Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica y Apostólica. Personería Jurídica 10103 (M.E.C. Uruguay).

martes, 17 de enero de 2012

Comentarios a la Biblia Queer - Génesis (undécima entrega)


GÉNESIS / BERESHIT
Autor: Michael Carden
Traducción: MCR

 Continuación.


 
Muerte de Sara y comienzo de la historia de Isaac

HAYEI SARA (23.1 – 25.18)

Esta parasha, titulada “La Vida de Sara”, comienza paradójicamente recordando su muerte. La significación narrativa de su muerte, siguiendo inmediatamente después del ofrecimiento de Isaac, ha sido largamente reconocida en las tradiciones. En varios relatos, la causa de su muerte es su horror ante lo que Abraham ha hecho. Sin duda, es el intento de Abraham, en cuanto a ocultar a Sara lo que está planeando y lo que hace. Sammael/Satan, en un esfuerzo por frustrar los planes de Abraham, expone todo a Sara. De acuerdo con un relato, él viene a ella y le cuenta que Isaac ha sido sacrificado y quemado sobre el altar. De acuerdo con Zornberg, él “pinta para ella el horror y la locura de un anciano, demente padre que realmente mata a un niño indefenso” (1996: 124) Sara comienza a llorar y gemir, y emitiendo tres sollozos y luego tres gemidos, muere. En otro relato, Satan aparece a ella en forma de Isaac y le cuenta lo que ha sucedido. Sara muere en horror y su única respuesta es: - ¿Qué te ha hecho tu padre? (Zornberg 1996: 125) Una variante de este relato: es el verdadero Isaac quien se para frente a Sara y le cuenta todo. Ella muere de horror, ante la realidad de lo ocurrido. Quizás su muerte puede compararse a la muerte de la esposa de Lot, quien muere en protesta contra los fuegos que queman Sodoma y en solidaridad con las víctimas. (Muerte de Sara: Génesis, capítulo 23).

Sara muere, gritando: - ¿Qué te ha hecho tu padre?, pues el Isaac que la enfrenta es el reconstruido y hecho de nuevo como hijo de los sueños patriarcales.

Tiene el rostro de Abraham; ahora es el hijo de Abraham, y no de Sara. Este hecho puede explicar la ausencia de Isaac en el funeral de Sara. En Génesis, solo Abraham se muestra en el sepelio de Sara. Por el contrario, cuando más adelante en esta “parasha”, se nos habla de la muerte de Abraham, el texto relata que tanto Isaac como Ismael entierran a su padre. (Génesis 25.9)

Génesis 23. 19:
“…Abraham enterró a Sara en la cueva que estaba en el terreno de Macpela, al oriente de Mamre, lugar que también es conocido…”

Génesis 25.9:
“Sus hijos, Isaac e Ismael lo sepultaron en la cueva de Macpela, que está al oriente de Mamre,…”

La muerte de Sara permite: en primer lugar, Abraham puede hacerse cargo completamente de Isaac y para ello, envía a Eliezer de regreso a Mesopotamia, para buscar una esposa para Isaac, entre los parientes de Abraham. En segunda lugar, puede tomar otra esposa (Génesis 25.1) No se cuenta nada de ella, excepto que le da a Abraham seis hijos varones. La tradición Rabínica ha identificado a Cetura con Agar. Sobre esta base, puedo utilizar mi comparación anterior de Sara y Agar con Noemí y Ruth, para destacar aquí los finales contrastantes de las dos historias. En el caso de Ruth, mientras se casa con Boaz, al final del relato este ha desaparecido (la tradición dice que murió después de la primera noche), dejando a Ruth y Noemí juntas, con un hijo nacido de Ruth, pero que dicen ser de Noemí. En el caso de Agar, Sara ha muerto y Agar se casa con Abraham, dándole seis hijos más quienes, sin embargo, no serán contados como herederos del patriarca.

Si pueden o no compararse, el estatus de Agar y Cetura permanece ambiguo. Después de darles nombre a sus hijos, Génesis se refiere a los hijos de las concubinas de Abraham. Esta terminología ha sido entendida como refiriéndose a los hijos de ambas, Agar y Cetura, y así, indicando que solo Isaac, el hijo de Sara, será el heredero de las promesas hechas a Abraham. Irónicamente, esta corta anécdota acerca de Cetura sirve para recordar al lector que la progenie de Abraham no es el punto de esta saga, sino la progenie de Sara. Atado, ofrecido y reconstruido, Isaac todavía sigue siendo el único hijo de Sara. Podrá tener el rostro de Abraham, pero después del Akedah, Isaac no tiene nada más que ver con él, aparte de su sepelio. Abraham ha concertado un matrimonio para Isaac, pero la mujer, Rebeca, que regresa con Eliezer, es alguien parecida y diferente a Sara. Isaac lleva a Rebeca a la tienda de su madre (Génesis 24.67), y la luz que se ha ido con la muerte de Sara, “regresa a su lugar” (Zornberg 1996: 139)

“Luego, Isaac llevó a Rebeca a la tienda de campaña de su madre, Sara, y se casó con ella. Isaac amó mucho a Rebeca, y así se consoló de la muerte de su madre”.

Por su parte, también Rebeca ve en Isaac “la angustia en el fondo de sus oraciones” y su “alejamiento del mundo iluminado por el sol” (Zornberg 1996: 142), frases que tan adecuadamente describe la vulnerabilidad y auto-alienación del “armario”. Isaac ha sido encerrado en este espacio cerrado para vivir una vida copiada de Abraham, el patriarca pero, irónicamente, para copiar totalmente a Abraham debe tener una Sara en su vida. Quizás es por eso que el nacimiento de Rebeca, en una genealogía que viene de su madrina, Milca, sobrina y cuñada de Abraham (Génesis 11.27-9) es relatada inmediatamente después del Akedah y antes de la muerte de Sara (Génesis 22.20-3) Ella permite regresar lo que Abraham ha tratado de reprimir.

Génesis 11.27-9:
Los descendientes de Taré
“Estos son los descendientes de Taré, que fue el padre de Abram: Nacor y Harán. Harán, el padre de Lot, murió en Ur de Caldea, antes de su padre Taré. Murió en el mismolugardondehabíanacido. Abram se casó con Sarai, y Nacor se casó con Milca, que era hija de Harán y hermana de Isca”.

Génesis 22.20-3:
Los hijos de Nacor
“Al cabo de algún tiempo, Abraham recibió la noticia de que Milca también le había dado hijos a su hermano Nacor. El primero que nació fue Uz; luego nació su hermano Buz, y luego Kemuel, que fue el padre de Aram. Luego nacieron Quesed, Hazo, Pildas, Jidiaf y Betuel. Este Betuel fue el padre de Rebeca. Estos son los ocho hijos que Milca le dio a Nacor, el hermano de Abraham”.

Toldot (25.19-28.9)
Rebeca representa un regreso de lo reprimido; esto se destaca muy fuertemente en el principio de esta parasha. Comienza con la completa desaparición de Sarah, declarando a Isaac ser el hijo de Abraham. Como si se quisiera eliminar toda duda en ese punto, el texto declara que Abraham engendró a Isaac (Génesis 25.19):

Esta es la historia de Isaac, el hijo de Abraham.

No hay comentarios:

Publicar un comentario