Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica y Apostólica. Personería Jurídica 10103 (M.E.C. Uruguay).

miércoles, 2 de mayo de 2012

Comentarios Queer a la Biblia: EXODO (cuarta entrega)


ÉXODO
Auotroa: Rebecca Alpert
Traducción: MCRP - Diversidad Cristiana.

REBELIÓN Y SUBVERSIÓN

Un segundo tema importante del libro del Éxodo, es la naturaleza rebelde del pueblo, durante su marcha. Elevan quejas acerca de las condiciones en el desierto (15.22; 16.2; 17.3)

Moisés hizo que los israelitas se alejaran del Mar Rojo. Entonces, ellos se fueron al desierto de Shur, y durante tres días caminaron por él, sin encontrar agua. Cuando llegaron a Mara, no pudieron beber el agua que allí había, porque era amarga. Por eso, llamaron Mara a ese lugar.
La gente empezó a hablar mal de Moisés, y preguntaban: “¿Qué vamos a beber? (15.22-24)

Allí, en el desierto, todos comenzaron a murmurar contra Moisés y Aarón.
Y les decían: - ¡Ojalá el Señor nos hubiera hecho morir en Egipto! Allá nos sentábamos junto a las ollas de carne y comíamos hasta llenarnos, pero ustedes nos han traído al desierto para matarnos de hambre a todos. (16.2-3)

…pero no había agua para que el pueblo bebiera, así que le reclamaron a Moisés, diciéndole:
-       ¡Danos agua para beber! –
-       ¿Por qué me hacen reclamaciones a mí? ¿Por qué ponen a prueba a Dios? – contestó Moisés.
Pero el pueblo tenía sed, y hablaron en contra de Moisés. Decían:
-       ¿Para qué nos hiciste salir de Egipto? ¿Para matarnos de sed, con nuestros hijos y nuestros animales? – (17.2-3)

El pueblo expresa arrepentimiento por haber salido de Egipto (14.11)

Y a Moisés le dijeron: - ¿Acaso no había sepulcros en Egipto, que nos sacaste de allá para hacernos morir en el desierto? ¿Por qué nos has hecho esto? ¿Por qué nos sacaste de Egipto?

Y en su acto más grande de rebelión, construyen un “becerro de oro”, un ídolo, para adorarlo, cuando temen que Moisés los ha abandonado (32.1)

Al ver los israelitas que Moisés tardaba en bajar del monte, se juntaron alrededor de Aarón y le dijeron: - Anda, haznos dioses que nos guíen, porque no sabemos qué le ha pasado a este Moisés que nos sacó de Egipto…Todos se quitaron los aretes de oro que llevaban en las orejas y se los llevaron a Aarón, quien los recibió, y fundió el oro, y con un cincel lo trabajó hasta darle la forma de un becerro. Entonces, todos dijeron:
-¡Israel, este es tu dios, que te sacó de Egipto!... (32.1-4)

La rebeldía del pueblo a menudo se describe en términos de su falta de fe en Moisés o en esta forma de vida, su escepticismo en cuanto a la creencia en el Dios de sus ancestros y una falta de voluntad para obedecer a las leyes que se les dieron.

Pero, observando la rebelión de los pueblos desde una perspectiva gay,  quizás podamos ver más en ellos que estas descripciones negativas de un pueblo quejoso, desagradecidos y sin fe. Se podría más bien asumir que en la rebelión contra la autoridad de Moisés, el pueblo proporciona un modelo del papel crítico que desempeña un grupo en la comunidad. Porque el pueblo no sigue obsecuentemente a Moisés, prueban que son un pueblo que está pensando por sí mismo.  Están dispuestos a ir contra un líder poderoso, y cuestionan sus ideas y sus mandatos.

Como George Coats (1977) sugiere, este texto plantea preguntas sobre cómo vemos la obediencia. Argumenta que el texto muestra a un Dios que persuade a los humanos a obedecer, pero no los obliga. Este Dios es un gobernante que puede tolerar la oposición. La pregunta que debemos hacer es siempre si estamos mirando una rebelión por objetivos legítimos de justicia, o no.

En su rebelión, los israelitas nos dan un modelo que puede ayudarnos a comprender cómo las personas trasnlesbigay pueden funcionar en la sociedad. Porque se nos define como diferentes, y porque no seguimos las reglas de la sociedad en cuanto al proceso de la sexualidad y la reproducción, podemos ser los que están dispuestos a plantear preguntas difíciles, y no solo a seguir a la multitud. Cuando una sociedad no tiene disensiones, las voces de la diferencia son ahogadas, para detrimento del crecimiento de esa sociedad. Aquellos que se rebelaron contra Moisés y desafiaron su autoridad, nos recuerdan la necesidad de la disensión. Dieron a Moisés la oportunidad de aprender cómo conducir, y de oír a su pueblo. No podemos subestimar el poder de la rebeldía, en su papel de formar la textura social y asegurarse de que todas las voces sean oídas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario