Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica

viernes, 22 de abril de 2011

Mensaje Pastoral en el Día Mundial de la Tierra

Mensaje Pastoral en el Día de la Tierra
22 de abril de 2011.


Estimadas comunidades tengan paz!

Hoy las distintas Iglesias Cristianas conmemoramos la Pasión de Jesús. Pero hoy la Humanidad entera, conmemora el Día de la Tierra. Como parte de esta Humanidad, nuestras comunidades debieran detenerse a reflexionar en cómo se relacionan personal y comunitariamente con este maravilloso planeta que es nuestro Hogar. Pero también, el hogar de miles y miles de especies creadas por nuestro Dios.

Nuestro planeta está agonizando por el uso abusivo que hemos hecho los seres humanos de los recursos naturales. Especies enteras han desaparecido, otras están en riesgo de extinción, Aguas, tierra y aire contaminados. Bosques talados irresponsablemente.

Las comunidades cristianas, tenemos que asumir la defensa de la Tierra, porque este planeta tiene derechos que algunos seres humanos irresponsables y sin escrúpulos han violado y siguen violando; porque es una obra maravillosa de Dios que parte de la humanidad está destruyendo;  porque es nuestro hogar, el lugar donde interactuamos y nos desarrollamos los seres humanos; porque en la Tierra y todas las especies que la habitamos, se manifiesta la obra creadora donde podemos descubrir la huella divina.

Asumamos un compromiso serio y responsable en el cuidado de la Tierra. Emprendamos acciones de recuperación y de conservación en nuestro entorno inmediato: el hogar, el barrio, el lugar de trabajo, la iglesia. Comprometámonos junto a los movimientos sociales y ecologistas para transformar las conductas destructivas de los seres humanos en conductas de respeto y solidaridad con la Tierra.

Queridas hermanas y queridos hermanos, que esta Pascua sea el punto de reflexión y de compromiso, que nos lance a construir otro mundo posible, donde las relaciones de solidaridad de los seres humanos entre sí, y de éstos y éstas con el medio ambiente, sean generadoras de VIDA, plena, digna y abundante.

Que así sea.
Julio, obispo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario