Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica

viernes, 19 de agosto de 2011

Otro Dios es posible - ¿25 de diciembre? (quinta entrevista)


Otro Dios es posible.

ENTREVISTA 5

¿25 de diciembre?






RAQUEL       Emisoras Latinas de nuevo con Jesucristo y en Belén, donde miles de peregrinos y de turistas llenan las calles y los mercados. Compran estrellas, guirnaldas, luces y turrones, figuritas para el pesebre, camellos de caramelo, regalos y más regalos…

JESÚS                      ¿Y a qué se debe tanta fiesta, Raquel?

RAQUEL       Que ya se acerca la Navidad.

JESÚS          ¿Cuál navidad?

RAQUEL       ¿Cuál va a ser? La suya.

JESÚS          ¿Cómo la mía, de qué estás hablando?

RAQUEL       No se haga el tonto…Disculpe, Jesucristo, no quise decir eso, sino que…

JESÚS          De veras, no sé de qué me hablas.

RAQUEL       Del 25 de diciembre. De la Navidad, el aniversario de su
nacimiento. Ya usted nos aclaró que no nació aquí en Belén. Está bien. Pero no me diga ahora que tampoco nació el 25 de diciembre…

JESÚS          Pues te lo digo: yo no nací ningún 25 de diciembre.

RAQUEL       ¿Cómo? ¿Jesucristo no nació el día de la Navidad?

JESÚS          No.

RAQUEL       Amigas, amigos, nuestro entrevistado nos sigue dando
sorpresas… Entonces, si no fue el 25 de diciembre, ¿cuándo fue? Díganos la fecha de su cumpleaños.

JESÚS          Pues… no sé, no tengo idea.

RAQUEL       ¿Sus padres no se lo dijeron?

JESÚS          No, porque en aquel tiempo nadie recordaba esas fechas ni las
celebraba.

RAQUEL       ¿Y el año?

JESÚS          El año, menos. Nadie sabía qué edad tenía.

RAQUEL       Pero… ¿no dicen que usted salió a predicar cuando cumplió los 30 años?

JESÚS          Eso dirán, pero yo mismo no sé cuántos años tendría cuando fui
al río a bautizarme con el profeta Juan.

RAQUEL       ¡Increíble!... Entonces, con su permiso, Emisoras Latinas va a
investigar cuál puede ser el origen de la tradicional celebración navideña. Me disculpa un momento… Por celular voy a contactar a Nivio Alberto López, especialista en Mundo Antiguo... ¿Me escucha bien, don Nivio?

NIVIO            Perfectamente, Raquel, estoy siguiendo su entrevista. Por cierto,
salude de mi parte a Jesucristo.

RAQUEL       Le daré sus saludos. Y ahora, explíquenos por qué el nacimiento
de Jesús se celebra el 25 de diciembre…

NIVIO             Esa fecha era una fiesta pagana.

RAQUEL       ¿Pagana?

NIVIO             Sí. Verá, Raquel, en los países del norte, en diciembre, las noches son muy largas. Durante el imperio romano, en lo más crudo del invierno, se celebraban fiestas callejeras saludando al Sol, que renacía victorioso en esos días.

RAQUEL       ¿Y qué tiene que ver todo eso con Jesucristo?

NIVIO             Los primeros cristianos veían en Jesucristo al nuevo Sol que alumbra al mundo con un mensaje de amor y justicia. Entonces, unos 300 años después de Jesús, un Papa llamado Liberio aprovechó aquellas fiestas paganas y dijo que en el día principal de esos festejos, el 25 de diciembre, había nacido Jesucristo. Así empezó la tradición, pero es una fecha arbitraria. La decidió el Papa en Roma.

RAQUEL       Le agradecemos, don Nivio. Y volvemos con Jesucristo… O sea,
que usted no sabe cuándo nació ni cuántos años tenía.

JESÚS          No.

RAQUEL       ¿Y no le parece un poco, cómo diré, un poco sin gracia eso de no
saber cuándo hemos venido al mundo?

JESÚS          Al contrario. Me parece que tiene más gracia. Así celebras cada día como si fuera el primero. Y siempre te sientes joven.

RAQUEL       Concluyendo: ni fue en Belén ni fue el 25 de diciembre. ¿Qué
queda, entonces, de la Navidad?

JESÚS          Queda el Sol, ese Sol que Dios hace nacer sobre nosotros, todos los días del mundo.

RAQUEL       Con las campanas de Belén repicando a mis espaldas, y para Emisoras Latinas, reportó Raquel Pérez.

CONTROL    CARACTERÍSTICA MUSICAL

LOCUTOR    Otro Dios es Posible. Entrevistas exclusivas con Jesucristo en su
segunda venida a la Tierra. Una producción de María y José
Ignacio López Vigil con el apoyo de Forum Syd y Christian Aid.


MÁS DATOS SOBRE ESTE POLÉMICO TEMA…

Sin fecha de cumpleaños

La fecha del nacimiento de Jesús no se conoce ni podemos conocerla con exactitud. La referencia que hace el evangelio de Lucas a un censo ordenado por Roma nos aproxima al año en que sucedió. El mes y el día quedarán para siempre en la oscuridad. Todo pare­ce indicar que Jesús vino al mundo en los años inmediatamente anteriores a la anexión definitiva de Palestina al imperio romano o muy poco después: ¿el año 4 “antes de Cristo”? Durante aquellos años fue cuando Roma ordenó hacer un censo en Palestina, aunque no se sabe con certeza el tiempo que duró ni las fechas exactas.


“Es mejor no saber la edad”

Puede resultar extraño que Jesús no conozca su edad. Sin embargo, este desconocimiento es muy común en la cultura rural, aún en tiempos recientes. En el singular texto “Los Papalagi”, que recoge los discursos de Tuiavii de Tiavea (Samoa), a su pueblo polinesio, después del viaje que hizo por Europa a inicios del siglo XX, este jefe samoano reflexiona así sobre las ventajas de no saber la propia edad:

Entre los Papalagi (los hombres blancos) no sólo los hombres, también las mujeres y hasta los niños pequeños, todos saben exactamente cuántas veces el sol y la luna se han levantado desde el día en que vieron la gran luz por primera vez. Esto es tan importante en sus vidas que lo celebran a intervalos regulares con flores y fiestas. Muy a menudo he observado que la gente se avergonzaba por mí, porque me preguntaban mi edad y yo empezaba a reírme y no la sabía. “Pero tú tienes que saber tu propia edad”. Entonces yo guardaba silencio y pensaba: es mejor para mí no saberla. “¿Cuántos años tienes?” significa cuántas lunas has vivido. Examinar y contar de ese modo está lleno de peligros, porque así se ha descubierto cuántas lunas suele vivir la gente. Entonces, guardan eso en la mente y cuando han pasado una gran cantidad de lunas, dicen: “Ahora tengo que morir pronto”. Se vuelven silenciosos y tristes y, en efecto, mueren después de un corto período.


Nivio López

Nivio López Vigil es arqueólogo y destacado ilustrador de libros infantiles. Amplio conocedor de las culturas del Mundo Antiguo y apasionado de las celebraciones de la Navidad. Por eso, participa en el programa explicando sintéticamente el origen histórico de esta fecha. Está inédito su libro “Veinticinco 25 de Diciembre”, que repasa las tradiciones de la celebración navideña en 25 países del mundo.


El culto al Sol

La selección del 25 de diciembre como fecha de la Navidad está vinculada a las celebraciones que en el imperio romano se dedicaban al Sol Invicto. Este culto fue originalmente sirio y posteriormente fue impuesto por los emperadores romanos a sus súbditos un siglo antes que el emperador Constantino declarara el cristianismo como religión oficial.

A pesar de contener elementos del culto a Baal y a Astarté, el culto al Sol era esencialmente monoteísta: en el dios Sol se sintetizaban los atributos de todos los dioses conocidos y adorados en el mundo antiguo. El culto al Sol Invicto no contradecía el milenario culto mistérico a Mitra, el Señor de la Luz, una religión de origen medo-persa, que ya tenía mucho arraigo en Roma. Y como el culto a Mitra también incluía la adoración del Sol, la creencia en la inmortalidad del alma, en la resurrección de los muertos y en un juicio futuro, y hasta celebraciones donde los fieles comían pan y vino, todo encajó con las nuevas creencias cristianas, que se extendieron por el imperio romano en tiempos en que a lo largo y ancho de sus territorios dominaban los cultos solares.


Del sábado al domingo y de la Pascua a la Navidad

Tres siglos después de Jesús, el emperador Constantino, que tenía como objetivo la unidad política, religiosa y territorial de su imperio, buscó armonizar el culto a Mitra, el culto al Sol Invicto y el cristianismo. Constantino, ya “convertido” al cristianismo, ordenó que “el día del Sol” (Sunday), el domingo, fuera el día de descanso semanal. Hasta entonces, los cristianos, influidos por su origen judío, descansaban el sábado. Hasta entonces también, lo que celebraban anualmente era la Resurrección de Jesús, en la fiesta lunar de la Pascua. El nacimiento de Jesús sólo se celebraba en algunos lugares el 6 de enero, fecha del calendario juliano que coincide con el solsticio de invierno.

Fue a partir del siglo III que comenzó a celebrarse en el día que era el principal del año para el culto solar, el 25 de diciembre, día del Natalis Invictus. Ese día se festejaba el nacimiento —o renacimiento— del Sol, porque a partir de ese frío día de invierno, el del solsticio de invierno, los días volvían a tener más horas de luz. A mitad del siglo IV, el Papa Liberio (352-366) fijó definitivamente la fecha del 25 de diciembre como día de celebración de la Natividad de Jesús.


El Dios Sol

El culto al Sol está presente en casi todas las culturas de la antigüedad, por la su influencia evidente y poderosa en todas las actividades agrícolas. En Egipto fue central el culto al Sol y los faraones eran considerados hijos del Dios Sol. También fue central el culto al Sol en el Imperio Inca. La apoteosis de esta religión era la Fiesta del Sol, el Inti Raymi (“inti” es “sol” en quechua), que se sigue celebrando en la ciudad del Cusco los 24 de junio, en los días del solsticio de verano.


El poder del Sol

Hoy, ante la crisis energética provocada por el irracional y acelerado uso de los combustibles fósiles (petróleo) —acumulados por la Naturaleza durante millones de años y dilapidados en los últimos 200 años— volvemos nuestros ojos al Sol, fuente inagotable de energía y de vida para la Humanidad, con la certeza de que la energía solar podría contribuir a evitar la catástrofe derivada de la combinación entre superpoblación y consumo de energías no renovables.


No hay comentarios:

Publicar un comentario