Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica y Apostólica. Personería Jurídica 10103 (M.E.C. Uruguay).

domingo, 19 de mayo de 2013

Domingo de Pentecostés - Catequesis sobre el Espíritu Santo



Domingo de Pentecostés – Catequesis sobre el Espíritu Santo
19 de mayo de 2013

La doctrina bíblica sobre el Espíritu Santo podemos encontrarla en el Antiguo Testamento, los Evangelios sinópticos, el Evangelio de Juan, Hechos de los Apóstoles y las Cartas de Pablo.

1.    El Espíritu Santo en el Antiguo Testamento.

En esta parte de las Sagradas Escrituras se enfatiza la actividad del Espíritu Santo en el Plan Divino, y no tanto su naturaleza. El vocablo hebreo para nombrarlo es ruaj, que luego la versión griega de los LXX traduce por pneuma, que para nuestra cultura se podría traducir por viento, aliento, espíritu.

El Antiguo Testamento presenta al Espíritu Santo actuando en el acto creacional (Génesis 1,2; Job 26,13; Isaías 32,15), sosteniendo todo lo que fue creado (Salmo 104,30; Job 34,14) y comunicando vida a la humanidad (Génesis 2,7; Job 33,4).

El Espíritu Santo actúa en la humanidad como Espíritu de sabiduría, entendimiento y conocimiento (Éxodo 28,3; 35,3.31; Deuteronomio 34,9), dando racionalidad (Job 32,8). Algunos ejemplos que podemos encontrar son: José (Génesis 41,38 ss), Moisés (Éxodo 18,22 ss; Números 11,7), los setenta ancianos (Números 11,16 ss) y Bezaleeel (Éxodo 31,2 ss; cf 35,3 – 36,2),

El Espíritu Santo actúa en la humanidad como Espíritu de santidad (Salmo 51,11; Isaías 63,10 ss) creando en la humanidad el carácter moral de Dios haciendo de la moralidad humana una necesidad (Salmo 143,10; Isaías 30,1; Nehemías 9,20), que puede ser contristado por el pecado (Isaías 63,10) y testificar en contra de la persona pecadora (Nehemías 9,30). A manera de ejemplo tenemos a Saúl (1 Samuel 16,14; 18,10; 19,9).

El Espíritu Santo actúa en la humanidad como Espíritu religioso – profético. El profeta era un hombre portador del Espíritu (Oseas 9,7; cf Ezequiel 2,2; 3,24) a través del cual se comunicaba la Palabra de Dios (Zacarías 7,12 cf Amós 3,7) y declaraba la Palabra de Dios (Miqueas 3,8 cf 2 Samuel 23,2), percibiéndose como el Espíritu de revelación, descubriendo al profeta la voluntad de Dios y el mensaje para el pueblo. Pero esta vocación profética era personal y no participaba el pueblo de esa experiencia (Números 11,29), pero predicen o anticipan una era del Espíritu en medio del pueblo (Jeremías 31,32 ss; Ezequiel 11,19 ss; 39,29 cf 36,26 ss) cuando llegara el Mesías (Isaías 11,2; 42,1; 48,16; 61,1 ss; Zacarías 12,10; Joel 1,28 ss).


2.    El Espíritu Santo en los Evangelios Sinópticos.

En el nacimiento de Jesús, el Espíritu Santo fue el agente activo (Lucas 1,34 ss; Mateo 1,18), al igual que en su bautismo (Mateo 3,13-17) y en las tentaciones (Marcos 1,12). El propio Jesús da testimonio de la presencia del Espíritu Santo en él capacitándolo para el ministerio que le Padre le encomendó (Lucas 4,18-21).

En su enseñanza, Jesús pone especial énfasis en el pecado contra el Espíritu Santo (Marcos 3,22-30) ya que todo su ministerio era obra de ese Espíritu y decir que actuaba por el príncipe de los demonios (Mateo 12,24) era blasfemar contra el Espíritu Santo (Mateo 12.31).


3.    El Espíritu Santo en el Evangelio de Juan.

En la teología joanina, el Espíritu Santo es el agente por el cual la persona creyente entra al reino (Juan 3,22 ss); el factor importante en la fórmula bautismal no es el agua sino el Espíritu (Juan 3,8); es un manantial inagotable de agua viva capaz de regenerar a la persona creyente (Juan 4,14; 7,37-39).

Resulta significativa entonces, la doctrina del nuevo nacimiento expresada en un culto sincero y espiritual (Juan 4,23).

Los tres nombres que utiliza Juan, en el discurso de despedida de Jesús (capítulos 13 – 16), para referirse al Espíritu Santo, revelan su naturaleza: el Paráclito (Juan 14,16) con la actividad de proteger, sostener y consolar; el Espíritu de verdad (Juan 14,17; 15,26; 16,13) una característica significativa para su naturaleza y la ética cristiana; Espíritu Santo (Juan 14,26) otra característica significativa para su naturaleza.

En el cuarto Evangelio, el Espíritu Santo tiene ciertas funciones: enseña al creyente (Juan 16,12-15 cf 2,2,; 12,16; 14,26; Lucas 24,8); alimenta la vida cristiana (Juan 14,16); muestra a las personas no creyentes el pecado de no creer a través del testimonio de quienes creen (Juan 16,8-11 cf 15,26 ss; Hechos 2,37; 5,33; 7,54).

Jesús, ya resucitado, comunica su Espíritu Santo (Juan 20,21 ss) a la comunidad creyente para que continúe su misión; siendo el propio Espíritu el que testifica a Jesús - Cristo – Señor a través de la Iglesia.


4.    El Espíritu Santo en los Hechos de los Apóstoles.

Este libro del Nuevo Testamento, pone su énfasis en la experiencia del Espíritu Santo y no en su doctrina.

Jesús resucitado comunica el Espíritu Santo a la comunidad eclesial (Hechos 1,4-5.8; 2,1 ss), transformando las actitudes personales de la comunidad discipular: paciencia (Hechos 2,37-40), arrojo (Hechos 3,11-15), unidad (Hechos 4,32-35), acompañadas de una fuerte presencia espiritual (Hechos 2,22-36) y de éxito en el testimonio (Hechos 2,37-47), demostrando que la promesa se había cumplido.

El Espíritu es presentado como el Paráclito que sostiene a la Iglesia en momentos de persecución (Hechos 4,8 ss), fortaleciéndola para el testimonio cotidiano (Hechos 4,31), preservando la unidad (Hechos 4,31-35), eligiendo sus líderes (Hechos 6,3; 20,28). Pero también con un ministerio hacia los no creyentes (Hechos 11,19 ss) actuando a través de una comunidad eclesial que da testimonio (Hechos 13,1 ss), actuando a través de los grupos misioneros (Hechos 13,52; 16,6 ss; 19,1 ss; 20,28).

Los dones con que el Espíritu enriquecía a la Iglesia daban testimonio ante los no creyentes (Hechos 2,42-47).


5.    El Espíritu Santo en las cartas de Pablo.

En los escritos paulinos se encuentra abundante literatura sobre el Espíritu Santo.

Pablo afirma que no se puede ser creyente sin recibir el Espíritu Santo (Gálatas 3,2), que tener el Espíritu Santo es pertenecer a Cristo (Romanos 8,9), que la vida cristiana es una vida en el Espíritu (Gálatas 5,16) y sus características son el resultado de la presencia del Espíritu en la persona creyente (Gálatas 5,22), que lo que la ley jamás pudo realizar lo hace ahora el Espíritu desde dentro (Romanos 8,1-4), que la persona creyente quedó liberada de la ley (Romanos 7,6).

Para Pablo, el Espíritu Santo es el Espíritu de Cristo (Romanos 8,14 ss; 1 Corintios 6,17; 2 Corintios 3,17; Gálatas 4,6).

También Pablo, expone que el Espíritu Santo es el Espíritu de Dios (Romanos 8,9; 1 Corintios 3,16; 2 Corintios 6,16) y es una de las personas de la Divinidad (2 Corintios 13,14 cf Mateo 28,19).

También Pablo, expone la naturaleza personal de la actividad del Espíritu Santo: su prerrogativa para conceder dones (1 Corintios 12,4-11); la forma en que revela la voluntad del Padre (1 Corintios 2,10-12); como enseña a la persona creyente (1 Corintios 2,13); llevándola a emprender una lucha contra el mundo (Romanos 6,12-14; 8,13; Efesios 4,30), produciendo en ella los efectos de la pascua de Cristo (Romanos 6,9 ss; Filipenses 3,10 ss) efectuando una clara transformación moral (2 Corintios 3,18) y liberación (Romanos 8,5-8); bendiciendo el testimonio cristiano (1 Tesalonicenses 1,5).

Y también la naturaleza comunitaria – eclesial de la actividad del Espíritu Santo: dando poder a la Iglesia , de forma que su culto (1 Corintios 14,15; Filipenses 3,3), comunión (Efesios 4,3; Filipenses 2,1), dones (1 Corintios 12,4-11) y su propio origen (1 Corintios 12,13) se deben a la presencia vitalizadora del Espíritu Santo por medio del cual Cristo permanece en la comunidad eclesial (= Iglesia).


6.    A manera de conclusión.

En la experiencia de la Iglesia apostólica, el Espíritu Santo no era una doctrina sino una experiencia de fe, que animaba la propia vida eclesial. Citando a James Denney, afirmamos que “su santo y seña no era, crean en el Espíritu Santo sino reciban el Espíritu Santo”.


Buena semana para todas y todos.
Domingo de Pentecostés.
+Julio, obispo de Diversidad Cristiana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario