Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica y Apostólica. Personería Jurídica 10103 (M.E.C. Uruguay).

domingo, 22 de abril de 2012

Comentarios Queer a la Biblia - Exodo (primera entrega)


ÉXODO
Autora: Rebecca Alpert
Traductora: MCRP Diversidad Cristiana
NOTA: Este capítulo de la obra presume que el libro del Éxodo no fue escrito por Moisés, sino por miembros de la comunidad israelita en una fecha posterior, aunque supera la discusión de precisamente cuándo y por quién fue editado y publicado. Hay muchos abordajes al estudio del texto bíblico, desde el punto de vista literario hasta el psicoanalítico y el histórico. El relato combina aspectos de cada uno de estos aspectos, describiendo cómo los seguidores de la ley Mosaica entendían su historia primera y cómo los comentadores posteriores eligieron interpretar ese relato para los propósitos de las comunidades de fe particulares.

Introducción.
El libro del Éxodo, que en las tradiciones judías se llama Shmot, o “Nombres”, cuenta la historia del nacimiento y elevación del liderazgo del más grande profeta de Israel, el creador de su ley, Moisés. Narra el desarrollo del viaje que realizó el pueblo hebreo desde la esclavitud egipcia a través del desierto del Sinaí. Narra los comienzos del viaje israelita de 40 años a través de la tierra salvaje, y delinea algunas de las leyes fundamentales que forman las bases de los códigos éticos y rituales, aún seguidos por los judíos, los cristianos y los musulmanes hoy en día, que afirman ser descendientes de este pueblo, Israel.
Naturalmente, los autores del libro del Éxodo no tenían en mente a una comunidad translesgaybi, cuando este texto fue divulgado. Pero si valoramos la Biblia como un documento sagrado, creemos que tiene algo especial para decirnos, en cada faceta de nuestras vidas, y así, es tarea nuestra descifrar qué tiene este libro para comunicarnos, como pueblo que se identifica como gay, lesbiana, bisexual y trasgénero.
Los temas, actores y valores presentes en el Éxodo, tienen mucho para decir a nuestra comunidad. Los temas principales del libro: éxodo y liberación, subversión y rebelión, vagabundeo por la soledad y una respuesta comunitaria a la revelación, nos hablan poderosamente.
La relación entre Dios y Moisés, y las historias del hermano de Moisés, Aarón (y su familia sacerdotal), su hermana Miriam, su esposa Sífora y las comadronas Shifr y Puah, así como las mujeres de la familia de Moisés, que fueron responsables de su nacimiento y supervivencia, tocarán en diferentes dimensiones la sensibilidad translesbigay. Mucho del libro del Éxodo, explora la construcción del tabernáculo, y encontramos inspiración en la obra del artista Bezalel y el adorno de los lugares sagrados. Finalmente, algunas de las leyes y mandamientos, especialmente los Diez Mandamientos y la a menudo repetida advertencia de no oprimir al extranjero, tienen una resonancia crítica para la comunidad translesbigay.

Éxodo y Liberación
La historia del Éxodo de Egipto resuena profundamente en las personas gay, como ocurre con otras comunidades oprimidas. La historia forma el foco central de la lucha del pueblo africano durante su esclavitud en las Américas. Los africanos que fueron esclavizados encontraron mensajes en la Biblia Hebrea y las Escrituras Cristianas, que les proporcionaron esperanza y consuelo. El relato del Éxodo se convirtió en emblemático para ellos, como un símbolo de la posibilidad de que – como los esclavos hebreos en Egipto – ellos también serían liberados de la opresión. Ellos contaron la historia a través de las generaciones, y crearon muchas magníficas composiciones musicales, que utilizaron este tema para darles fuerza en la lucha por su liberación. “LetMyPeopleGo” (Que mi pueblo salga), y otros “spirituals”, dieron a los esclavos africanos coraje y esperanza en su lucha (Williams 1987), aunque los teólogos africanos y afro-americanos también han cuestionado la narración del Éxodo como un modelo para sus luchas por la liberación. Stephen Reid (1986: 162) pregunta, por ejemplo,  si ¿es “justo para Dios utilizar a los pobres y oprimidos como armas para educar al mundo”, como es el caso cuando Dios endurece el corazón del faraón y prolonga el tiempo en que el pueblo permanece en Egipto, a los efectos de mostrar la grandeza de Dios?
La historia del Éxodo también forma la base de la Teología de la liberación para los latinoamericanos y otros movimientos revolucionarios. Ha proporcionado a muchos en la izquierda religiosa, un lenguaje y una narrativa, a través de los cuales interpretar la opresión en la sociedad contemporánea. La Teología de la liberación asume que el relato de la liberación de los israelitas en el Éxodo, es una prueba viviente de un Dios que se preocupa de los pobres y los oprimidos; hacer la tarea de Dios, es trabajar por la liberación de los pobres y de aquellos que no han tenido la oportunidad de hablar por sí mismos. El ejemplo de un pueblo presionado a hacer trabajo pesado, que puede liberarse, constituye un mito poderoso y proporciona esperanza a cualquier grupo que experimenta la opresión, aunque haya quienes disienten de este punto de vista, particularmente autores nativos americanos, que no pueden separar la narración del Éxodo, de la historia de la conquista de Canaán, que le sigue.
Mientras el relato ha sido comprendido como liberador por muchos grupos, los escritores nativos como Robert Allen Warrior (2000) nos recuerda que la liberación de Egipto resultó en la conquista de Canaán, y que tomar la tierra de otros es un modelo que los europeos imitaron demasiado bien en la conquista de las Américas. Y escritores como Lyle Eslinger (1991: 43-60) cuestiona el tema de la liberación, en el texto. Argumenta que el objetivo no era liberar a los israelitas de la esclavitud, o la subordinación a los egipcios, sino revelar a Yavé como el Dios de los hebreos y probar su poder sobre toda la creación. Sin embargo, la Teología de la liberación también ha sido una herramienta poderosa. En palabras de Gustavo Gutiérrez, fundador del Movimiento de la Teología de la Liberación:
“La liberación de Israel es una acción política. Es la ruptura de una situación de explotación y miseria y el comienzo de la construcción de una sociedad justa y solidaria…El Éxodo es la larga marcha hacia la tierra prometida, en la cual Israel puede establecer una sociedad libre de la miseria y la alienación. A través del proceso completo, el evento religioso no está separado. Está colocado en el contexto de la narración total, o más precisamente, es su significado más profundo…La liberación de Egipto, unida e incluso coincidente con la creación, agrega un elemento de importancia capital: la necesidad y el lugar para la activa participación humana, en la construcción de la sociedad…La experiencia del Éxodo es paradigmática. Permanece vital y contemporánea, debido a las experiencias históricas similares, que sobrelleva el Pueblo de Dios” (citado en Gottwald 1989: 250)
El tema de la liberación resuena para la comunidad GLTTB tanto en niveles comunitarios como individuales. En el contexto comunitario, esperamos un tiempo en el cual con quién elegimos tener sexo, con quién vivir y a quién amar,  ya no será marcado por ningún miembro de la sociedad como pecaminoso, ilegal o repugnante.
Podemos experimentar a la sociedad contemporánea en que vivimos, como opresora, porque es aceptable para la gente expresar odio hacia nosotros en los patios de las escuelas, en los medios de comunicación o en los discursos políticos, o porque no tenemos los derechos que son comúnmente acordados a los heterosexuales, como el matrimonio y la adopción, o porque se nos niega la libertad de expresar nuestro afecto mutuo, cómodamente en los espacios públicos. Así, el tema de la liberación que nos viene a través del Éxodo, nos habla de un modelo ocurrido en un tiempo en que podamos ser verdaderamente libres para expresarnos, y por el cual estamos esperando y trabajando.
[George Edwards va más allá, para sugerir que las personas translesbigay se ubican en el marco de la Teología de la Liberación, como aquellos que enfrentan penurias económicas también, dada la extensión de la discriminación profesional contra ellos/ellas, y  también puede haber ahí un clamor moral a “la justicia divina de la liberación” (1984: 13) Aunque puede haber algo de verdad en estas afirmaciones, los cambios positivos en el estatus de las personas translesbigay en las pasadas dos décadas puede alterar esa percepción en gran medida.]
La vida de los israelitas en Egipto, como se describe en el Éxodo, cuenta la historia no solo de un pueblo forzado a la esclavitud para un amo cruel, sino también de un grupo de personas cuya identidad ha sido suprimida. El faraón rechaza a los israelitas, porque son “demasiado numerosos para nosotros” (1.9)
Más tarde, hubo un nuevo rey en Egipto, que no había conocido a José, y que le dijo a su pueblo: - Miren, el pueblo israelita es más numeroso y poderoso que nosotros; así que debemos tramar algo para impedir que sigan aumentando, porque ser que, en caso de guerra, se pongan de parte de nuestros enemigos para pelear contra nosotros y se vayan de este país. (Éxodo 1. 8-10)
Las personas translesbigay se identifican con los israelitas, porque estaban oprimidos simplemente por ser quienes eran. Las personas “queer” y otros que son etiquetadas como “diferentes” por los poderosos en una sociedad, a menudo son excluidos no como individuos, sino porque en el desarrollo de la identidad de un grupo, son percibidos como demasiado numerosos y por tanto, una amenaza potencial para la norma de la sociedad.
En términos de la liberación individual, las historias alrededor del nacimiento de Moisés y su vida como hombre joven en Egipto, reflejan las experiencias de las personas gay en el proceso de su salida: primero, escondidos y luego, la revelación de su identidad, que resuena profundamente. Los esfuerzos del faraón para cortar el poder de los israelitas, incluyeron una campaña para matar a todos los niños recién nacidos (1.22)
El faraón, por su parte, ordenó a todo su pueblo: “Echen al río a todos los niños hebreos que nazcan, pero a las niñas déjenlas vivir”.
Para salvar la vida de Moisés, fue escondido por su familia, y criado como un príncipe egipcio por la hija del faraón. De esta manera, Moisés fue criado y educado, no como hebrero, sino como un egipcio, en una cultura ajena. Las personas translesbigay pueden identificarse con la experiencia de Moisés, de ser criadas por personas diferentes a ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario