Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica y Apostólica. Personería Jurídica 10103 (M.E.C. Uruguay).

domingo, 17 de abril de 2016

Cuarto domingo de Pascua: Tomando como guía el Evangelio tras las huellas de Jesucristo




Cuarto domingo de Pascua
Ciclo C – Juan 10,13-30



1.    El texto en su contexto:

Jesús se presenta como el pastor, quien acompaña, protege, alimenta y guía a las personas bautizadas en el camino del discipulado (versículo 27). Existe un mutuo conocimiento entre Jesús, Maestro y Señor y sus discípulas y discípulos, al punto que cada discípulo y discípula es llamado por su nombre e invitado al seguimiento (cf versículos 3-4); este seguimiento no es otra cosa que “tomando como guía el Evangelio” (RB Prólogo 21) imitemos la vida de Jesucristo “qué pasó haciendo el bien” (Hch 10,38).

Jesús, el Camino, la Verdad y la Vida (14,6) comunica vida plena, vida digna y vida abundante (10,10), eso significa en el Evangelio, vida eterna y la comunica a todos sus discípulos y todas sus discípulas. La plenitud, la dignidad y la abundancia son producto del seguimiento radical de Jesucristo.

Por el bautismo participamos del misterio pascual de Jesucristo participando de su vida en el misterio trinitario (Rom 6,5-11 cf Ef 4,22; Col 3,9; Gal 2,19-20; 5,24-25; 1Pe 4,1; 2Tim 2,11; Rom 3,24; 1Co 1,30; Gal 3,27; Fi 1,1; 1Co 1,9; Col 1,4). Nos podrán quitar los bienes, nos podrán quitar la libertad, nos podrán quitar la vida, pero jamás podrán quitarnos la dignidad que nos fue conferida en el bautismo (versículo 29). Todas las personas son amadas entrañablemente por Dios, porque son su imagen y semejanza (Gen 1,27), sin embargo, quienes hemos sido bautizados y bautizadas, participamos de la dignidad de hijos e hijas de Dios ya que el Bautismo nos confiere la filiación (Lc 15,22-23).

Jesús afirma su unión a Dios (versículo 30: “El Padre y yo somos uno”). La participación en el discipulado nos une a Él (17,21-23). Por lo tanto, si nos mantenemos en unión con Jesucristo, estaremos participando anticipadamente de la vida en el Misterio Indecible al que llamamos Dios.


2.    El texto en nuestro contexto:

Nosotros y nosotras, la Iglesia Antigua – Diversidad Cristiana sentimos la voz de Jesucristo que nos invita al discipulado y confiamos plenamente en Él, porque lo reconocemos como nuestro Maestro y nuestro Señor que nos envía a servir (13,13-14).

En estos tiempos, y en estos contextos, el servicio que Jesucristo nos confía es trabajar por la paz y la justicia, contribuir en la defensa de los derechos civiles de quienes están vulnerados y vulneradas en su dignidad, demostrar con nuestro testimonio de vida que otro mundo es posible, que otra sociedad es posible, que otra economía es posible, que otra relación con la naturaleza es posible, que otra iglesia es posible.

Sentimos la voz de Jesucristo que nos llama en las personas y los grupos vulnerados en sus derechos y su dignidad, que sufren la discriminación y la opresión, que son visibilizados por el sistema religioso y político; y respondemos a su voz generando procesos de liberación, de sanación y de inclusión (Mt 25,31-45).

El Bautismo nos abre la puerta al discipulado de Jesucristo, a su seguimiento comprometido y radical. La Confirmación ratifica esta respuesta a la voz del Maestro y del Señor. Todos y todas, en esta Iglesia recibimos el llamado para dar testimonio del amor incondicional de Dios a todas las personas, en todos los lugares y en todos los tiempos. No hablamos de lo que no sabemos. Cada uno de nosotros y cada una de nosotras está aquí, en esta Iglesia, porque experimentó en su vida que Dios es Amor (1Juan 4,8), un amor que libera, que sana y que incluye en una comunidad de iguales. Esta experiencia nadie nos la podrá quitar (Jn 10,29).

El Evangelio de Jesucristo es nuestra guía.


Buena semana para todos y todas + Julio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario