Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica y Apostólica. Personería Jurídica 10103 (M.E.C. Uruguay).

miércoles, 4 de junio de 2014

Las Mujeres en la Iglesia Apostólica




Introducción

El presente trabajo responde a las exigencias del curso “Las Mujeres en la Biblia” que tuvo por objetivo indagar en la construcción de género bíblica y su incidencia en la historia de la iglesia cristiana. Sin embargo, pretendo también realizar una revisión de mi práctica pastoral en la Iglesia Antigua de Uruguay – Diversidad Cristiana a la luz de los aprendizajes realizados, en el entendido que nuestra experiencia eclesial puede ser un aporte al contexto eclesial actual.

Consta de una introducción donde se reseña brevemente dos aspectos: las mujeres en el Antiguo Testamento y las mujeres en el Nuevo Testamento, para dar paso al trabajo en sí: las mujeres en la Iglesia Apostólica, para lo cual desarrollamos tres perfiles: Febe, Junia y Priscila

En el Antiguo Testamento, las mujeres eran consideradas propiedad de los hombres y quedaban circunscriptas al espacio de “lo privado” (Ex 20; Dt 5). Su valor social dependía de dos aspectos: su calidad productiva y su calidad reproductiva; donde la esterilidad era atribuida siempre y en todos los casos a la mujer y no al hombre (Gen 11,30; 25,11; 29,31; Jue 13,2; 1Sam 1,5), la cual podía ser repudiada sin protección legal alguna y sin motivos claros (Dt 24,1-3; Eclo 25,26), sin embargo ellas no podían pedir el divorcio. A pesar de esta situación de subordinación, podemos reconocer algunas mujeres que desafiaron al sistema patriarcal imperante: Tamar (Gn 38), Débora (Jue 4-5), Jezabel (1 y 2 Re), Ruth (libro de Rut), Esther (libro de Esther).

En el Nuevo Testamento, el movimiento cristiano funcionó como una contracultura en el medio de una sociedad patriarcal. Contamos con variados testimonios que dan cuenta del rol de la mujer en la Iglesia Apostólica; tal vez la Carta a los Romanos es la que aporta mayor información. Febe es quien lleva la carta a las iglesias de Roma y en los saludos, Pablo menciona a veintiocho personas entre las cuales se encuentran seis mujeres solas: María (v 6), Trifena y Trifosa (v 12 a), Péside (v 12 b), la madre de Rufo (v 13 b), la hermana de Nereo (v 15 b), señalando a cuatro de ellas sin referencia a ningún hombre y destacando su trabajo en la iglesia; y tres mujeres en matrimonio Prisca (v 3-5 a), Junia (v 7 a) y Julia (v 15 a). 1

Posteriormente, en la iglesia primitiva, también encontramos referencias al rol de la mujer en la vida eclesial, fundamentalmente de las viudas, cuyas funciones serían orar diariamente por la comunidad atendiendo a las personas enfermas y necesitadas, acompañando el proceso de incorporación de las mujeres a la iglesia (catecumenado), ayudando en los bautismos, especialmente de mujeres. 2


Las mujeres en la Iglesia Apostólica

Febe

Su nombre significa brillante. Es de origen griego convertida al cristianismo. Se desempeñaba como líder en la Iglesia de Cencrea, el puerto más oriental de Corinto. En un brevísimo texto (v 1-2), Pablo la describe como:
-       una mujer independiente o sola ya que no la relaciona con ningún varón (padre, esposo, hermano o hijo),
-       diácono 3, utilizando el texto griego la forma masculina (en otros pasajes Pablo se refiere a sí mismo utilizando esta palabra: 1Co 3,5; 2 Co 3,6; también a Timoteo: 1Ts 3,2 y a Apolo: 1Co3,5; es decir que la ubica en una tarea misionera y de predicación),
-       protectora ya que ha ayudado tanto a Pablo como  a otros hermanos.

Junia

Nombre de origen latino. Si bien algunos Padres de la Iglesia como Orígenes y Juan Crisóstomo elogiaron a esta mujer, posteriormente su nombre fue transformado en masculino, pasando de Junia a Junias; sin embargo el texto griego es fundamental para poder afirmar que se trataba de una mujer. Pablo cuenta que ella y Andrónico (v 7):
-       eran de origen judío y habían compartido la cárcel con él, seguramente por causa de la predicación del Evangelio,
-       se habían convertido al cristianismo antes que él,
-       eran apóstoles sobresalientes entre los apóstoles.

Este pequeño versículo de Pablo es sumamente revelador en cuanto que ubica a Junia como la única mujer apóstol que mencionan los escritos del Nuevo Testamento

Priscila

Es citada seis veces en los escritos del Nuevo Testamento (Hch 18,8; 18,25; Rom 16,3-4; 1 Cor 16,19; 2 Tim 4,19) junto a Aquila. A través de los escritos de Pablo, se puede decir que Priscila era:
-       una judía convertida al cristianismo
-       una mujer trabajadora que confeccionaba carpas junto a Aquila
-       inmigrante a causa de la expulsión ordenada por el emperador Claudio
-       fundadora de una iglesia en Efeso junto a Aquila, donde Priscila tiene un rol fundamental y protagónico, tal vez por ello, la iglesia fundada no se identifica por el nombre de Aquila como en Hch 21,8 refiriéndose a la casa de Felipe, sino que se refiere a “la casa de ellos”,
-       maestra cristiana (Hch 18,24-28 narra que Priscila y Aquila, en ese orden, primero ella y luego él, enseñaron a Apolo)
-       fundadora de una iglesia en Roma junto a Aquila, nuevamente se menciona “en casa de ellos”


Las Iglesias Domésticas

En la sociedad patriarcal la mujer quedó reducida a la vida doméstica a diferencia del varón que se desempeñaba en la vida pública. El hecho de que el  cristianismo se desarrollara fundamentalmente a través de iglesias domésticas, sin lugar a dudas debió haber influido en el liderazgo que tuvieron las mujeres.

            Las reuniones en las casas eran el punto de partida para las misiones, el lugar de encuentro para las celebraciones, el espacio de enseñanza – aprendizaje del cristianismo.

            Es sorprendente constatar que la Iglesia Apostólica logró mantener el modelo igualitario que había establecido Jesús en su movimiento, donde las mujeres habían podido visibilizarse y asumir determinados roles en la vida pública. Todo el impulso misionero en esta época  integró a hombres y mujeres, tal como lo muestran los tres ejemplos elegidos: Febe, Junia y Priscila. Pero sin lugar a dudas hubo otras, mencionadas por Pablo en la Carta a los Romanos como María, Trifena y Trifosa, Péside, la madre de Rufo, Julia; a las que se pueden sumar Lidia en casa de quien se formó la primera iglesia de Filipos en Macedonia (Hch 16,11-15) quien lideraba un grupo de mujeres creyentes, Eunice y Loida que educaron a Timoteo (2 Tim 1,5).


Conclusiones

A comienzos de la época patrística aún tenemos claros indicios de la participación activa de las mujeres en el liderazgo eclesial. Orígenes (siglo II) comparaba a Febe con las viudas de la carta a Tito en sus Comentarios a Romanos 10,17. También en Ignacio de Antioquía  (siglo II) encontramos un saludo a las vírgenes y a las viudas en su Carta a Filipenses 15. Juan Crisóstomo

En la Didascalia Apostolorum (siglo III) y en las Constituciones Apostólicas (siglo IV)  se mencionan a las diaconisas:
-       en una tipología donde se desarrolladan las funciones propias de las diaconisas: el obispo ocupa el lugar de Dios, los diáconos son tipo de Cristo, las diaconisas son tipo del Espíritu, los sacerdotes han de ser honrados como los apóstoles (cf Didascalia Apostolorum 9,3-8)
-       en un ritual de imposición de manos e invocación del Espíritu Santo (cf Constituciones Apostólicas 8,19-20).

Sin embargo, se fue limitando cada vez más la participación de las mujeres en el liderazgo eclesial, hasta llegar a nuestros días, donde casi no forman parte de la estructura de liderazgo eclesiástico.

Entiendo que el camino a los cambios necesarios en las iglesias pasa por el retorno a los orígenes, el encuentro con el espíritu fundacional, la revisión de las prácticas que provocan exclusión, redescubrir el movimiento integrador e igualitario de Jesús, generar estructuras participativas y democráticas; sin lugar a dudas todo esto es un gran desafío por delante.

Contamos con fundamentos bíblicos  e históricos que aseguran que la iglesia de los primeros siglos contaba con mujeres en el liderazgo, desarrollando roles como diáconas, predicadoras, misioneras, profetizas y hasta apóstoles según el Espíritu Santo les daba sus dones.

Para mi práctica pastoral y de acuerdo al lugar de liderazgo que ocupo en mi iglesia, es un aporte importantísimo para continuar profundizando las transformaciones que iniciamos hace algunos años, ahora con fundamentos bíblicos e históricos.


Bibliografía general

HOLMAN: Diccionario Bíblico Ilustrado. China, B&H, 2008
ROCCO TEDESCO, Diana: Materiales del curso.
VIDAL, César: El Nuevo Testamento – INTERLINEAL – Griego Español. EEUU, Ed. Grupo Nelson, 2011

Fuentes

ISHA: La mujer según la Biblia. Corea. Ed. Sociedades Bíblicas Unidas, 2010.
NUEVA BIBLIA ESPAÑOLA. Madrid. Ed. Cristiandad, 1975


Artículos consultados en intenet



____________
1 HANKS Tomás: El Evangelio Suvbersivo pág 141
2 ROCCO Diana: Materiales del curso.
3 Si bien algunas versiones bíblicas traducen el término griego como “sierva” o “diaconisa” es indiscutible que la traducción correcta es “diácono”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario