Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica

domingo, 6 de junio de 2010

La multiplicación de los panes desde una perspectiva queer.


BIBLIA QUEER - Evangelio de Mateo - Thomas Boache.

El comentario del autor sobre el Evangelio de Lucas no habla del pasaje de la multiplicación de los panes. Por tal motivo presentamos el comentario sobre el Evangelio de Mateo.

Actividad de Jesús: exorcismos, curaciones y alimentación.-

Alimentación. 

El tema de la alimentación comienza en la historia de la mujer cananita y se hace explícito en las dos instancias de alimentación milagrosa que precede y sigue a la historia (Mateo: 14;13-21 y 15;32-39), A través de estos relatos, Mateo demuestra que cuando la justicia y el amor de Dios se encuentran en el mundo a travès de actos de inclusividad radical, las necesidades de las personas se satisfacen, pues la hospitalidad de God es infinita. El Reino de Dios como fue predicado y actuado por Jesús, es un lugar y un estado de la mente y el corazón, donde todas las personas son bienvenidas, donde se ministra a todos y todas y donde todos y todas tienen suficiente, en contradicción con el Imperio Romano, de jerarquía, escacez y miedo. Así, John Dominic Crossan destaca que la "comensalidad abierta" de Jesús es el elemento determinante de ambas: su mensaje y su peligro frente al "status quo" (Crossan 1991: 341 - 344; ver también Borg 1984: 93 y sig. Y Schüssler Fiotenza 1983: 137).   

Una de las mayores quejas de los crìticos de Jesús era que comía con aquellos que no debía, esta radical igualdad en la mesa estaba amenazando aquellos elementos de la sociedad judeo - cristiana que apoyaban la separación entre las personas, como una forma de preservar el "status quo" imperial. Una sensibilidad "queer" que busca sacudir y acabar con el "status quo" de la heteronormatividad imperial, estará como Jesús, nuestro Cristo, dando la bienvenida a todo el mundo; nosotros/as que hemos sido excluidos/as de muchas mesas, literal y figurativamente, no somos capaces de mantener a otros/as fuera de nuestra mesa. ¡Nuestros opresores quedan contentos cuando nos sometemos a la violencia horizontal y hacemos lo mismo que ellos! En este aspecto, uno de los temas más inquietantes y dolorosos que veo en la comunidad "queer" es la intolerancia y división encontrada entre varios segmentos de nuestra comunidad; por ejemplo: ricos, privilegiados "gays A" a menudo discriminan a los "drag queens" transgénero, gente del cuero, y aquellos cuya sexualidad se considera "kinky" o "rara". Los que están en una relación de largo tiempo lanzan aspersiones contra los solteros o no-monógamos, mientras los VIH negativos fruncen la nariz ante los que "terminaron" VIH positivos, por su supuesta promiscuidad.

Como Jesús debemos ofrecer la hospitalidad de Dios a todos/as, especialmente a quienes la sociedad considedra "impuros". En nuestra lucha por un lugar en la mesa, nunca deberíamos dar la bienvenida a los "nuevos fariseos", vestidos con su toga perfumada.    

Traducido por María Cristina Ruibal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario