Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica y Apostólica. Personería Jurídica 10103 (M.E.C. Uruguay).

lunes, 25 de mayo de 2015

Estudio Bíblico sobre Mt 11,28-30 Introducción




Mt. 11,28-30:
“Una buena noticia para personas oprimidas y excluidas”



- Aproximación a un Estudio Histórico Crítico – Continuación, 2ª entrega-
Autor Julio Vallarino


INTRODUCCION

Al presentar esta aproximación a un estudio bíblico, se hacen necesarias algunas precisiones que permiten posicionarse en el mismo, desde una perspectiva inclusiva:

a)    Cuando me refiero a Escrituras Hebreas, lo estoy haciendo a lo que las iglesias cristianas llamamos Antiguo Testamento. Un término que lleva implícito un componente despectivo, en efecto, al denominarlo como “antiguo” estamos suponiendo algo superado o desactualizado, y tanto para el judaísmo como para el cristianismo, continúa siendo Sagradas Escrituras y no una pieza literaria más en nuestras bibliotecas.

b)    Cuando me refiero a Escrituras Cristianas, lo estoy haciendo a lo que las iglesias cristianas llamamos Nuevo Testamento. En la misma línea de la terminología anterior, estaríamos suponiendo que un “testamento” fue reemplazado por otro, el viejo por el nuevo, aspecto que sin lugar a dudas atenta contra la fe judía y la teología del pluralismo religioso.

c)    Cuando me refiero a Sagradas Escrituras, lo estoy haciendo a lo que las iglesias cristianas llamamos la Biblia, es decir, las Escrituras Hebreas, las Escrituras Cristianas y los Libros Deuterocanónicos (Tobit, Judit, 1 y 2 Macabeos, Eclesiástico, Sabiduría, Baruc y pasajes de Ester y Daniel), éstos no se encuentran en las Escrituras Hebreas canonizadas por los rabinos de fines del siglo I dC, pero sí forman parte del canon de la versión griega llamada Septuginta o traducción de los LXX, utilizada por el judaísmo helénico y por las comunidades cristianas primitivas.

Otro aspecto en el que tendremos especial cuidado es en aplicar un lenguaje inclusivo en la producción de textos, no así en las citas ya que respetaremos la fuente; por lo tanto, no utilizaremos por ejemplo, el término “hombre” para referirme al hombre y la mujer, sino que utilizaremos el término Humanidad para referirme a la generalidad hombre – mujer.

Desde esta visión pretendemos ampliar el abanico de posibilidades, a la hora de leer un texto bíblico, buscando el mensaje originario, para la humanidad de este tiempo. Una lectura que exige una transversalidad en algunos temas, como por ejemplo: teología de género, teología ecológica, teología inclusiva.

Todo texto es producido en una cultura determinada, con su visión de la vida y el entorno, de las relaciones entre las personas y los pueblos, de los roles y las funciones asignadas a las personas, de categorías y valores que pautan la crianza y el desarrollo de las personas. Por lo cual, se hace imprescindible partir siempre del “círculo hermenéutico” (cf Segundo JL: “Liberación de la Teología, 1975), que implica tres etapas:

a)    desarrollar la sospecha hermenéutica puesto que es posible que la lectura oficial del texto esté orientada a legitimar el status quo, durante siglos se han utilizado las Sagradas Escrituras para justificar la esclavitud, el dominio del hombre sobre la mujer, la discriminación y condena hacia las personas homosexuales, el uso de la violencia correctiva en la educación de niños y niñas y tantas otras situaciones que vulneran o violan los derechos humanos de las personas y por lo tanto contradicen el plan divino;

b)    situarse en la sociedad actual para desarrollar la interpretación, las Sagradas Escrituras en cuanto Palabra Sagrada comunicada a la Humanidad tiene un mensaje originario, kerigmático, que hay que conservar para comunicarlo al desarrollar la interpretación; en cuanto Palabra Sagrada mediada por la Humanidad ya que es recibida y reflexionada por integrantes de la humanidad para ser comunicada al resto, tiene un mensaje epocal propio de la coyuntura histórica donde se produce y del que hay que prescindir o actualizar a la hora de desarrollar la interpretación;

c)    preguntar a las Sagradas Escrituras desde el contexto socio cultural, político económico, religioso buscando en los textos respuestas nuevas que humanicen ante situaciones de opresión y exclusión esto sería la actualización del mensaje de las Sagradas Escrituras para la humanidad de cada época y de cada cultura. El diálogo entre la humanidad real en cada época y el mensaje Divino que permanece a través del tiempo y de la historia: uno y único.

El desafío, será entonces, poner en diálogo el episodio de Mt. 11,28-30 en su contexto, con las personas lectoras en sus respectivos contextos. Por lo tanto será necesario interpelarlo, cuestionarlo y sospechar de él, extrayendo el mensaje originario y desechando lo coyuntural y epocal, con fidelidad al mensaje fundamental (Ef. 2,20; 2Pe. 1,19-24; Ga. 1,6-7), el Kerigma o mensaje vital, pero también con fidelidad creativa (1Co. 9,19. 22-23; Mt. 13,52; 2Tim. 3,16-17) adaptándolo a nuestro tiempo y a nuestro contexto

La selección de la perícopa de Mt. 11,28-30, para la realización de la presente aproximación a un estudio histórico crítico, cuenta con varias motivaciones:

a)    es un texto breve de las Escrituras Cristianas lleno de reminiscencias de las Escrituras Hebreas, producto seguramente de las escuelas midrásicas cristianas; el midrash es un método de interpretación de las Sagradas Escrituras desarrollado por el judaísmo y el cristianismo primitivo; según Agustín del Agua Pérez, la experiencia de la resurrección de Jesús produce un cambio hermenéutico en las escuelas midrásicas cristianas volcándose a fundamentar, justificar y presentar a Jesús como el Mesías en base a las antiguas tradiciones de las Escrituras Hebreas (cf. Del Agua Pérez, Agustín: El método midrásico y la exégesis del Nuevo Testamento);

b)    por la referencia constante a textos de las Escrituras Hebreas seguramente supone un conocimiento o práctica del judaísmo en su audiencia;

c)    es un kerigma propio del Evangelio de Mateo, no se encuentra en el resto de los Evangelios canónicos ni en el Evangelio Q; se designa Evangelio Q a la fuente común que tuvieron los hagiógrafos de los Evangelios de Mateo y Lucas que no es el Evangelio de Marcos;

d)    a pesar de su originalidad encuentra similitudes con varios textos de las Escrituras Cristianas (cf. Mt. 5,17-19; 9,36; 23,4; Ga. 5,1-6; Hch. 15,10);

e)    está impregnado de la teología hebrea de los anawin;

f)     es una perícopa portadora de buenas noticias (= evangelio) para las personas exigidas y postergadas, oprimidas y excluidas, que tanto en el contexto geográfico, socio – cultural y político – económico de la escuela mateana, como en el nuestro, son mayoría;

g)    por lo tanto, tal vez la última motivación, sea pretender presentar la actualización del texto bíblico para un auditorio del siglo XXI, en el contexto latinoamericano, donde continúan siendo mayoría inmensa, las personas postergadas y exigidas, oprimidas y excluidas que esperan una buena noticia (= evangelio).

La presente aproximación a un estudio histórico crítico la dividimos en dos partes: exégesis y hermenéutica. En la primera parte, realizamos un estudio desde distintos abordajes, para llegar al mensaje originario: crítica textual utilizando cuatro traducciones, crítica literaria, crítica de las formas, crítica estructural, análisis de la estructura manifiesta, crítica de las tradiciones, crítica de la redacción, crítica histórica. En la segunda parte, realizamos una actualización del mensaje originario, a través de la hermenéutica aplicada.

En el desarrollo del trabajo, cuando se presentan citas de las Sagradas Escrituras, éstas son tomadas de la versión Dios Habla Hoy – La Biblia de Estudio (Compubiblia, Sociedades Bíblicas Unidas 1989 NW 88th Court — Miami, FL 33172) que si bien no pretende traducir la forma original del texto, sí transmite lo que el texto quiso comunicar en el medio y la época en que fue producido, realizando una traducción para nuestra cultura latinoamericana; para ello recurre a los originales hebreos y arameos del texto masorético y a textos griegos que fueron tomados como base en las versiones críticas disponibles en la actualidad (cf: Introducción General. Biblia de Estudio – Dios Habla Hoy. La Biblia de Estudio. COMPUBIBLIA: CD. Sociedades Bíblicas Unidas. 1989 NW 88th Court — Miami, FL 33172).


No hay comentarios:

Publicar un comentario