Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica

domingo, 22 de abril de 2012

Comentarios Queer a la Biblia - Génesis (última entrega)


GÉNESIS / BERESHIT
Autor: Michael Carden
Traducción: MCRP Diversidad Cristiana

Con esta entrega, finalizamos los comentarios al libro del Génesis. Pedimos disculpas por la interrupción en las entregas, pero hemos tenido dificultades que han obstaculizado las mismas. +Julio y comunidad.

Génesis 48. 17-19:

Pero a José le pareció mal que su padre pusiera la mano derecha sobre la cabeza de Efraín, así que tomó la mano de su padre para quitarla de la cabeza de Efraín y ponerla sobre la de Manasés, mientras le decía:

-¡No, padre, así no! Este es el mayor. Pon tu mano derecha sobre su cabeza.
Pero su padre no quiso hacerlo, y contestó:
-    ¡Ya lo sé, hijo, ya lo sé! También él llegará a ser una nación muy importante. Sin embargo, su hermano menor será más importante que él, y sus descendientes llegarán a formar muchas naciones…”

Después de bendecir a los hijos de José, Jacob bendice a los suyos. Sobre uno de ellos invoca al andrógino divino, Shaddai. Ese hijo es José, la reina bailarina con ojos pintados. Jacob invoca a Shaddai para que bendiga a José (Génesis 49.25):

-...¡gracias al Dios de tu padre, que te ayudará;
Al Dios todopoderoso, que te bendecirá!
¡Con bendiciones del alto cielo!
¡Con las bendiciones del mar profundo!
¡Con bendiciones de los pechos y del vientre!-

Frankel destaca que las palabras de Jacob sobre José están “llenas de imaginería femenina” (Frankel 1996: 89) Quizás pueden ser leídas como un signo de que Jacob ha aceptado totalmente a su hijo “queer”. Después de la muerte de Jacob, es el turno de sus hermanos, para reconciliarse finalmente con él. En parte, ellos actúan por miedo – Jacob ha muerto y José es aún el gobernador de esa tierra. Pero José libremente perdona y los tranquiliza, destacando que mientras ellos le buscaban y hacían daño, la divinidad usó sus acciones para bien. (Génesis 50.20-21)

-          No tengan miedo. Yo no puedo ponerme en lugar de Dios. Ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios cambió ese mal en bien, para hacer lo que hoy vemos: para salvar la vida de mucha gente. Así que no tengan miedo. Yo les daré de comer a ustedes y a sus hijos.-
Así, José los tranquilizó, pues les habló con mucho cariño.

Es sorprendente que – mientras nunca pueden ser justificados por ello – el mal, el sufrimiento y la opresión, contienen en sí mismos las semillas de su revés y su destrucción, la oportunidad de hacer el bien, la justicia y la liberación.


El mundo del Génesis es extraño y movilizador. Los relatos que contiene han sido utilizados para justificar el patriarcado, la misoginia, la homofobia y la erotofobia. Sin embargo, hay que acercarse a estas historias con precaución, si queremos usarlas para justificar una regla particular de la sociedad o de la sexualidad. En el Génesis,  se encuentra la poligamia (llamando a una lectura conscientemente poli-amorosa del Génesis), la maternidad subrogada, el incesto y el matrimonio entre parientes cercanos, todo tratado como perfectamente legítimo. Mientras el Génesis podría ser producto de un mundo patriarcal, las mujeres del Génesis – en contraste con las esperanzas de Lutero – no permanecen silenciosamente subordinadas y secuestradas en la carpa. Lejos de ello – hablan y actúan confiadamente, y cuando han roto completamente todos los estándares patriarcales, ellas abren la puerta a los impulsos mesiánicos. Los personajes del Génesis tienen a la vez cualidades míticas y están envueltos en una red de relaciones en que el poder se ejerce, se abusa de él y es resistido. Este Libro presenta no solo el mundo de la civilización, sino también huecos, a través de los cuales las posibilidades utópicas alternativas podrían ser visualizadas.

No es sorprendente que las historias del Génesis hayan sido fundamentales para una variedad de religiones. Como resultado de esta apropiación, las historias del Génesis están envueltas en telas textuales y literarias que son diversas, expansivas y variadas. El Génesis es, así, un texto políticamente poderoso, con posibilidades tanto tóxicas como enriquecedoras. Los tejidos cristianos de esta tela, en especial, han creado ideo-relatos potentes y tóxicos del Génesis, en el cual han basado pensamiento y prácticas patriarcales, misóginos y homofóbicos. Las luchas contemporáneas en el Medio Oriente y la llamada “Guerra del Terror”, demuestra cómo el Génesis ha sido utilizado para generar nuevas historias tóxicas de fascismo, racismo, imperialismo y colonialismo.

El uso del Génesis para estos propósitos demanda nuevas formas de lectura, que ponga estos relatos en cuestión. Es eso lo que he intentado hacer aquí, y al hacerlo, he recorrido las muchas telarañas literarias y textuales que lo han enredado. Con algún temor, he entrado en gran parte de las historias de judíos, tradiciones Rabínicas. Temor, porque soy muy consciente de los temas de apropiación, en un gentil como yo, que usa texto judíos en un ejercicio de este tipo. Con aún más temor, considero lo que hice como un tipo de midrash “queer”. La midrash es fundamentalmente judía, pero yo uso el término en el sentido de la descripción de Alicia Ostriker, el uso de la imaginación para sacar de las historias antiguas nuevos significados, liberadores, para las nuevas generaciones. Como ella recuerda a las mujeres:

“Los textos sencillamente ruegan e imploran a las mujeres que los lean como frescos, energéticamente, apasionadamente – e incluso en sentido lúdico – como ha sido leído por los hombres. – Vuelvan y vuelvan a ellos – dicen los rabinos de la Torah, - porque todo está en ella – Además, nos cuentan, Dios ha tenido en mente todos los significados que Él nos ha hecho capaces de descubrir”. (Ostriker: 1994: xiii)

En cuanto a las mujeres, también para las personas “queer”, y así he intentado hacer, una vuelta y otra vuelta “queer”, a los muchos hilos que forman el meta-tapiz, que es el Génesis. Solo puede haber un regreso, una vuelta y nunca una lectura definitiva “queer”. Como estoy muy consciente de las omisiones, necesariamente implicadas en este ejercicio, espero, poder invitar, si no provocar, una multiplicidad de lecturas “queer” que abarquen todas las tradiciones y vayan incluso más allá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario