Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica

miércoles, 2 de octubre de 2013

Carta pastoral con motivo de la ordenación presbiteral de Ana Mássimo




Comunidad presencial Diversidad Cristiana.
Comunidad virtual Diversidad Cristiana.
Tengan mucha paz.

“Alégrense siempre en el Señor. Repito: ¡Alégrense!” (Filipensens 4,4) porque el Señor está dando pruebas de su paso por esta pequeña comunidad. Hace apenas unos pocos años, andábamos celebrando la Eucaristía y reuniéndonos en diferentes casas por Montevideo, errantes pero construyendo utopía.

Éramos apenas cuatro, como los primeros invitados al seguimiento (Mateo 4,18-22). La experiencia pascual vivida en comunidad, luego que ICM nos cerrara las puertas, consolidó nuestra fe. Si bien el dolor de la partida conmovió hasta la última célula de nuestro ser, la alegría de sentirnos caminando junto al Señor (Lucas 24,13-35) hizo surgir la esperanza de su presencia. Teníamos la certeza de su promesa “cuando dos o tres se reúnen en mi Nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mateo 18,20).

Los cuidados del Señor no se hicieron esperar. A los pocos meses, la Iglesia Metodista de Aguada nos recibió en sus instalaciones, y desde ese momento hemos tenido un lugar donde reunirnos de forma ininterrumpida. Unos meses más tarde, la Iglesia Antigua y la Iglesia Episcopal nos dieron los ministerios. La Iglesia Anglicana nos proporcionó la formación teológica pastoral. Luego vinieron años de consolidación y la comunidad comenzó a crecer.

El Señor comenzó a enviar personas en los últimos dos años que se fueron integrando a la comunidad (Hechos de los Apóstoles 2,47), pero también oportunidades donde dar testimonio: acompañamiento pastoral a personas con vih y acompañamiento pastoral a personas gltb, a quienes servimos como al Señor (Mateo 25,34-40), “porque Dios no hace diferencia entre las personas” (Hechos de los Apóstoles 10,34).

Este año, se caracterizó por verdaderos acontecimientos.

1-    El matrimonio celebrado en setiembre, fue más que un hecho revolucionario en materia pastoral, fue la presencia del Espíritu que sacudió Tarariras, en el departamento de Colonia, pero también desafió a nuestra comunidad, cuando se nos solicita nuestra presencia eclesial, y comenzamos a pensar y trabajar en la misión que iniciará este mes.

2-    Una de las personas trans que integra la comunidad, solicitó rectificar su Bautismo, porque cuando lo recibió era pequeña y le adjudicaron nombre de varón, actividad que realizaremos en breve cuando se produzca su reasignación de sexo (Hechos de los Apóstoles 10,1-48).

3-    En pocos días, Ana será incorporada al Orden de las Presbíteras y los Presbíteros, para ayuda en la tarea pastoral y asumirá la Misión en Tarariras (Hechos de los Apóstoles 6,1-7)
No sé que más nos tenga preparado el Señor. Pero lo que hemos hecho hasta ahora, ciertamente no fuimos nosotros y nosotras, sino la fuerza del Espíritu que envía y conduce a la Iglesia (Hechos de los Apóstoles 8,20).

Ciertamente, como humanas y humanos que somos, en este camino recorrido hemos cometido errores. Unas personas se han acercado y otras se han retirado. No han faltado los conflictos y las crisis. Pero en todo esto tenemos la certeza de que Dios está con nosotros y nosotras ayudándonos a superar los obstáculos que se presentan (Romanos 8,31).

La ordenación de Ana, es un motivo de inmensa alegría. Es la señal de que Dios renueva el liderazgo en la Iglesia. Es la señal de que Dios continúa actuando en esta comunidad. Es la señal de que Dios mantiene su Alianza con Diversidad Cristiana. Por eso “alégrense en el Señor” (Filipenses 3,1), porque ha puesto sus ojos en Diversidad Cristiana, su humilde esclava haciendo cosas maravillosas (cf Lucas 1,48-49).

La ordenación de Ana, es motivo de renovación de nuestra fe, en el Dios que nos salva (Lucas 1,68) y nos elige (Jeremías 1,5) a pesar de nuestra fragilidad (Jeremías 1,6) para confiarnos una misión que supera nuestra capacidad (Jeremías 1,7-8), con la promesa del Señor “Mi amor es todo lo que necesitas, pues mi poder se muestra plenamente en la debilidad” (2 Corintios 12,9).

Ruego a toda la comunidad presencial y a toda la comunidad virtual que nos unamos en la acción de gracias por esta ministra que nos regala, para confirmar en la fe a quienes más lo necesiten “viendo el rostro de Jesús en todos y en todas” (este es el lema que escogió para su ministerio pastoral).

Montevideo, 2 de octubre de 2013.
+ Julio, obispo de Diversidad Cristiana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario