Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica

domingo, 19 de febrero de 2017

Jesús manifiesta una ley superior a la de Moisés.





7º Domingo del Tiempo de la Manifestación de Dios a todos los pueblos.
Mt 5,38-48


1.     El texto en su contexto:

Ciertamente, Jesús no cambia la ley (5,17) pero la sitúa en un nuevo contexto (Rom 3,31) a través de la clave hermenéutica cristiana (1Jn 4,8; 1Jn 4,20). Desde esta interpretación, la ley de Moisés se ve superada por la relectura que Jesús hace de la ley.

En el contexto literario de Mt 5,17-48, el domingo pasado reflexionábamos sobre la relectura realizada por Jesús a los puntos centrales de le ley mosaica (5,17-37). Este domingo continuamos en la misma línea dos ejes de reflexión, por un lado la ley de talión (5,38-42) y por otro lado el amor a los enemigos /5,43-48).

Con respecto a la ley de talión (Ex 21,24; Lv 24,20; Dt 19,21) que intentó originalmente frenar la creciente violencia (Gn 4,23-24) y que orientó varios textos del Antiguo Testamento; Jesús la supera proponiendo vencer el mal a fuerza de bien (cf Sal 35,11-13). Con respecto al amor a los enemigos no encontramos en el Antiguo Testamento ninguna referencia, muy por el contrario (Sal 136,8-9). Una enseñanza totalmente novedosa, inspirada en algunos textos de la ley, proféticos y sapienciales (Ex 23,4-5; Lv 19,17-18; Jr 15,15; Sal 139, 22; Prov 29,27). La clave hermenéutica que nos proporciona Jesús, para la interpretación de los textos bíblicos es la perfección, no basada en el cumplimiento estricto de la ley como hacían los líderes religiosos de su tiempo, sino en el amor (Mt 5,48 cf 1Jn 4,8.20).


2.     El texto en nuestro contexto:

A lo largo de la historia cristiana, las iglesias se han caracterizado por hacer, generalmente, lo contrario a las enseñanzas de Jesús, aunque predicando y manipulando muchas veces, los textos sagrados. Es así que llegamos al siglo XXI con persecuciones a los judíos, sometimiento de los pueblos bárbaros, torturas y ejecuciones a herejes, colonización a los pueblos originarios de América, defensa de la esclavitud, justificación de la pena de muerte en EEUU, demonización de las personas GLTB, sometimiento de las mujeres. Evidentemente la clave hermenéutica heredada del Maestro fue dejada de lado.

Desde un movimiento eclesial periférico y emergente sentimos la obligación de levantar nuestra voz discrepante con el “cristianismo oficial” representado fundamentalmente en las iglesias tradicionales conservadoras proponiendo retomar las enseñanzas del Maestro. Es hora de probar otras formas de transformación social. Hasta el momento el enfrentamiento a través de la fuerza, del uso de la violencia, de la imposición del más fuerte ha sido la forma utilizada para realizar las transformaciones sociales. En los últimos tiempos, fuera del cristianismo encontramos en Mohandas Karamchand (1869-1948) un modelo no violento de transformación social en la India, efectivamente, conocido como Mahatma Gandhi militante activo perteneció al movimiento no violento de independencia de la India; dentro del cristianismo protestante encontramos en Martin Luther King (1929-1968) otro modelo no violento de transformación social que luchó contra el racismo en los EEUU.

Fundándonos en las palabras del apóstol Pedro, creemos que el Evangelio de Jesucristo no hace diferencia entre las personas (Hch 10,34), creyentes o no creyentes todas tenemos los mismos derechos y las mismas obligaciones en los contextos sociales y culturales donde nos encontramos. Imponer la fe cristiana y los valores cristianos a toda la sociedad y en todas las culturas es otra forma de colonizar. No es excomulgando, sometiendo a silencio, demonizando y condenando como se lograrán las transformaciones de aquello que se considera malo. Si nuestras vida cristiana fuera realmente coherente con el Evangelio de Jesucristo, nuestro testimonio llegaría a otras personas y lograríamos los cambios que pretendemos (´Hch 4,32-36).

La Iglesia Antigua – Diversidad cristiana se compromete en la transformación de las estructuras injustas de la sociedad y de la cultura, ensayando nuevas formas de relacionamiento, basadas en las enseñanzas de Jesucristo, leídas e interpretadas a través de la  clave hermenéutica que utilizó el mismo Señor.

Buena semana para todos y todas +Julio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario