Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica y Apostólica. Personería Jurídica 10103 (M.E.C. Uruguay).

martes, 9 de junio de 2015

Estudio Bíblico Mt 11,28-30 (cuarta parte) Consideraciones literarias




1.   Consideraciones literarias.


1.1.      Delimitación del texto o crítica literaria:

La perícopa de Mt. 11,28-30, se encuentra delimitada por los siguientes textos:

-          Anterior: Mt. 11,25-27 - la buena noticia es revelada a las personas sencillas:

25En aquel tiempo, Jesús dijo: “Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has mostrado a los sencillos las cosas que escondiste de los sabios y entendidos. 26Sí, Padre, porque así lo has querido.”

-          Posterior: Mt. 12,1-14 - las espigas arrancadas en sábado y el hombre curado en sábado:

121Por aquel tiempo, Jesús caminaba un sábado entre los sembrados. Sus discípulos sintieron hambre, y comenzaron a arrancar espigas de trigo y a comer los granos. 2Los fariseos lo vieron, y dijeron a Jesús: —Mira, tus discípulos están haciendo algo que no está permitido hacer en sábado. 3Él les contestó: —¿No han leído ustedes lo que hizo David en una ocasión en que él y sus compañeros tuvieron hambre? 4Pues entró en la casa de Dios y comieron los panes consagrados a Dios, los cuales no les estaba permitido comer ni a él ni a sus compañeros, sino solamente a los sacerdotes. 5¿O no han leído en la ley de Moisés que los sacerdotes en el templo no cometen pecado aunque no descansen el sábado? 6Pues les digo que aquí hay algo más importante que el templo. 7Ustedes no han entendido el significado de estas palabras: ‘Lo que quiero es que sean compasivos, y no que ofrezcan sacrificios.’ Si lo hubieran entendido, no condenarían a quienes no han cometido ninguna falta. 8Pues bien, el Hijo del hombre tiene autoridad sobre el sábado.”

9Jesús se fue de allí y entró en la sinagoga del lugar. 10Había en ella un hombre que tenía una mano tullida; y como buscaban algún pretexto para acusar a Jesús, le preguntaron: —¿Está permitido sanar a un enfermo en sábado? 11Jesús les contestó: —¿Quién de ustedes, si tiene una oveja y se le cae a un pozo en sábado, no va y la saca? 12Pues ¡cuánto más vale un hombre que una oveja! Por lo tanto, sí está permitido hacer el bien los sábados. 13Entonces le dijo a aquel hombre: —Extiende la mano. El hombre la extendió, y le quedó tan sana como la otra. 14Pero cuando los fariseos salieron, comenzaron a hacer planes para matar a Jesús.

Si bien la perícopa en estudio tiene sentido en sí misma está estrechamente unida al contexto literario inmediato. En 11,25-27 la buena noticia es revelada a la gente sencilla quedando ocultada a personas sabias y entendidas (Is. 29,14; 1Co. 1,19-21 cf. Is. 19,12; 44,25). En 12,1-14 se presentan dos situaciones, la primera del versículo 1 al 8 donde relata el enfrentamiento entre Jesús y los fariseos por arrancar espigas de trigo en el día de reposo aunque eso signifique saciar una necesidad concreta de hambre; la segunda del versículo 9 al 14 donde relata otro enfrentamiento entre Jesús y los fariseos por la curación de un enfermo en el día de reposo aunque eso signifique restituirlo a la vida comunitaria: volver a trabajar con sus manos y valerse por sí mismo.

Las personas sabias y entendidas de Mt. 11,25-27 oprimen por el peso de la ley a las personas sencillas de Mt. 12,1-14 a quienes Jesús ofrece liberación (Mt. 11,28-30).

El contexto en que se encuentra inserta es Mt. 11 – 12:

11.2-15: Jesús revela el Reino mesiánico anunciado por los profetas hasta Juan a través de signos liberadores a las personas oprimidas y excluidas (= las personas enfermas son sanadas y las personas pobres reciben la buena noticia).

11,16-24: Las autoridades políticas y religiosas de Israel (= “las personas sabias y entendidas”), contemporáneas de Jesús y Juan,  no aceptan su ministerio.

11, 25-27: Los misterios del Reino mesiánico son revelados a hombres y mujeres del pueblo que se transforman en la comunidad discipular que sigue a Jesús (= “la gente sencilla”) pero permanecen ocultos a las autoridades políticas y religiosas (= la gente sabia y entendida”: escribas, fariseos, saduceos, herodianos, sumos sacerdotes).

11,28-30:       Jesús, como el que revela el Reino mesiánico, revela el contenido liberador de la ley divina a la gente pequeña. Se presenta como el Maestro alternativo a sus contemporáneos maestros de la ley mosaica (nuestro texto en cuestión).

12,1-14: Jesús, el Maestro que revela el Reino mesiánico, enseña que aún las prácticas cúlticas y rituales, en este caso el descanso sabático, deben de subordinarse a las necesidades humanas (por ejemplo el hambre) o a la solidaridad (por ejemplo la salud).

12,15-21: Jesús manifiesta los signos liberadores del Reino mesiánico (ejemplo las curaciones) y es el portador de esperanza para los pueblos.

12,22-37: Jesús revela en nuestra historia la presencia del Reino mesiánico. La gente sencilla del pueblo acepta a Jesús mientras que las autoridades políticas y religiosas lo rechazan (= “la gente sabia y entendida”).

12,38-45: Las autoridades de Israel, incrédulas (= “la gente sabia y entendida”), serán juzgadas por los pueblos de la gentilidad que creyeron (= “la gente sencilla”).

12,46-50: La familia carnal y la familia espiritual. La aceptación del Reino mesiánico nos hace familia de Jesús.



1.2.      Estudio tipológico o crítica de las formas:

1.2.1.El género literario de la perícopa es Evangelio. 

Habría surgido con el Evangelio de Marcos (cf 1,1). Su característica principal es que es una historización del kerigma: Jesús murió y resucitó por nosotros (Hch 2,14-42; 3,12-26; 5,29-32; 10,34-43), es decir, no es historia como la entenderíamos en la actualidad, sino que es historia teológica.

1.2.2.En cuanto a su forma se enmarca dentro de la tradición doctrinal.

Son dichos proféticos de Jesús enseñando con autoridad. Podemos definirla como forma narrativa mesiánica. El género literario “evangelios” tiene otras formas narrativas como las genealogías, las parábolas, los discursos.


1.3.      Organización textual narrativa o crítica estructural:


Con el objeto de estudiar el texto en sí mismo, prescindiendo de su “antes y después”, vamos a aplicar el análisis estructural a la perícopa de Mt. 11,28-30, en el entendido que el texto como estructura y organización, tiene sentido más allá de la intención del hagiógrafo.

1.3.1.Secuencia narrativa:

En esta perícopa, el episodio de Mt. 11,28-30, identificamos un marco narrativo cuya orientación, entendida como tal, una presentación inicial de lo que se narra que se denomina episodio o secuencia, presentando los personajes, ubicando temporalmente y espacialmente, es el v 28 y un suceso, entendido como tal, lo que se narra, compuesto generalmente de una complicación, por ejemplo, cambio de situación, sorpresa, intriga, etc. y una resolución, situada hacia el final a manera de desenlace, siendo la finalización de la secuencia, la complicación es el v 29 y la resolución el v 30. A continuación se presenta la secuencia:

Orientación como situación inicial de la secuencia que se narra:
Vengan a mí todos ustedes que están cansados de sus trabajos y cargas, y yo los haré descansar” (v 28).

Complicación como cambio de situación que genera una tensión narrativa:
Acepten el yugo que les pongo, y aprendan de mí, que soy paciente y de corazón humilde; así encontrarán descanso (v 29).

Resolución como situación final de la secuencia produciendo un desenlace – resolución de la complicación planteada:
Porque el yugo que les pongo y la carga que les doy a llevar son ligeros (v 30).



1.3.2.Secuencia descriptiva (paralelismo):

La perícopa está organizada como un paralelismo sinomínico, es decir que los versículos 29b – 30a están repitiendo con escasa variación a los versículos anteriores, 28-29a, se presenta el esquema a continuación:

a          Vengan a mí
b                     todos ustedes que están cansados 
                        de sus trabajos y cargas,                      
c                                 y yo los haré descansar.
d                                             Acepten el yugo que les pongo,

a´        y aprendan de mí
b´                    que soy paciente de corazón y humilde;
c´                                así encontrarán descanso.
d´                                            Porque el yugo que les pongo 
                                               y la carga que les doy  a llevar son ligeros.

aa´ se repiten:
-          Vengan a mí
-          Aprendan de mí

Pone en paralelo el pronombre personal ; la persona que invita (Jesús) es la que enseña, una enseñanza que no cambia o modifica la Ley, sino que la ubica y la revela desde la perspectiva divina (Mt. 5,17-19).

bb´ plantea similitudes entre:

-          todos ustedes que están cansados de sus trabajos y cargas
-          soy paciente de corazón y humilde

Quien habla (Jesús) asume características de su audiencia: humildad y paciencia, características de la gente sencilla que en las Escrituras Hebreas se identifican con los pobres de YHWH o anawin.

cc´ se repiten:
-          y yo los haré descansar
-          así encontrarán descanso


Pone en paralelo el término descanso, ofrecido por quien invita y enseña. Téngase en cuenta que justamente el descanso para la gente sencilla (= “discípulos con hambre y hombre enfermo”) es el tema que enfrenta a Jesús con las autoridades del pueblo (= “la gente sabia y entendida”) en Mt 12,1-14, el texto posterior que delimita nuestra perícopa


dd´ se repiten:
-          Acepten el yugo que les pongo
-          Porque el yugo que les pongo y la carga que les doy a llevar son ligeros.

Pone en paralelo el término yugo, un yugo – ley que es impuesto por quien invita y enseña (= la dignidad de la persona humana está por encima de cualquier ley política o religiosa: Mt. 12,1-14) en contrapartida al yugo – ley que es impuesto por las autoridades políticas y religiosas del pueblo, que oprime y excluye (cf. Mt. 12,1-14).

Esta secuencia pone de relieve:

- la invitación del interlocutor (Jesús): “vengan a mí – aprendan de mí”,
la situación en que se encuentra su audiencia: “cansados de sus trabajos y cargas”,
- la promesa del interlocutor (Jesús): “descanso”,
- la relación interlocutor – audiencia: “yugo ligero – carga ligera”.

Otro paralelismo se ubica al final de la perícopa, esta vez es un paralelismo sintético que profundiza el concepto del descanso sin repetir la idea, compuesto por los v 29c – 30a:

- Así encontrarán descanso (v 29c)
- Porque el yugo que les pongo y la carga que les doy a llevar son ligeros (v 30a)

Una finalidad importante de este recurso literario utilizado por el hagiógrafo, es que como herramienta didáctica y pedagógica, ayuda a fijar más fácilmente el texto a la memoria de la audiencia: un pueblo oprimido y excluido, que tiene naturalizada esa situación, al que hay que liberar e incluir.

Otro aspecto importante a tener en cuenta, es que en esta secuencia descriptiva, en el tema podemos identificar por un lado propiedades o aspectos de la audiencia (vv 28b) y propiedades del interlocutor (vv 29b):

-          v 28b:             cansados de sus trabajos y cargas         (audiencia)
-          v 29b:             paciente de corazón y humilde                (interlocutor)

y por otro asimilaciones a través de comparaciones y metáforas que ayudan a una mejor comprensión del texto:

-          v 30a: el yugo que les pongo y la carga que les doy a llevar son ligeros.

Compara el “yugo” que cargan las personas, impuesto por la Ley mosaica y los maestros de la Ley, con el “yugo” que propone Jesús, el primero hace que se sientan “cansados de sus trabajos y cargas” (= oprimidas y excluidas) mientras que el segundo “es ligero”  (= liberadas e incluidas).


1.4.      Estructura manifiesta:

La perícopa de Mt. 11,28-30 establece una estructura simétrica combinada, es decir que se pueden identificar dos simetrías yuxtapuestas:

A Vengan a mí

B todos ustedes que están cansados de sus trabajos y sus cargas  C

X1 y yo les haré descansar                                                                      D

B`acepten el yugo que les pongo                                                           X2

A´ aprendan de mí que soy paciente de corazón y humilde               D´

    así encontrarán descanso                                                                   C`


Moraleja:       
Porque el yugo que les pongo y la carga que les doy a llevar son ligeros.                                 
  
La primera simetría identificada por los binomios AA´ y BB´ tienen su centro en X finalizando con una moraleja:

A         Vengan a mí
        y aprendan de mí, que soy paciente de corazón y humilde

B         todos ustedes que están cansados de sus trabajos y cargas
        Acepten el yugo que les pongo

X         y yo los haré descansar

AA´ presenta dos invitaciones que se relacionan estrechamente en toda la corriente sapiencial: “vengan a mí” y “aprendan de mí” estableciendo la relación:

-          padre / madre – hijo / hija o
-          maestro / maestra – discípulo / discípula;

además se identifica con toda la corriente escriturística de los anawin: “soy paciente de corazón y humilde”.

BB´ establece la relación fatiga – yugo; también establece a primera vista una contradicción a “los que están cansados de sus trabajos y cargas” se les sugiere “Acepten el yugo que les pongo”; la diferencia está en el tipo de carga – yugo; entre la carga - yugo que fatiga propuesta por los maestros de la ley mosaica y la carga – yugo ligera propuesta por Jesús.

X  el centro de esta simetría es el descanso ofrecido por el padre – maestro / la madre / maestra al hijo – discípulo / la hija discípula: “y yo los haré descansar”; de esta forma, nos coloca frente a uno de los mensajes originarios que estaremos desarrollando en este estudio bíblico: el descanso ofrecido a las personas fatigadas y sobrecargadas.

La conclusión de esta primer estructura simétrica es una moraleja: “Porque el yugo que les pongo y la carga que les doy a llevar son ligeros”.

La segunda simetría identificada por los binomios CC´ y DD´ tienen su centro en X´ finalizando con una moraleja:

C         todos ustedes que están cansados de sus trabajos y cargas
       así encontrarán descanso

D         y yo los haré descansar
        y aprendan de mí, que soy paciente de corazón y humilde

        Acepten el yugo que les pongo,  

CC´ presenta uno de los temas que estaremos profundizando en este estudio bíblico: las personas cansadas de sus trabajos y cargas. C hace mención a los hijos - discípulos  fatigados y sobrecargados / hijas – discípulas fatigadas y sobrecargadas, C´ hace mención al descanso que encontrarán.

DD´ presenta aspectos del padre / maestro – madre / maestra, en D es quien proporciona el descanso, en D´ es quien es paciente de corazón y humilde.

X  es el centro de esta segunda estructura simétrica y nos coloca frente al otro mensaje originario que se irá desarrollando en este estudio bíblico: el yugo - Ley.

La conclusión de esta segunda estructura simétrica es la misma moraleja que en la primer estructura simétrica: “Porque el yugo que les pongo y la carga que les doy a llevar son ligeros”.

Ambas estructuras simétricas aunque parecieran contradictorias por sus centros: “y yo los haré descansar (estructura simétrica 1) y “acepten el yugo que les pongo” (estructura simétrica 2) están estrechamente vinculadas pues el interlocutor ofrece a su audiencia dejar los trabajos y cargas que les resultan agobiantes y deshumanizantes y asumir los que él les ofrece, en síntesis cambiar una carga pesada por otra carga ligera. Más adelante estaremos analizando las características de ambas cargas.


continua ...



No hay comentarios:

Publicar un comentario