Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica

sábado, 10 de septiembre de 2011

Otro Dios es posible - Huida a Egipto (octava entrevista)


 Otro Dios es posible.
ENTREVISTA 8
 ¿Huida a Egipto?

RAQUEL       Amigas, amigos de Emisoras Latinas. Algunos de ustedesestarán extrañados de que nuestra radio tenga la exclusiva con Jesucristo en ésta su segunda venida a la tierra. Por qué sólo me concede entrevistas a mí, se preguntarán. ¿Qué dice al respecto, Maestro, digo, Jesús? ¿No quiere dar declaraciones a la prensa?

JESÚS          Lo que pasa, Raquel, es que los otros periodistas, igual que los saduceos de mi tiempo, me estarán buscando en el Templo, o sobre las nubes del cielo o piden señales maravillosas… Lo de siempre.

RAQUEL       Me dicen que en la explanada de Jerusalén todavía hay gente
que lo está esperando. Y que preguntan si va a llegar, y si cuando llegue va a entrevistarse con el Papa de Roma, con el Presidente de Estados Unidos, con el Parlamento Europeo, con… con…

JESÚS          Contigo, Raquel. ¿No me estás entrevistando tú?

RAQUEL       Pues aprovecho la nueva oportunidad que me brinda y… ¿Ve aquel burro?... Exxactamente sobre eso quería preguntarle.

JESÚS          ¿Sobre ese burrito?

RAQUEL       Sobre ése en particular, no. Sobre el otro en que escaparon sus
padres, María y José, con usted recién nacido.

JESÚS          ¿Escaparon mis padres? ¿A dónde escaparon?

RAQUEL       Usted debe saberlo. ¿No recuerda cuando el rey Herodes ordenó
matar a todos los niños menores de dos años nacidos en Belén?

JESÚS          Herodes, aquel verdugo, mataba gente grande, no niños. Torturaba, degollaba… pero a los que conspiraban contra él.

RAQUEL       Pero cuando usted nació, Herodes se asustó muchísimo
pensando que usted le iba a quitar la corona.

JESÚS          ¿Qué corona le iba a quitar yo si todavía estaba mamando?

RAQUEL       Bueno, eso es lo que cuenta el evangelio de Mateo. Aquí está, lo
puede leer usted mismo.

JESÚS          ¡Otra vez Mateo!... Eso lo habrá escrito Mateo para darle más
emoción a la historia…

RAQUEL       ¿Más emoción? ¿Por qué, para qué?

JESÚS          Como en los cuentos. Mis padres huyendo a Egipto montados en
un burro para salvarme…

RAQUEL       Pero, si fue un cuento, ¿por qué los hizo viajar tan lejos? Los podía haber escondido en algún rincón de Judea…

JESÚS          Ahí está el detalle. Seguramente, Mateo había leído la historia de aquel faraón egipcio malvado que mataba a los niños hebreos… y Moisés recién nacido que se salvó en una canastilla flotando sobre el río…

RAQUEL       Eso es lo que cuenta la película El Príncipe de Egipto. Yo la vi.

JESÚS          Eso es lo que cuenta el Éxodo, Raquel. A mí no podían ponerme a flotar en ningún río porque aquí en Palestina no hay mucha agua… Entonces, ya veo que me montaron con mis padres sobre un burro huyendo a Egipto… Y a la muerte de Herodes, otra historia. Me hicieron regresar de Egipto para presentarme como el nuevo Moisés, el gran libertador.

RAQUEL       Una fea manipulación…

JESÚS          No, una bonita comparación. ¿Por qué no?

RAQUEL       Entonces, si entendí bien, usted nunca viajó por Egipto ni
conoció las pirámides…

JESÚS          No, nunca vi esas maravillas. Y hablando de viajes, a donde quiero ir es a Nazaret. Tengo mucha curiosidad por ver cómo está ahora mi pueblo donde nací y me crié. ¿Tal vez podemos viajar en este burrito…?

RAQUEL       No, en burro, no. ¿Cómo se le ocurre? Podemos tomar otro taxi como el que nos trajo acá a Belén. En unas horas estamos en Nazaret. ¿Le parece?

JESÚS          Sí, Raquel, aquí tú mandas.

RAQUEL       No, en Emisoras Latinas mandan ustedes, el público. Un público que está ansioso por saber más. En Nazaret, estoy segura, nos esperan nuevas revelaciones. Continúen en nuestra sintonía. Y si han perdido las anteriores emisiones, las encuentran en Internet, www.emisoraslatinas.net

CONTROL    CARACTERÍSTICA MUSICAL

LOCUTOR    Otro Dios es Posible. Entrevistas exclusivas con Jesucristo en su
segunda venida a la Tierra. Una producción de María y José
Ignacio López Vigil con el apoyo de Forum Syd y Christian Aid.


MÁS DATOS SOBRE ESTE POLÉMICO TEMA…

Tres relatos que no son historia

Cuando Jesús nació, aunque la influencia romana se dejaba sen­tir cada vez con más fuerza en Palestina, aún gobernaba en el país el rey Herodes el Grande, que gobernó durante 40 años con fama de criminal. En el evangelio de Mateo se hace responsable a Herodes de una matanza de niños en Belén, tras la llegada de unos magos orientales a Jerusalén y de la huida a Egipto de José, María y Jesús.

Estos tres relatos no responden a hechos históricos. Son esquemas de catequesis orientados a presentar a Jesús como el nuevo Moisés ante las comunidades cristianas. Los textos buscan un paralelismo entre Moisés y Jesús: cuando Moisés nació en Egipto, el Faraón decretó la muerte de todos los niños israelitas varones (Éxodo 1,15-22). Ya mayor, Moisés tuvo que huir al sur de Egipto para desde allí regresar a liberar a sus hermanos (Éxodo 2,11-15).

La Biblia debe ser leída teniendo en cuenta que contiene muchos símbolos, mitos, leyendas y tradiciones del pueblo hebreo, y ubicando todos sus textos, también los del Nuevo Testamento, en el tiempo y en los contextos culturales en los que fueron escritos.


El Éxodo: una metáfora

El relato central del Antiguo Testamento que está en el centro de la fe y de la identidad del pueblo judío —la liberación del pueblo hebreo de manos del Faraón, su éxodo, su marcha por el desierto y su llegada a la Tierra Prometida, bajo la conducción y el liderazgo de Moisés— es también una metáfora con una base histórica cada día más dudosa. El arqueólogo judío Israel Finkelstein, director del Instituto de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv es quien lo ha demostrado más sólidamente en su libro “La Bible devoilée” (Editions Bayard, 2002).


Investigaciones revolucionarias

Finkelstein ha realizado investigaciones que han revolucionado la arqueología bíblica. Según Finkelstein, los cinco primeros libros de la Biblia, el Pentateuco (Génesis, Éxodo, Deuteronomio, Números y Levítico) son una genial reconstrucción literaria y política de la génesis del pueblo judío, realizada 1500 años después de lo que siempre creímos. Estos textos se compilaron durante la monarquía de Josías, rey de Judá, siete siglos antes de Jesús, en un momento en que Judá, el reino israelita del Sur, comenzaba a surgir como una potencia regional e Israel, el reino israelita del Norte, estaba bajo control de Asiria. El principal objetivo de estos textos fue fundar una nación unificada cimentada en una nueva religión: un solo Dios (Yahveh), un solo rey, una sola capital (Jerusalén) y un solo templo, el de Salomón.

Las investigaciones de Finkelstein demuestran que ni Abraham ni Moisés son personajes históricos, que el pueblo hebreo no salió de Egipto ni cruzó el Mar Rojo ni peregrinó por ningún desierto ni conquistó la tierra de Canaan, porque desde hacía miles de años ya estaba allí, viviendo del pastoreo o de la agricultura.


Cómo “nació” el Éxodo

Describe así Finkelstein la elaboración del Éxodo y del resto de libros del Pentateuco:

Hacia fines del siglo VII antes de Cristo hubo en Judá un fermento espiritual sin precedente y una intensa agitación política. Una coalición de funcionarios de la corte fue responsable de la confección de una saga épica compuesta por una colección de relatos históricos, recuerdos, leyendas, cuentos populares, anécdotas, predicciones y poemas antiguos. Esa obra maestra de la literatura —mitad composición original, mitad adaptación de versiones anteriores— pasó por ajustes y mejoras antes de servir de fundamento espiritual a los descendientes del pueblo de Judá y a innumerables comunidades en todo el mundo. El objetivo fue religioso. Los dirigentes de Jerusalén lanzaron un anatema contra la más mínima expresión de veneración de deidades extranjeras, acusadas de ser el origen de los infortunios que padecía el pueblo judío. Pusieron en marcha una campaña de purificación religiosa, ordenando la destrucción de los santuarios locales. A partir de ese momento, el templo que dominaba Jerusalén debía ser reconocido como único sitio de culto legítimo por el conjunto del pueblo de Israel. El monoteísmo moderno nació de esa innovación.

Entrevista con Israel Finkelstein en “Periodista Digital” de 31 enero 2007: http://www.periodistadigital.com/religion/object.php?o=284614 

_______
fuente www.emisoraslatinas.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario