palestina y la generalizada falta de higiene hacía muy frecuentes las enfermedades de los ojos: infecciones oculares, glaucomas, y también cegueras histéricas. ¿Curó esas dolencias Jesús? Tal vez sí, tal vez no. Lo que sí sabemos es que abrió los ojos de la gente para que entendieran que no era voluntad de Dios ni su enfermedad ni su miseria.

También hay relatos de curaciones de paralíticos o tullidos, de gente con cojera o con manos “secas”. Eran, con toda seguridad, enfermos con una variedad de dolencias en los huesos o en los músculos, enfermos de artrosis o de artritis. Sin recursos ortopédicos, estas enfermedades serían una auténtica tortura. ¿Los curó Jesús? Tal vez sí, tal vez no. Lo que sí sabemos es que puso en pie a quienes se sentían derrotados, inútiles, fracasadas.

Los evangelios también relatan curaciones de leprosos. En aquel tiempo, por ignorancia de las causas de los males de la piel, cualquier enfermedad cutánea ―erupciones, viruela, herpes, granos, sarna― era llamada “lepra”. Y por creencias religiosas, se consideraba a estos enfermos y enfermas especialmente malditos. Eran “impuros” y esa impureza los discriminaba totalmente. Hoy sabemos cuánta importancia tienen los estados nerviosos en las enfermedades de la piel. ¿Jesús curó “leprosos”? Tal vez sí, tal vez no. Lo que sí sabemos es que se acercó a ellos para integrarlos a la comunidad de la que los expulsaban las leyes religiosas de su tiempo.

También hay relatos evangélicos sobre curaciones de sordos y mudos, y de “locos”, enfermedades que la gente, por sus síntomas enigmáticos o llamativos, identificaba con la presencia en el cuerpo de los enfermos de espíritus “impuros”, lo que era sinónimo de posesión diabólica. ¿Los curó Jesús? Tal vez sí, tal vez no. Lo que sí sabemos es que abrió las orejas de su pueblo para que perdiera el miedo al diablo y recuperara la confianza en Dios.

Los tres relatos de “resurrección de muertos” (el hijo de la viuda de Naím, la hija del centurión romano y Lázaro de Betania) son narraciones totalmente simbólicas.


Las reglas del juego

Aunque la actitud positiva y vital del enfermo y la autoridad espiritual y las energías positivas del sanador pueden curar ciertas dolencias y “remitir” el proceso de algunas enfermedades graves ―se ha observado esto, por ejemplo, en casos de cáncer―, hay que ser escépticos sobre la duración en el tiempo de estas curaciones, ya que por tratarse de dolencias de origen psíquico, a menudo lo que desaparece en la “sanación” son los síntomas, pero las causas físicas de la enfermedad permanecen. La potencialidad humana para sanar o sanarse y para enfermar o enfermarse es enorme.

También hay “milagros” imposibles, que ninguna persona, por espiritual que sea, puede realizar, que ninguna oración puede lograr. Las enfermedades que se deben a defectos genéticos no son curables. Un miembro amputado no reaparece nunca. Y un muerto no resucita. Las reglas del juego de la vida, que son las mismas del juego de las limitaciones que culminan en la muerte, no las cambia nadie. Ni Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario