Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica

martes, 27 de marzo de 2012

Programa de Semana Santa 2012


Domingo 1 de Abril: Celebramos la entrada de Jesús en Jerusalén. Hora 17.00

Miércoles 4 de Abril: Bendición de los Santos Óleos. Hora 17.00

Jueves 5 de Abril: Institución de la Eucaristía. Celebración ecuménica junto a la Comunidad Metodita de Aguada. Hora 17.00

Viernes 6 de Abril: Conmemoración de la Pasión de Jesús. Hora 17.00

Sábado 7 de Abril: Vigilia Pascual. Hora 19.00

Domingo 8 de Abril: Celebramos la Pascua de Jesús. Hora 17.00

Comentarios a la Biblia Queer - Génesis (vigésima primer entrega)


La historia de José el soñador (continuación).
 
Comentarios Queer a la Biblia.

 GÉNESIS / BERESHIT
Autor: Michael Carden
Traducción: MCRP (Diversidad Cristiana)
 

Génesis, 42.4:
…pero Jacob no dejó ir a Benjamín, el hermano de José, porque pensó que podría pasarle algo malo…”

Al mantener a Benjamín con él, Jacob hace eco a Abraham e Isaac, que hace pasar a sus esposas por hermanas, por miedo al Otro. El más joven, Benjamín, es aún un “muchacho” (Génesis 43.8)

Judá le dijo a su padre Israel:
-          Si queremos vivir, deja que vaya el muchacho bajo mi cuidado, y nos iremos en seguida. Así, no moriremos ni tú, ni nosotros, ni nuestros hijos.

Benjamín es hijo de la hermosa Raquel, hermano del hermoso José. Un joven tan hermoso seguramente será objetivo de violación o secuestro para ser esclavo sexual. También es posible que Jacob no confíe en sus otros hijos, después de lo ocurrido con José.

Son estos miedos los que José explotará en sus tratos siguientes con sus hermanos. Hay crueldad en la forma en que José juega con ellos. Por lo ocurrido antes, eso no sorprendería; sin embargo, la crueldad se extiende a Jacob y al mismo Benjamín. En el caso de Jacob, como él enviara a José a unirse a sus hermanos, quizás este considera a su padre como igualmente responsable por lo ocurrido. En el caso de Benjamín, sin embargo, lo que ocurrirá combinará elementos del Akeda y la historia de Psiqué y Eros. Cuando los hermanos llegan a Egipto, son reconocidos por José y son conducidos ante él. Los acusa de espiar y – en su defensa – ellos dicen quiénes son, incluyendo los hechos de que uno de los hermanos ya no está y que el más joven ha quedado en Canaán con su padre. José comienza exigiendo que traiga a ese hermano más joven ante él. Que un gobernador extranjero desarrollara tal obsesión por el joven, solo podía inspirar alarma. Los hermanos sabían, desde su intento de aprovechar la venta de José, que un joven hermoso era una mercancía valiosa. Eventualmente, son liberados, bajo la promesa de que regresarán con el hermano.
Génesis 42.17: 

José los tuvo presos a todos ellos durante tres días, pero al tercer día les dijo:
-            
     Yo tengo temor de Dios. Hagan esto y se les perdonará la vida: si son de veras honrados, dejen en la cárcel a uno de sus hermanos, y los demás vayan y lleven trigo para que coman sus familias. Tráiganme luego a su hermano menor, y veremos si han dicho la verdad. Si no, morirán.

Simeón es retenido, como huésped, para garantizar el retorno de los demás. Tanto Jacob como los hermanos, están preparados para abandonar a Simeón, pero el hambre continúa, o dejándoles otro recurso que volver a Egipto, llevando con ellos a Benjamín. Jacob debe ofrecerlo, el único hijo sobreviviente de Raquel, para una futura vida como esclavo sexual, a un gobernador extranjero, a efectos de que su familia puede sobrevivir a la hambruna. Génesis no dice nada de los sentimientos de Benjamín en estos sucesos. ¿Siente miedo ante la perspectiva de transformarse en el juguete de un rico extranjero? ¿Está excitado por dejar su tierra, cambiándola por la vida sofisticada de Egipto y una nueva vida de posibilidades eróticas, que no es posible en los confines de la carpa familiar?

Vayiggash (44.18 – 47.27)

Con sus hermanos otra vez delante de él, José continúa con sus juegos crueles. Está vez, ha urdido que Benjamín ha robado una copa y deberá ser detenido. Este capítulo se abre con Judá apelando a José, para que libere al muchacho y lo conserve como esclavo. Antes que dejaran a su padre, Judá había prometido que sería una garantía para cuidar a Benjamín (Génesis 43.8) 

Judá le dijo a su padre Israel: - Si queremos vivir, deja que vaya el muchacho bajo mi cuidado, y nos iremos enseguida. Así, no moriremos ni tú, ni nosotros, ni nuestros hijos.-

Ahora, trata de cumplir esa promesa que hizo a su padre. Como destaca Zornberg, cualquiera fueran las intenciones de José, estos hechos (incluso la historia de Tamar) han forzado una reeducación moral de Judá. En su discurso ante su hermano, Judá “se ha redescripto a sí mismo, en un nuevo vocabulario de relación íntima: un vocabulario cómo es ver [cursiva de Zornberg] la otra visión, y no ser capaz de ver lo que ve” (Zornberg 1996: 330)

(Véase Génesis 44. 18-34), JUDÁ RUEGA POR BENJAMÍN, fragmento que termina así:

- Por eso yo le ruego a usted que me permita quedarme como su esclavo, en lugar del muchacho. Deje usted que él se vaya con sus hermanos. Porque, ¿cómo voy a regresar junto a mi padre, si el muchacho no va conmigo? No quiero ver el mal que sufriría mi padre.-

Judá se sintió golpeado en su complaciente sentido de privilegio que la jerarquía patriarcal le había inculcado, y forzado a expresar su conexión y dar vuelta su papel, ante el abuso de José. Con José, Judá estaba interesado solo en el beneficio que podían obtener al liberarse de este “marica”. Ahora, ante José, interviene para hablar por su hermano, cuando está cerca de ser retenido en cautividad, como habría hecho Abraham tanto tiempo atrás con Isaac. ¿Y Benjamín? Para su sorpresa, este poderoso príncipe extranjero se revela de pronto como su hermano “rarito”, perdido tanto tiempo atrás. A diferencia de Psiqué con Eros, este descubrimiento no revelará una separación súbita, sino una restauración.

Al revelarse ante sus hermanos, José pone en movimiento el viaje de su familia a Egipto, permitiéndoles así sobrevivir a la hambruna. Cuando la historia termina, la familia deja la Tierra Prometida, como lo harán sus descendientes, una y otra vez. En el viaje a Egipto, la divinidad habla a Jacob por última vez, pero solo – como en deferencia a la realidad de José – a través de un sueño, “visiones de la noche” 

(Génesis, 46 – 2)

Esa noche, Dios habló con Israel en una visión, llamándolo por su nombre, Jacob. Y él contestó:
-            Aquí estoy. –
       Entonces, Dios dijo:
-          Yo soy Dios, el Dios de tu padre. No tengas miedo de ir a Egipto, porque allí haré de tus  descendientes una gran nación. Iré contigo a Egipto, y yo mismo sacaré de allí a tus descendientes. Además, cuando mueras, José estará a tu lado.

En imitación de lo ocurrido con José ante el faraón, la divinidad predice a Jacob brevemente los subsiguientes eventos del Pentateuco. Pero, si bien la divinidad dice a Jacob: “Yo mismo iré contigo aEgipto” (Gén. 46.2), no aparecerá más en el Génesis.

VAYECHI (47.28 – 50.26)

La historia termina ahora con las muertes de Jacob, y luego José. Antes de que muera, Jacob, José lleva a sus dos hijos, Efraín y Manasés, ante su padre, para que sean bendecidos. Al hacer esto, permite un resurgimiento del motivo mesiánico de suplantar al primogénito por el más joven. José coloca a sus hijos de modo que Manasés, el mayor, sea bendecido por la mano derecha de Jacob y Efraín, por la izquierda. Jacob cruza sus manos para bendecir al más joven con la mano derecha y al mayor con la izquierda. José intenta corregir a su padre, destacando que Manasés es el mayor y debería ser bendecido con la mano derecha. Jacob se rehúsa, diciendo: “su hermano más joven será mayor que él, y su descendencia se convertirá en multitud de naciones (Génesis, 48.19) En el rechazo consciente de Jacob, se ve una declaración de que lo mesiánico no será determinado por las jerarquías heteropatriarcales, sino que se las deshará/pervertirá, como hicieron las hijas de Lot y Tamar.

jueves, 22 de marzo de 2012

Otro Dios es posible - ¿El Reino en la tierra? (entrevista 26)


Otro Dios es posible
ENTREVISTA 26
¿El Reino en la tierra?


RAQUEL       Nuevo contacto con nuestros estudios de Emisoras Latinas.Seguimos aquí, en el Monte de las Bienaventuranzas, junto al hermoso lago de Galilea, entrevistando a Jesucristo, quien pronunció en este mismo lugar uno de los discursos más importantes de la historia de la humanidad.

JESÚS          No sé si habrá sido tan importante, Raquel, porque yo dije lo que ya todos los profetas habían dicho antes.

RAQUEL       Volvamos a sus palabras. Cuando usted dijo “bienaventurados los
pobres” se refería a… a…

JESÚS          A los pobres. No des más vueltas porque te vas a marear como
cuando remas lago adentro.

RAQUEL       Sí, pero…

JESÚS          Raquel, es bien sencillo. Dios se indigna cuando ve cómo van las
cosas en este mundo.

RAQUEL       Por los muchos pecados de la humanidad...

JESÚS          El mayor de todos los pecados, ¿sabes cuál es? Que el rico
Epulón coma el doble y que al pobre Lázaro lo dejen fuera con el plato vacío.

RAQUEL       Recuerdo una parábola suya que hablaba de eso.

JESÚS          Dios se llena de cólera viendo tantas injusticias. Niños sin un
pedazo de pan, muertos de hambre, niñas sin un trapito que echarse encima, muertas de frío… Ése es el gran pecado del mundo. No, Dios no tolera esa situación.

RAQUEL       A algunos esto les sonará a proclama política…

JESÚS          Les tiene que sonar. Porque yo proclamé la llegada a la tierra, no al cielo, sino a la tierra, del Reino de Dios, un reino de justicia donde a nadie le falte lo que a otro le sobra. Y declaré que Dios toma partido en esta lucha.

RAQUEL       ¿Qué significa exactamente que Dios toma partido?

JESÚS          Que Dios se pone de nuestra parte, del lado de los pobres. ¿No
recuerdas cuando vinieron a verme los discípulos de Juan Bautista? Querían saber quién era yo, si mi mensaje era el mensaje de Dios. Yo les dije: vayan y díganle a Juan que estoy anunciando la buena noticia a los pobres.

RAQUEL       Pues anúnciela ahora a nuestra audiencia. ¿Cuál es esa buena
noticia?

JESÚS          La buena noticia de ayer y de hoy es que Dios quiere que los pobres dejen de ser pobres… ¡Que van a dejar de ser pobres!... ¡Que se liberarán de su pobreza! ¡Que los hambrientos comerán!

RAQUEL       Alguno dirá que ese mensaje es demasiado materialista…

JESÚS          Para quien tiene hambre nada es más espiritual que un pedazo de pan. Cuando un hambriento come, mastica a Dios en cada grano. No, no son los pobres quienes subirán al reino de los cielos. Es el reino de los cielos el que baja donde los pobres. La buena noticia de Dios no es una promesa para mañana, es una bendición para ahora. Ahora es cuando.

RAQUEL       Todo esto que usted dice es muy distinto a lo que muchos
predican en las iglesias…

JESÚS          No sé qué predicarán ahora, pero me dijeron que en las primeras comunidades vivían con ese espíritu. Todo lo compartían, todo lo ponían en común.

RAQUEL  ¿Por qué los primeros entendieron y tantos ahora no lo entienden?

JESUS          Muchos se escandalizaron de mí. Cambiaron mis palabras. Las
endulzaron. Y lo más grave: olvidaron la segunda parte del discurso que dije aquí, en este Monte.

RAQUEL       ¿Hay una segunda parte?

JESÚS          Sí. ¿Quieres escucharla?

RAQUEL       Por supuesto, señor Jesucristo. Pero después de un breve corte
comercial. Raquel Pérez. Emisoras Latinas. Desde el Monte de las Bienaventuranzas. ¡Adelante estudios!

CONTROL    CARACTERÍSTICA MUSICAL

LOCUTOR    Otro Dios es Posible. Entrevistas exclusivas con Jesucristo en su
segunda venida a la Tierra. Una producción de María y José
Ignacio López Vigil con el apoyo de Forum Syd y Christian Aid.


MÁS DATOS SOBRE ESTE POLÉMICO TEMA…

En la tradición de los profetas

Las bienaventuranzas proclamadas por Jesús como buena noticia a los pobres dan continuidad a la tradición de los grandes profetas de Israel para quienes la pobreza, como situación de opresión, es un escándalo que va contra la vida y, por tanto, contra la voluntad de Dios. La pobreza de “los huérfanos y las viudas” ―emblema en aquellos tiempos de miseria y de marginación― debía ser rechazada, combatida, eliminada si se quería ser fiel a Dios. Eso es lo que predicaron los profetas, también Jesús, no viendo en esa situación una fatalidad, sino la consecuencia del abuso de poder de unos seres humanos sobre otros.


Lázaro y Epulón

Una de las más famosas parábolas de Jesús es la del rico Epulón (el Opulento) y el pobre Lázaro (Lucas 16,19-31). Hay que inscribirla en las narraciones que en todas las culturas expresan la indignación popular ante las injusticias y el anhelo de que Dios haga justicia a favor de los pobres.


Dios en cada grano

La teóloga feminista coreana Chung Hyun Kung, en su libro “Struggle to be the Sun Again” (Orbis Books, 1990), resume así las ideas de una mujer pobre de una zona de la India, azotada por hambrunas:

Sin comida, no hay vida. Cuando las personas que están muriendo de hambre comen, experimentan a Dios en cada grano. Conocen y gustan de Dios cuando mastican cada grano. La comida los vivifica. El mayor amor de Dios por quienes se están muriendo de hambre es la comida. Cuando el grano de la tierra sustenta su vida, descubren el significado de la frase: “De tal manera amó Dios al mundo que dio a su Hijo amado”. Cuando Dios les da comida por medio de otros seres humanos comprometidos, Dios les entrega a su Hijo amado, Jesucristo.


La Teología de la Liberación

Surgida en América Latina en los años 60 y 70 del siglo XX, la Teología de la Liberación encontró en las bienaventuranzas un texto clave para promover y desarrollar una práctica y una interpretación revolucionaria del mensaje de Jesús. Siendo América Latina la única región del mundo mayoritariamente cristiana y con la mayor inequidad entre pobres y ricos de todo el planeta, era coherente que fuera en este continente en donde los ojos de teólogos y de comunidades, de organizaciones, de religiosos, religiosas y hasta de obispos, rescataran el mensaje original de Jesús a favor de los pobres.

Son muchas las perspectivas de las que parte la Teología de la Liberación latinoamericana, que buscaba liberar la teología cristiana del cautiverio eurocéntrico. Y que supuso una ruptura de la hegemonía doctrinal, espiritual y moral de la iglesia católica romana en el continente.

La Teología de la Liberación entiende la teología no como un ejercicio teórico sino como una reflexión crítica sobre la praxis. La entiende no como una afirmación o recitación de verdades, sino como una postura ante la vida. Pone lo humano en el centro y ve en la realidad humana, especialmente en las injusticias entre los seres humanos, no sólo un objeto de análisis sino un motivo para el compromiso. Da más importancia a la ortopraxis que a la ortodoxia. Entiende la historia como un proceso permanente de la Humanidad hacia su liberación colectiva e individual y propone vivir en la historia denunciando proféticamente las injusticias y anunciando el camino hacia la liberación. Promueve una evangelización concientizadora, que permita pasar de una conciencia mágica y providencialista a una conciencia crítica y comprometida con la causa de la justicia y de la paz.

La Teología de la Liberación rescata al Jesús histórico y asume en profundidad la dimensión política de su mensaje. Revaloriza a los grandes profetas del Antiguo Testamento. Hace más énfasis en el pecado estructural que en los pecados individuales. Insiste en que la relación con el prójimo, especialmente con el prójimo pobre, es el centro de la fe cristiana y enseña que la conversión al prójimo es el sentido último de la espiritualidad.


martes, 20 de marzo de 2012

Comentarios a la Biblia Queer - Génesis (vigésima entrega)

La historia de José el soñador (continuación).
 
Comentarios Queer a la Biblia.

 GÉNESIS / BERESHIT
Autor: Michael Carden
Traducción: MCRP (Diversidad Cristiana)
 
 
Génesis 39. 1-4:

Cuando José fue llevado a Egipto, un egipcio llamado Potifar lo compró a los ismaelitas que lo habían llevado allá. Potifar era funcionario del faraón y capitán de su guardia. Pero el Señor estaba con José, y le fue muy bien mientras vivía en la casa de su amo egipcio. Su amo se dio cuenta de que el Señor estaba con José, y que por eso a José le iba bien en todo. Esto hizo que José se ganara la simpatía de su amo, que lo nombró su ayudante personal, y dejó a su cargo todo lo que tenía…

En este punto, se dice que José era “muy bien parecido y causaba buena impresión” (Génesis 39.6) Llamó la atención de la esposa de Potifar, quien le dijo:

-          Acuéstate conmigo.- (Génesis 39.7)

Los repetidos rechazos de José llevarán a que ella lo acuse de intento de violación y José fuera llevado a la cárcel, “donde estaban los presos del rey”. (Génesis, 39.20) En esa prisión, José desplegará sus talentos para la interpretación de los sueños, y esto le ganará la entrada en el servicio del faraón; será designado encargado de toda la tierra de Egipto (Génesis 41.14-46)

La esposa de Potifar ha sido utilizada como ejemplo de la “mujer vengativa y despechada…un modo de afirmar la inocencia y atractivo del hombre”, sobre el cual se proyecta todo deseo sexual, de modo que resulta una “manifestación del poder femenino para asustar al hombre” (Niditch 1992: 28) El falso cargo de intento de violación contra José, ha servido para para arrojar dudas sobre la veracidad de tales afirmaciones en la vida real, y apoya la noción de que la mujer realmente lo deseaba. Sin embargo, cuando se lee en términos de clase, entran a jugar otros factores. José puede verse como representante de la afirmación que hacen las servidoras domésticas, que están sujetos a acoso y abuso, sexual o de otro tipo, por sus empleadores. Más aún, en la Antigüedad, el amo de la casa tenía de derecho de acceso sexual a todos los esclavos, hombres o mujeres. Solo después que José fuera promovido a servidor personal de Potifar, habla el Génesis de su belleza. Para José, sin duda, es riesgoso tener sexo con la esposa de su patrón, pero rechazarla le produce como consecuencia la oportunidad de autonomía, de otra forma negada – no tiene derecho a rechazar a Potifar. La jerarquía de clase de la casa también se manifiesta en la afirmación que hace la mujer, en cuanto al intento de violación – en los manuscritos de Qunram esta mujer se llama Zulaika. Claramente, Zulaika no comparte el derecho de su esposo para tener acceso sexual a los esclavos; si así fuera, ella habría podido simplemente acusar a José de insubordinación.

Sin embargo, deseo sugerir otra manera de leer esta historia, basada en el hecho de que la prisión de José es la clave de su éxito posterior. En el Qumran, el faraón solo libera a José después de haber oído a Zulaika admitir que los cargos que había levantado contra él, eran falsos (Sura 12.51-3)  Como parte de su retractación, ella declara: “Esto (digo yo) a los efectos de que él pueda saber que yo nunca he sido falsa con él en su ausencia, y que Dios nunca guiará la trampa de los falsos” (Sura 12.52) Esta extraña afirmación está quizás detrás de las tradiciones islámicas posteriores, de un romance entre José y Zulaika, que resultó en su matrimonio, después de la muerte de Potifar. Deseo sugerir una perpsectiva alternativa, que José y Zulaika juntos inventan esta historia, a efectos de lograr que José salga de la casa de Potifar. ¿Por qué hace esto Zulaika? De acuerdo con la tradición Rabínica, como se halla en Pirke de Rabbi Eliezer XXXVIII, “la esposa de Potifar era estéril” (Fridlander 1916: 288) La esterilidad de Zulaika la hace ser representante del principio andrógino, como lo fueron Sara, Rebeca y Raquel antes que ella. Tanto en la tradición Rabínica como en el Qumran, Zulaika se adhiere al apoyo de las mujeres líderes, en su campaña para obtener que José sea llevado a prisión. Se los muestra a ellas y ellas se cortan las manos, diciendo: “¡este no es mortal! Es un noble ángel” (Sura 12.31) Presionan a sus esposos, para que José sea encarcelado. De acuerdo con el Qumran, Potifar no cree las acusaciones originales de Zulaika, considerando que el afeminamiento de José no es sorprendente. De acuerdo con mi lectura, entonces, Potifar y Zulaika están en un matrimonio de conveniencia, que a él le proporciona un alto estatus y Potifar desea mantener a José para él. Es a través de las acciones de Zulaika que José puede escapar, aunque sea a través de la prisión. Sin embargo, es solo a través de la prisión que llegará a oídos del faraón y así, cumplirá su destino. La tradición islámica, en cuanto a que José y Zulaika están enamorados y eventualmente se casan, la tomaré como un signo de su solidaridad y complicidad en toda esta empresa.

Miketz (41.1 – 44.17)

En prisión, José desplegará su talento para analizar los sueños, y es esta habilidad que eventualmente lo llevará a la atención del faraón. Citado por este para interpretar los famosos sueños de las siete vacas gordas que comían hierba y fueron comidas por las siete vacas flacas, José predice siete años de abundancia, seguidos por siete años de hambruna. Además, José sugiere que el faraón designe a alguien para supervisar todo Egipto, para manejar los recursos de la tierra y  asegurar la supervivencia a la hambruna. Impresionado, el faraón lo designa a José para esa tarea. Le da un nombre egipcio y lo casa con Asenat, la hija de Potifar y presumiblemente, de Zulaika. ¿Cómo puede Zulaika ser estéril y haber tenido una hija? Asenat es en realidad la hija de dina, concebida cuando Sequem la violara. En Pirke de Rabbi Eliezer XXVIII, se dice que los hermanos de Jacob la quieren muerta, en caso de que ellos tengan reputación de inmoralidad. El texto no es claro, si esto se refiere a Dina o a Asenat (el consenso de la tradición acepta que es la última), pero es Asenat la que toma Jacob y, colgando de su cuello un cartel que tiene el Nombre Divino, la abandona en el campo. Es rescatada por el Arcángel Miguel, quien la lleva a la casa de Potifar, donde crecerá como la hija de Zulaika. (Friedlander 1916: 287-8) Esta historia revela que ambos, el padre de José y sus hermanos han incorporado totalmente los valores patriarcales – en el mundo antiguo, el padre tenía poder de vida y muerte sobre los niños recién nacidos, y la exposición a la muerte de los niños no queridos, era una práctica común. Como resultado de la intervención celestial, Asenat unirá a la andrógina estéril Zulaika con el linaje de trasgénero y andróginas mujeres estériles, de las cuales el mismo José ha nacido.

Sin embargo, en el caso de José, el Génesis no proporciona las intervenciones divinas. En su lugar, él debe confiar, tanto en la asistencia y la bondad de los demás, como en sus propios talentos y habilidades. De esta manera, se ha elevado a ser – bajo el faraón – gobernador de todo Egipto. Representa al “queer” huido, que llegó más allá de sus mayores sueños, en la gran ciudad. A pesar de tal éxito, todavía queda la familia para luchar con ella, pero ahora José está en una posición en la que puede enfrentar su antigua pena. La hambruna ocurre no solo en Egipto, sino también en Canaán. Jacob envía a los hermanos de José a Egipto, para buscar alimento, pero mantiene detrás a Benjamín.