Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica y Apostólica. Personería Jurídica 10103 (M.E.C. Uruguay).

domingo, 8 de febrero de 2015

Jesús modelo eclesial



Quinto domingo después de Epifanía
Marcos 1,29-39. Ciclo C



1.    El texto en su contexto:

El relato evangélico de este domingo, continúa en la línea del domingo anterior. Era sábado. Jesús retorna con algunos de sus discípulos de la sinagoga. Sana a la suegra de Simón y al anochecer de ese día, cuando iniciaba el domingo para poder trasladar a las personas enfermas, ya que en sábado no podían realizar tareas por ser el día de reposo, le llevaron muchas personas enfermas que Jesús sanó (versículos 29-34).

Luego de su actividad sanadora Jesús se dirige a la madrugada a un lugar solitario (versículo 35), algo que era costumbre en él (Marcos 6,46; Mateo 14,23; Lucas 5,16; 6,12), para continuar nuevamente su actividad de enseñanza y curación por toda Galilea (versículos 38-39).

Marcos, introduce en estos relatos de sanación una clave que será la que guíe todo su evangelio: el secreto mesiánico (Marcos 1,44;  3,11-12; 5,43; 7,36; 8,30; 9,9; véase también el texto del domingo pasado en Marcos 1,25 y el de este domingo en Marcos 1,34). En reiteradas oportunidades hemos enseñado sobre ello. Lo que debemos destacar como muy importante, es que el secreto mesiánico es la clave para entender el Evangelio de Marcos y al Jesús que pretende revelar.



2.    El texto en nuestro contexto:

La lectura contextualizada de este relato evangélico nos sugiere dos interrogantes.

En primer lugar ¿las Iglesias estamos en el lugar de la opresión, del dolor y de la exclusión para liberar, sanar e incluir, siguiendo las enseñanzas de Jesús?

En segundo lugar ¿las Iglesias estamos en el lugar del anonimato, como lo estuvo Jesús o buscamos el reconocimiento, los lugares de poder, las actividades exhibicionistas?

Este relato nos interpela sobre el lugar donde nos posicionamos como discípulas y discípulos de Jesús; pero también nos urge a comprometernos con la buena noticia, a continuar la obra transformadora iniciada por Jesús, a desinstalarnos para retomar la actividad del profeta itinerante y carismático de Galilea, nuestro Camino, nuestra Verdad y nuestra Vida (Juan 14,6).




Buena semana para todos y todas. +Julio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario