Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica y Apostólica. Personería Jurídica 10103 (M.E.C. Uruguay).

martes, 30 de noviembre de 2010

Culto en el marco del 25 de Noviembre - Día Internacional de Lucha contra la Violencia Doméstica.


Este domingo recibimos el cirio enviado desde el Encuentro de Reflexión Interreligioso para la Superación de la Violencia Doméstica.


Y encendimos el cirio que nos acompaña en todas las celebraciones. Centramos la liturgia de este fin de semana en la relación que tuvo Jesús con las mujeres y oramos, por todas las personas involucradas en las posibles soluciones, a la problemática de la Violencia Doméstica.

domingo, 28 de noviembre de 2010

Comunidades atentas y preparadas para responder a los desafíos sociales y culturales.

Reflexión semanal.
Comunidades atentas y preparadas para responder a los desafíos sociales y culturales.


“Como sucedió en tiempos de Noé, así sucederá también cuando regrese el Hijo del hombre. En aquellos tiempos antes del diluvio, y hasta el día en que Noé entró en la barca, la gente comía y bebía y se casaba. Pero cuando menos lo esperaban, vino el diluvio y se los llevó a todos. Así sucederá también cuando regrese el Hijo del hombre. En aquel momento, de dos hombres que estén en el campo, uno será llevado y el otro será dejado. De dos mujeres que estén moliendo, una será llevada y la otra será dejada.

“Manténganse ustedes despiertos, porque no saben qué día va a venir su Señor. Pero sepan esto, que si el dueño de una casa supiera a qué hora de la noche va a llegar el ladrón, se mantendría despierto y no dejaría que nadie se metiera en su casa a robar. Por eso, ustedes también estén preparados; porque el Hijo del hombre vendrá cuando menos lo esperen”. (Mt. 24,37-44).



Este texto del Evangelio de Mateo, recoge ideas propias de su tiempo, donde conjuga aspectos escatológicos -proyectándose hacia lo definitivo, lo último, lo que acontecerá al final de los tiempos- y aspectos apocalípticos -visiones de tribulaciones y cataclismos-, con la segunda y definitiva llegada de Jesús, en señorío y gloria, lo que las comunidades cristianas definimos como la Parusía.

El tiempo de Adviento nos introduce en esa tensión entre el tiempo actual, histórico, y el tiempo futuro, el fin de la historia, “cuando Cristo sea todo en todos y todas” (Col. 3,11); la realización plena y definitiva del Reinado de Dios, un Reinado que inauguró Jesús de Nazaret (Mt. 4,17), pero que, como nos relata el texto evangélico de hoy, en determinado momento será realidad plena y definitiva. Esta es la esperanza cristiana.

Esta tensión, entre el inicio y la manifestación definitiva, es el tiempo en que la Iglesia es enviada a continuar la obra de Jesús en el mundo: restaurando la dignidad humana, liberando e incluyendo en una comunidad de iguales (Mt.11,5); signo profético de una sociedad planetaria: justa, equitativa y solidaria.

La esperanza cristiana no es una espera pasiva y alienada esperando la intervención divina en la historia, sino profundamente comprometida con los derechos humanos, la dignidad de cada persona y los derechos de la naturaleza.

Exige atención (Mt. 24,42: “manténganse ustedes despiertos y despiertas”) para identificar los desafíos sociales y culturales que nos interpelan, por ejemplo:

- las situaciones de discriminación producto del VIH y el SIDA; ¿cuántas comunidades que nos llamamos cristianas estaremos participando de la caminata mundial el próximo 1 de diciembre?

- las situaciones de injusticia, producto del empobrecimiento a consecuencia de la mala distribución de la riqueza y la explotación salvaje de la naturaleza; ¿cuántas comunidades que nos llamamos cristianas estaremos denunciando estas situaciones?

- las muertes evitables de mujeres a consecuencia de la violencia machista, ejercida en el ámbito doméstico y la falta de respuestas por parte de la sociedad y el gobierno; entre otros desafíos a los que las comunidades cristianas nos enfrentamos; ¿cuántas comunidades que nos llamamos cristianas, estuvimos este 25 de noviembre adhiendo a la campaña de erradicación de la violencia doméstica?

También, exige preparación (Mt. 24,43: ustedes también estén preparados y preparadas”) para responder con la Buena Noticia de Jesús, que se traduce en acciones de justicia y solidaridad a esos desafíos sociales y culturales. No es suficiente con identificar situaciones problemáticas, no basta con traerlas a la celebración comunitaria y orar por ellas, el Evangelio de Jesús nos envía a transformar esas realidades.

Buena semana para todas y todos.

lunes, 22 de noviembre de 2010

Restaurando Dignidades.-

25 de noviembre
Día Internacional contra la Violencia Doméstica.

Restaurando Dignidades.
Diálogo Interreligioso Uruguay.


La Comisión para la Erradicación de la Violencia Doméstica del Diálogo Interreligioso Uruguay, en el marco del Día Internacional contra la Violencia Doméstica, organizó la jornada RESTAURANDO DIGNIDADES.

De 15.30 a 19.30 se estará en la Plaza Libertad, en un stand, distribuyendo adhesivos y cintas alusivas al día que se conmemora.

A las 20.00 hs. se realizará un espacio de reflexión donde participarán diferentes líderes religiosos /as y comunidades de fe diversas, en las instalaciones de la Iglesia Metodista Central, calle Barrios Amorín, entre Constituyente y San José.

Agradecemos la mayor difusión.








Diversidad Cristiana adherimos a esta actividad.-

Adherimos al reconocimiento de Diana Mines.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Jesús, traicionado, vencido y ejecutado.-

Reflexión Semanal.
Jesús, traicionado, vencio y ejecutado.

“La gente estaba allí mirando; y hasta las autoridades se burlaban de él, diciendo: —Salvó a otros; que se salve a sí mismo ahora, si de veras es el Mesías de Dios y su escogido.

Los soldados también se burlaban de Jesús. Se acercaban y le daban a beber vino agrio, diciéndole: —¡Si tú eres el Rey de los judíos, sálvate a ti mismo! Y había un letrero sobre su cabeza, que decía: “Este es el Rey de los judíos.”

Uno de los criminales que estaban colgados, lo insultaba: —¡Si tú eres el Mesías, sálvate a ti mismo y sálvanos también a nosotros!

Pero el otro reprendió a su compañero, diciéndole: —¿No tienes temor de Dios, tú que estás bajo el mismo castigo? Nosotros estamos sufriendo con toda razón, porque estamos pagando el justo castigo de lo que hemos hecho; pero este hombre no hizo nada malo. Luego añadió: —Jesús, acuérdate de mí cuando comiences a reinar.

Jesús le contestó: —Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso”. (Versión Biblia de Estudio Dios Habla Hoy. Lc. 23,35-43).


Este domingo termina el “Tiempo Ordinario” o “Tiempo de la Iglesia” o “Domingos después de Pentecostés”, nombres con que las distintas denominaciones de la Iglesia, designan al período que va desde el domingo después de Pentecostés, hasta el domingo anterior al inicio del Tiempo de Adviento.

Tantos siglos de cristiandad, donde el poder político y religioso ha dominado, nos acostumbraron a un Cristo Rey muy parecedlo al emperador o rey de turno, con su ropaje, su corona, su cetro y su trono. Nada más contrario al relato evangélico que nos propone la liturgia para hoy, donde presenta a Jesús, traicionado por Judas, abandonado por el resto de los apóstoles varones, acompañado por unas mujeres hasta el lugar donde lo crucificaron, burlado por las autoridades religiosas y los soldados, con la gente que se mantuvo al margen de ese acontecimiento tremendamente injusto.

Lucas relata la ejecución, no cualquier ejecución sino una ejemplificante, utilizada por el imperio para escarmentar, de un traicionado, un vencido, un aplastado por el sistema político y religioso. Un hecho realmente vergonzoso, escandaloso. Jesús de Nazaret, el Profeta y Maestro, muriendo crucificado junto a personas de mala vida. Y esto no es extraño, murió como vivió, acompañado por prostitutas, cobradores de impuestos, pobres, mendigos, leprosos, enfrentado a los escribas, los fariseos y los sacerdotes.

Esta, es la clave de lectura e interpretación de nuestro texto. Jesús de Nazaret, anunció y vivió en función del Reinado de Dios en la historia humana, y eso lo llevó a la muerte violenta. Un Reinado que era de solidaridad y justicia, de equidad y dignidad para todas las personas sin exclusión.

Las comunidades cristianas, debiéramos reflexionar sobre quienes son las personas que los poderosos políticos y religiosos, hoy continúan ejecutando de formas igualmente crueles y ejemplificantes que la crucifixión, porque a ellas, Jesús sigue prometiéndoles entrar al Reino. Seguramente nos sorprenderíamos de encontrar a gays, lesbianas, travestis, transexuales, transgéneros, bisexuales, trabajadoras y trabajadores sexuales, personas con VIH o SIDA, divorciadas y divorciados, mujeres pobres que se hacen abortos en situaciones de insalubridad y tantas otras, celebrando la VIDA, a la MESA con Jesús, en el REINO.

Las comunidades cristinas, somos enviadas a continuar la misión de Jesús: anunciar y construir el Reinado de Dios, que ya comenzó en la historia humana, cuyos signos son solidaridad y justicia, equidad e inclusión, generando vida digna y abundante para todas y todos.

Buena semana para todas y todos.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Evangelio de Marcos - Primera Entrega.-

Comenzamos una nueva entrega de la Biblia Queer gracias al valioso aporte de nuestra hermana MCRP que realiza las traducciones.


EVANGELIO DE MARCOS / Marcella Althaus-Reid
(Tomado de The Queer Bible Commentary)


“Era la hora tercera cuando lo crucificaron…Los que pasaban lo injuriaban… (Marcos 15.25,29)

“Un homosexual ha sido asesinado en Quilmes”. A menudo, la noticia acerca de la muerte violenta de hombres gay llega con regocijo macabro…los títulos sensacionalistas de los periódicos…(Perlongher 1997: 35)

“Mataron a un maricón”. Este es el título de una de las historias de Néstor Perlongher, el “neo-Barroso”, escritor argentino “queer” que escribió relatos sobre la sexualidad y la pobreza en Buenos Aires.

[Néstor Perlongher fue un poeta argentino y profesor de Antropología, cuyo activismo en el “Movimiento de Liberación Homosexual” en Buenos Aires, y su trabajo en temas “queer” y de la pobreza, le ganaron reconocimiento internacional. Él llamaba a su estilo “neo-barroso”, jugando con las palabras “neo-barroco” y “barroso” (embarrado) en español]

Esta es una historia de amor, pobreza y esperanza de resurrecciones, como lo son los sueños de los pobres. Perlongher tomó las palabras para su título “Matan a un marica”, de los títulos de un periódico de Buenos Aires. Curiosamente, estas palabras llevan una cierta ambigüedad. “Matan a un marica” puede traducirse como “They kill a faggot”, y también como un tiempo presente, que funciona como un tiempo pasado muy reciente, “They killed a fagot”. Esa ambigüedad de los títulos agrega a un sentido de presencia y continuación del texto, que es casi ontológica.

[El término “marica” se usa en el lenguaje coloquial despectivo de Buenos Aires y de Uruguay, por “gay”. Originalmente, “marica” es un antiguo diminutivo del nombre femenino “María”. Otras variantes, incluyen las palabras “mariquita” o “maricón”, incluso “mariposa” (en inglés, “butterfly”) Aunque este último término no tiene relación etimológica, se usa por el término “mari” presente en la palabra. Es entonces la asociación con el nombre “María” que confiere asociación con ser “gay” a los términos. Se podría argumentar que hay una relación entre estos términos despectivos y la influencia de la “Mariología” en la comprensión de las formaciones de género en América Latina]

El relato de Perlongher se centra alrededor de las noticias de un cuerpo humano encontrado en la carretera. Probablemente, “ella” era una travesti. Probablemente, “ella” fue con otras chicas a la Carretera Panamericana, que divide la ciudad capital de Argentina de los suburbios, a ejercer la prostitución, o esto ocurrió en los “barrios bajos” de San Pablo, pero entonces… ¿Qué ocurrió? Pudo haber sido una pelea o simplemente, fue atacada. Perlongher describe el cuerpo yaciendo en total vestimenta travesti, rota y sucia, como una escena de una cruz/ficción. Yace allí, en el camino embarrado, el amor por chales brillantes y blusas de colores, a la Marilyn Monroe. Allí, se puede ver la femineidad refinada de caravanas largas y brillantes y los zapatos de tacos altos, adornados con cintas. Todo lo que la formaba, las manos amantes que cosieran su blusa y armaron sus caravanas con trocitos que quedaban bien juntos, y su amor por la vida, ahora cubiertos de sangre, y de la suciedad del camino. ¿Quién la mató? ¿Fue la policía de San Pablo, en una de sus “razzias” contra las travestis? El estilo de cruz/ficción de Perlongher llega a un clímax mientras describe el pánico mesiánico de un policía, cuando observaba la calidad del maquillaje de la chica y sus ropas destrozadas; le recordaba a alguien que había visto en la tapa de una revista. ¡Maldición! – exclamó, mientras se daba cuenta de la identidad de la inocente: - La loca era famosa – (el término “loca”, usado con connotaciones sexuales) Una indecente travesti estaba allí, como una víctima inocente de un sistema de violencia sexual. Las travestis son “locas”, representan algo fuera del límite, que ha cruzado las fronteras y tiene dislocada la ideología casi espacial de la heterosexualidad.

La travesti, la “loca” de Perlongher, yace en barro y sangre, con “sus femeninas” ropas destrozadas, y es por algo en estas ropas (color, brillo, transparencia, la producción de femineidad) que es identificada como alguien que de algún modo era una celebridad menor, y no debería haber sido asesinada. Quizás ella tuvo una breve aparición en algún programa de la televisión local o quizás fue entrevistada para un periódico, sobre derechos humanos y sexualidad. De alguna manera, pertenecía a un pequeño circuito de celebridades. Su muerte puede levantar voces; puede no haber sido solamente un asesinato cometido con impunidad. Puede crear preguntas y problemas. Por su muerte, puede tener éxito en llamar la atención hacia la muerte de tantas “chicas” como ella. Incluso puede contribuir a la redención de las chicas, y finalmente, una travesti puede llegar a obtener un empleo, una vida decente, el amor y la felicidad. Pero, en el momento, la preocupación está en qué hacer con el cuerpo. Debería desaparecer. Y algunas otras travestis, amigas de ella, podrían allegarse y hacer preguntas: -¿Han visto a nuestra amiga? - ¿Dónde han llevado su cuerpo? Pero el cadáver nunca será encontrado, porque ha ascendido al cielo. Como la pregunta de Magdalena: - ¿Qué han hecho ustedes con el cuerpo de mi amado? – la respuesta permanecerá en el misterio. El nombre de la travesti entrará en la leyenda. Un día, las chicas usarán medallas con un retrato joven y atractivo de alguien que no ha muerto. Han matado a un marica, pero volverá. Cruz/ficción: muertes mesiánicas.

En la patriarcal Argentina, las travestis están en un cruce de veneración pública y tácticas de exterminio por la iglesia y el estado. Las adoran cuando actúan en teatros, como la famosa y admirada Florencia de la V y la fallecida Chris Miró, pero atraen a la policía, así como la brutalidad religiosa. La narración de Perlongher, sobre la muerte de una inocente travesti, forma un paralelo a la escena de la crucifixión de Cristo, que se describe en Marcos 15. Las ropas de Jesús se transforman en centro de atención. Este es Jesús, en ropas de “drag queen”, vestido en una capa real de color púrpura, con una corona de espinas. Es objeto de burlas y desprecio, así como la travesti de la Carretera Panamericana en Buenos Aires o en los barrios de San Pablo atrae la risa y el desprecio por su ignorancia del género, o sea, por cruzar las fronteras de los códigos del vestido y dislocar las identidades. Y también están las propias ropas de Jesús, rotas, sucias, que son tomadas por los soldados, no solo eligiendo lo que quieren, sino recibiéndolas como resultado de una apuesta, jugándoselas a los dados. Y está el oficial romano, murmurando para sí: - Verdaderamente, este hombre era el Hijo de Dios (15.39) O como lo diría Perlongher: - ¡Maldición! La loca era famosa - Quizás una famosa bailarina, o una activista por los derechos humanos. O quizás ambos. Y su cuerpo se transformará en el secreto de los siglos futuros, el “Mysterium Tremendum”, de Otto, sobre el cual reflexiona Derrida, diciendo que el secreto es lo que hace temblar al pueblo (Derrida y Ferraris: 2001) Y el pueblo temblará, sintiendo el misterio de una santidad “queer”.
 
















domingo, 14 de noviembre de 2010

Ser discípul@s aquí y ahora.-

Mensaje Semanal.
Ser discípulos y discípulas aquí y ahora.


“Algunos estaban hablando del templo, de la belleza de sus piedras y de las ofrendas votivas que lo adornaban. Jesús dijo: —Vendrán días en que de todo esto que ustedes están viendo no quedará ni una piedra sobre otra. Todo será destruido. Entonces le preguntaron: —Maestro, ¿cuándo va a ocurrir esto? ¿Cuál será la señal de que estas cosas ya están a punto de suceder?

Jesús contestó: “Tengan cuidado para no dejarse engañar. Porque vendrán muchos haciéndose pasar por mí. Dirán: ‘Yo soy’, y ‘Ahora es el tiempo.’ Pero ustedes no los sigan. Y cuando tengan noticias de guerras y revoluciones, no se asusten, pues esto tiene que ocurrir primero; sin embargo, aún no habrá llegado el fin.”

Siguió diciéndoles: “Una nación peleará contra otra y un país hará guerra contra otro. Habrá grandes terremotos, y hambres y enfermedades en diferentes lugares, y en el cielo se verán cosas espantosas y grandes señales. Pero antes de esto, a ustedes les echarán mano y los perseguirán. Los llevarán a juzgar en las sinagogas, los meterán en la cárcel y los presentarán ante reyes y gobernadores por causa mía. Así tendrán oportunidad de dar testimonio de mí. Háganse el propósito de no preparar de antemano su defensa, porque yo les daré palabras tan llenas de sabiduría que ninguno de sus enemigos podrá resistirlos ni contradecirlos en nada. Pero ustedes serán traicionados incluso por sus padres, sus hermanos, sus parientes y sus amigos. A algunos de ustedes los matarán, y todo el mundo los odiará por causa mía; pero no se perderá ni un cabello de su cabeza. ¡Manténganse firmes, para poder salvarse! (Mt. 21,5-19).


El Evangelio tiene la capacidad de desafiar, día a día, nuestra fe y nuestra praxis. Aspectos que en cada época, debemos poner en diálogo las comunidades cristianas, con la sociedad y la cultura en la que nos encontramos.

Esta semana, muchos sermones se centrarán en el fin de los tiempos, la escatología, algo de lo que hablamos y explicamos sin saber claramente, recurriendo, en muchas ocasiones, al pensamiento mágico y a explicaciones precientíficas. Hechos estos, que en lugar de poner en diálogo a la Iglesia y la sociedad, genera aún más brecha de la existente.

En el correr de la semana estaremos compartiendo algunas reflexiones sobre escatología. Pero hoy quisiéramos detenernos en el aquí y el ahora. Aspectos que muchas veces, las comunidades cristianas descuidamos porque creemos y vivimos desde una perspectiva escatológica, que si no colocamos en su justo lugar, una sana tensión “ya, pero todavía no”, nos transforma en comunidades alienadas y fundamentalistas, cerrando toda posibilidad de diálogo con la sociedad y la cultura.

Leyendo este texto evangélico, en el aquí y ahora, podemos encontrar algunas pistas que nos obligan a reubicarnos en el contexto actual.


“Algunos estaban hablando del templo, de la belleza de sus piedras y de las ofrendas votivas que lo adornaban. Jesús dijo: —Vendrán días en que de todo esto que ustedes están viendo no quedará ni una piedra sobre otra. Todo será destruido. Entonces le preguntaron: —Maestro, ¿cuándo va a ocurrir esto? ¿Cuál será la señal de que estas cosas ya están a punto de suceder?"

Las comunidades cristianas estamos llamadas a construir Iglesias no templos. La Iglesia es la asamblea, el conjunto de personas que constituye una comunidad donde se comparte una misma fe, y se expresa fundamentalmente, a través de la praxis. Dios reside en la Iglesia no necesariamente en el templo. Recordemos la visión del profeta Ezequiel donde Dios abandona el Templo de Jerusalén para ir a residir con su pueblo en el destierro de Babilonia. Originariamente, las comunidades cristianas no tenían templo, se reunían en las casas para celebrar su fe, según nos relata Hechos de los Apóstoles.

Una primera pista, para esta lectura “aquí y ahora”, nos llevaría a cuestionarnos sobre el sentido de nuestros templos vacíos, nuestra fe sacrificial y cúltica, nuestro debilitamiento en las comunidades.


"Jesús contestó: -"Tengan cuidado para no dejarse engañar. Porque vendrán muchos haciéndose pasar por mí. Dirán: ‘Yo soy’, y ‘Ahora es el tiempo.’ Pero ustedes no los sigan-".

Las comunidades cristianas estamos llamadas a discernir en nuestro tiempo, la voz de Dios entre tantas otras voces. Nuestra única clave de discernimiento es Jesús, a través de su enseñanza y su praxis. Una lectura contextualizada de los relatos evangélicos, nos permiten discernir la voz de Dios, para nuestra comunidad, en el contexto social y cultural en que se encuentra.

Jesús: Hijo de Hombre, Maestro, Profeta, Mesías, Salvador y Señor, es el único, como dice el Apocalipsis “ayer, hoy y siempre”, en quien las comunidades cristianas encontramos la clave de discernimiento, el sentido de nuestra fe, la razón de nuestra praxis. No hubo nadie antes ni habrá nadie después, las comunidades cristianas somos cristocéntricas o no somos cristianas.

Una segunda pista para nuestra lectura “aquí y ahora”, nos llevaría a cuestionarnos sobre el contenido de nuestra fe.

"Y cuando tengan noticias de guerras y revoluciones, no se asusten, pues esto tiene que ocurrir primero; sin embargo, aún no habrá llegado el fin.” Siguió diciéndoles: “Una nación peleará contra otra y un país hará guerra contra otro. Habrá grandes terremotos, y hambres y enfermedades en diferentes lugares, y en el cielo se verán cosas espantosas y grandes señales. Pero antes de esto, a ustedes les echarán mano y los perseguirán. Los llevarán a juzgar en las sinagogas, los meterán en la cárcel y los presentarán ante reyes y gobernadores por causa mía. Así tendrán oportunidad de dar testimonio de mí. Háganse el propósito de no preparar de antemano su defensa, porque yo les daré palabras tan llenas de sabiduría que ninguno de sus enemigos podrá resistirlos ni contradecirlos en nada. Pero ustedes serán traicionados incluso por sus padres, sus hermanos, sus parientes y sus amigos. A algunos de ustedes los matarán, y todo el mundo los odiará por causa mía; pero no se perderá ni un cabello de su cabeza. ¡Manténganse firmes, para poder salvarse!"

Las comunidades cristianas estamos llamadas a leer los signos de los tiempos, que son el escenario en donde existimos, para dar el único testimonio posible, la buena noticia, eso es evangelio, de Jesús a nuestra sociedad y nuestra cultura. Una buena noticia liberadora e inclusiva, capaz de transformar nuestras relaciones sociales, culturales, políticas, económicas, ecológicas, religiosas.

En el contexto actual, este testimonio exige ser revisado. Urge cambiar el lenguaje con el que expresamos nuestra fe, abandonando las posturas premodernas y asumiendo un diálogo maduro y responsable con la post modernidad, reconociendo entre otras cosas, el pluralismo religioso y la diversidad en todas sus formas y expresiones posibles. Es posible otro Dios, otro cristianismo, otro mundo.

Una tercera pista de lectura “aquí y ahora” nos llevaría a cuestionarnos sobre el contenido de nuestro testimonio.

Buena semana para todas y todos.


















jueves, 11 de noviembre de 2010

Carta de Santiago - Cuarta entrega.

SANTIAGO / L. William Countryman
Traducción de nuestro hermana MCRP

ESQUEMA DE LA EPÍSTOLA.-



1.1. – Saludo; 1.2-26 – La sabiduría visualizada en una comprensión activa, relacional de la religión; 2.1-7 – Ejemplo de dos visitantes; 2.8-25 – la fe debe realizarse en acción; 3.1 – 4.12 – Los peligros de la lengua; 4.13 – 5.6 – Dos confrontaciones: con los comerciantes y con los ricos; 5.7 – 20 – Conclusión: la sabiduría para la reconciliación y la sanación.

________

1.1. – El autor se auto nombra “servidor” (mejor, “esclavo”) y esto rechaza cualquier reclamo de importancia personal, pero al mismo tiempo presenta al autor como el agente de Dios y de Jesús, un papel a menudo ocupado en este período por esclavos de confianza.

1.2. -8 – La epístola comienza por destacar la importancia de la fe/confianza, que convierte las dificultades en oportunidad de crecimiento e incluso alegría. Esto se dirige a la comunidad como un todo. Santiago reconoce la posibilidad de que algunos individuos podrían fallar en entrar en la fe de la comunidad – pero solo alude a una tercera persona, que evita implicarse, lo que es en realidad el caso (1.6-8)

1.10.- “el que es rico (gloríese) en su humillación…” Aunque las palabras no se repiten en realidad, el paralelismo con el versículo 9 (referido a los pobres) implica la traducción [y que] los ricos [hermano, gloríese] en su humillación” Este era un uso común en griego, cuando se usaba la construcción paralela. El cristiano rico puede regocijarse en su humillación, porque esto es un signo en la comunidad de los salvos. Santiago volverá al tema de ricos y pobres en 2.1-7 y 5.1-6.

1.17-18.- Dios, como padre y madre de la comunidad, se eleva en gran contraste con el deseo (1.14-15), que solo puede llevar al pecado y a la muerte.

1.19 “sean rápidos para escuchar, lentos para hablar, lentos para la ira”. La frase griega incluye ritmo y otros elementos para hacerla memorable. Constituye una prescripción para escuchar la presente epístola cuando era leída en voz alta, pero también, más allá de esto, para el discurso cristiano en general.

1.22-4.- Los seres humanos pueden absorber el significado del mensaje evangélico solo a medida que actúan de acuerdo con él.

1.25.- “la ley perfecta, la ley de la libertad”. En la antigüedad mediterránea, la ley trataba en forma diferente alas personas libres, a los esclavos y a los libertos (esclavos emancipados) El principio básico dela vida cristiana, es que trata a todas las personas como libres y por lo tanto, barre con todos los reclamos de privilegio basados en las inequidades del poder. Cuando Santiago vuelve a este tema, emerge que tiene en mente la ley de que cada uno ame a su prójimo como a sí mismo.

1.27.- Religión. El término griego se refiere específicamente a los aspectos del culto de la religión, que Santiago aquí redefine, en términos relacionales y éticos.

2.5.-“¿No ha elegido Dios a los pobres…?” Santiago hace uso de una identificación de los piadosos con los pobres (hebreo “anawim”) que se encuentra en los Salmos y en la piedad judía del momento. Los considerados como pertenecientes a esta categoría, no siempre eran literalmente pobres.

2.6.- “¿No es el rico quien te oprime?” Los primeros cristianos convertidos llegaban desde un amplio abanico de lugares sociales. Pero la opresión llega típicamente de los ricos y poderosos de fuera, que solamente tienen la influencia para hacerlo.

2.7.- “el nombre excelente”: Presumiblemente es el nombre de Jesús, quizás como se invocó en el bautismo.

2.8.- “la ley real”: Lo mismo como “la ley perfecta, la ley de la libertad” en 1.25. Es la “ley real”, en el sentido de que es la ley del reino de Dios. Santiago parece volver al énfasis que hizo Jesús de este mandamiento (Mateo 22.34-40), aunque la cita misma proviene de Levítico 19.18.

2.8-13.- El argumento de Santiago es que la congregación falla al tener parcialidad hacia el visitante rico contra el pobre, ha fallado en realidad en relación a la ley en su totalidad. La referencia específica al asesinato en 2.11, parece extrema e inmotivada; pero anuncia la confrontación con los ricos en 5.1-6.

2.14-26.- Santiago no parece estar atacando a Pablo directamente. (Pablo ciertamente habría estado de acuerdo con su énfasis en la importancia de las obras de caridad) Pero está al tanto de los argumentos paulinos, como se evidencia en su uso del texto favorito de Pablo: “Abraham creyó en Dios, y se le reconoció su rectitud” (Génesis, 15-6) El texto, en la presente traducción, parecería estar más de acuerdo con Pablo que con Santiago, pero la versión griega citada por Santiago podría también ser traducida así: “fue reconocido para él como propósito de rectitud”, o sea “que hacía surgir la rectitud”. En otras palabras, la fe de Abraham llevaba directamente a las buenas obras.

3.1.- “No muchos de ustedes se convertirán en maestros”: La multiplicidad de maestros en la primera Cristiandad debe haber sido un grave problema. Virtualmente, todo el Nuevo Testamento refleja divisiones que resultaban en parte de la llegada de nuevos maestros itinerantes, con versiones algo diferentes del mensaje evangélico. Santiago no está de acuerdo con la multiplicación de maestros, enfatizando el peligro de este rol, pero rápidamente se mueve hacia una sabiduría más general, acerca de los peligros del discurso, abundando en la anticipación de este tema ya ofrecida en 1.19-21. El carácter apasionado de este pasaje extenso (3.1-4.12), sin embargo, lo hace diferente del más calmo y más general del tópico en el capítulo 1.

3.5-12: Santiago se opone a la bendición y maldición mutua, y cuestiona cómo esto puede provenir de la misma boca. Pablo, por supuesto, era culpable de esto (Gál. 1.8-9) No era probablemente el único entre los primeros cristianos, pero la preservación de sus anatemas en la escritura ha parecido autenticar la práctica e hizo difícil para los posteriores cristianos tomarse en serio la admonición de Santiago.

3.13-18: Aquí el tema aparece correrse hacia la envidia, pero Santiago está simplemente entrando en las motivaciones sociales del discurso destructivo. Volverá a “conflictos y disputas” en 4.1.

4.2.- Nuevamente, el cargo de que la comunidad ha cometido asesinato.

4.4.- ¡Almas adúlteras! Literalmente, “mujeres adúlteras”, lo que pondrá un doble insulto a una audiencia que el mundo de Santiago concebiría como pre-eminentemente masculino. La imagen está basada en el antiguo uso hebreo de “prostitución”, como un sinónimo de la adoración de dioses extranjeros, pero Santiago lo mueve rápidamente a la imagen de la amistad, recordando su anterior referencia a Abraham como “el amigo de Dios” (2.23)

4.5-6.- ¿O suponen ustedes que es que la Escritura dice en vano: “El Espíritu que Dios [literalmente él] ha hecho habitar en nosotros nos anhela celosamente? Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios se opone a los soberbios y da gracia a los humildes”. La fuente de la primera cita (en el versículo 5) nunca ha sido identificada; el segundo proviene de la Antigua Versión Griega de los Proverbios.

3.34.- El versículo 5 podría ser mejor traducido usando una pequeña diferencia en el verbo: “¿O suponen ustedes que la Escritura habla en vano? El celo es lo anhela el Espíritu que habita en nosotros. Pero él [Dios] entrega mayor gracia”. Luego, sigue la cita de Proverbios. No hay solución fácil para este difícil pasaje. La traducción NRSV, sin embargo, no se ajusta bien al pensamiento del pasaje y nos fuerza a asumir un sentido positivo para “phtonos” (celo) – alguno que no se encuentra en ninguna otra parte del Nuevo Testamento, en la antigua versión griega de las Escrituras de Israel. En mi traducción, asumo que la referencia a la Escritura en el versículo 5 es general. Santiago luego caracteriza al espíritu que está dominando la comunidad como envidioso (4.1-3), y lo contrasta con el tipo de conducta demandada por la ley (4.11-12) Pero promete que la gracia de Dios vendrá al espíritu de celo.

4.13-16.- La queja de Santiago no se plantea contra los planes hechos por los comerciantes, sino contra su falta de convicción de que todo en la vida es un don de Dios. En sí mismo, esto puede parecer solo el descuido en el lenguaje; pero para Santiago, la acción es lo que da vida ala fe y muestra su carácter para que todos los vean (2.11)

5.6.- Ustedes han condenado y asesinado al recto, que no se oponía a ustedes. Es difícil no oír un eco de la muerte de Jesús en esta frase. No sería concebible que Santiago acusara a los terratenientes de haber, efectivamente, asesinado a Jesús; la Epístola a los Hebreos, de hecho, utiliza lenguaje similar para los apóstatas cristianos (6.6) Esto no contradice al sentido más obvio y práctico, en el cual su falta de pago a los obreros pudo haber llevado a la muerte de una o más personas. Desde que probablemente Santiago conoció el Evangelio de Mateo o la tradición oral que llevó a este, pudo haber tenido en mente la parábola de la oveja y las cabras con su “exactamente como ustedes hicieron a uno de los más pequeños de estos que son miembros de mi familia, me lo hicieron a mí”. (Mateo. 25.31-46)

5.7-11.- Santiago se vuelve a un énfasis en la paciencia, que concuerda con el énfasis en la resistencia que mencionara al principio de la Epístola (1.2-3) El último día, que amenaza con ser un “día de juicio”, para los ricos pecadores mencionados en el parágrafo anterior, ahora toma la forma de “la venida del Señor”, un signo de esperanza para los fieles que han sido abusados.

5.9,11.- La paciencia implica ciertas prácticas sociales también: tolerancia hacia nuestra hermana o hermano y una honestidad plena que transforma a los juramentos en sin sentido y redundantes.

5.13-18.- La fe expresada en oración, conduce a la sanación, el perdón y la restauración de la justicia – el gran tema del ministerio de Elías. Santiago visualiza una comunidad en la cual todos miembros se preocupen por los demás, unos por los otros.

5.19-20.- La despedida enfatiza el objetivo: restablecer la comunión, no reclamar recompensa para sí.





sábado, 6 de noviembre de 2010

¡La vida plena y abundante comienza aquí y ahora!

Mensaje Semanal:
¡La vida plena y abundante comienza aquí y ahora!

“Después algunos saduceos fueron a ver a Jesús. Los saduceos niegan que los muertos resuciten; por eso le presentaron este caso: —Maestro, Moisés nos dejó escrito que si un hombre casado muere sin haber tenido hijos con su mujer, el hermano del difunto deberá tomar por esposa a la viuda para darle hijos al hermano que murió. Pues bien, había una vez siete hermanos, el primero de los cuales se casó, pero murió sin dejar hijos. El segundo y el tercero se casaron con ella, y lo mismo hicieron los demás, pero los siete murieron sin dejar hijos. Finalmente murió también la mujer. Pues bien, en la resurrección, ¿de cuál de ellos será esposa esta mujer, si los siete estuvieron casados con ella?

Jesús les contestó: —En la vida presente, los hombres y las mujeres se casan; pero aquellos que Dios juzgue que merecen gozar de la vida venidera y resucitar, sean hombres o mujeres, ya no se casarán, porque ya no pueden morir. Pues serán como los ángeles, y serán hijos de Dios por haber resucitado. Hasta el mismo Moisés, en el pasaje de la zarza que ardía, nos hace saber que los muertos resucitan. Allí dice que el Señor es el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. ¡Y él no es Dios de muertos, sino de vivos, pues para él todos están vivos! (Lc. 20,27-38).


Los saduceos constituían un grupo aristocrático dentro de la sociedad palestina. Estaban organizados y eran conservadores. Nucleaban a los Sumos Sacerdotes, los Ancianos y sus familias, formando una especie de “nobleza sacerdotal y laica” que concentraba su influencia sobre el Sanedrín. Si bien no eran muchos, se concentraban en Jerusalén. Colaboraban con el imperio romano para mantener su lugar de poder, privilegios y negocios. En cuestiones de religión eran conservadores, aceptaban únicamente el Pentateuco atribuido a Moisés y las leyes de pureza relativas al culto y a los sacerdotes en lo relativo al Templo, esta postura exoneraba al pueblo y a ellos mismos fuera del ámbito sagrado de cumplir las leyes de pureza. No aceptaban que los laicos interpretaran la Ley y se atribuían la interpretación auténtica de la fe.

Este grupo es el que pone a prueba a Jesús con la pregunta sobre la resurrección.

Jesús, no explica demasiado la resurrección, dejándola envuelta de misterio; sin embargo, da un mensaje claro y lleno de esperanza: Dios comunica Vida. Las consecuencias de este mensaje son realmente peligrosas para los saduceos del siglo XXI, conservadores, fundamentalistas, amantes del poder y los privilegios, que se atribuyen la interpretación auténtica de la fe, cualquiera que ésta sea. Pero son consecuencias liberadoras para aquellas personas que están sometidas a limitaciones, controles, discriminaciones y exclusiones por el sistema social, político, económico, cultural, religioso.

Siguiendo el mensaje de Jesús en el Evangelio de Lucas, no podemos esperar esta VIDA PLENA Y ABUNDANTE en otro mundo; sino comenzando aquí y ahora: lo afirma al inicio de su ministerio (4,14-21) y ante los enviados del Bautista (7,18-23) y lo reafirma de forma incuestionablemente escandalosa y revolucionaria en el discurso del llano (6,17-26); lo demuestra realizando diversas sanaciones (4,31-41; 5,12-26; 7,1-17; 8,40-56; 9,37-43; 13,10-17; 17,11-19; 18,35-43) e incluyendo en su comunidad a las personas que el sistema religioso expulsaba porque consideraba pecadoras (6,27-32; 7,36-49; 19,1-10). Todo el mensaje de Jesús a través del Evangelio de Lucas revela el rostro maternal de Dios que goza comunicando VIDA PLENA Y ABUNDANTE (15,1-32) y haciendo justicia a las víctimas del sistema, cualquiera que éste sea (16,19-31).

Las comunidades cristianas de todas las tradiciones, enfrentamos el gran desafío de abandonar las posturas fundamentalistas y dogmáticas, prejuiciosas y precientíficas, los lugares de poder y privilegios, al dios de la resignación y de la injusticia, para comprometernos con el Ser Indecible de la VIDA que reveló Jesús de Nazaret, comunicando a la humanidad el siglo XXI su mensaje, peligroso y escandaloso para las personas poderosas, pero liberador e inclusivo para las personas discriminadas y excluidas.

Tengan todas y todos, buena semana y una vida plena y abundante.

viernes, 5 de noviembre de 2010

Espacio Interreligioso VIH SIDA.-

Encuentro de VIH SIDA – Declaración de la Iglesia
Octubre 2010



Por que reconocemos que todas y todos hemos sido creados/as a imagen y semejanza de Dios. Que todos y todas somos iguales y compartimos la misma dignidad en la diversidad.

Afirmamos que:

• Por el derecho que nos otorga el Evangelio formamos una misma y única comunidad donde nadie es extraño, ni extranjera, ni excluido.

• Por eso nos hemos reunido en los talleres celebrados, en la ciudad de Montevideo durante los días 6, 7 y 8 de Octubre de 2010, la Iglesia en las tradiciones de fe presentes: Iglesia Metodista (IMU), Anglicana, Luterana (EMU), Diversidad Cristiana, Católica Antigua (ICAARP), Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM), Iglesia Episcopal de Cuba, y fieles de la iglesia Católica Apostólica Romana; para responder a la consigna:

“¿Qué hacemos como iglesia ante la realidad del VIH SIDA?”

Y queremos hacer llegar a ustedes nuestra reflexión y llamado a la acción.

1. Si bien hemos creído que la realidad del VIH SIDA es una cuestión que compete a los planes y programas que hacen a las políticas de la salud pública, también el VIH SIDA es una cuestión de justicia y dignidad humana, donde está presente y nos desafía el rostro crucificado de un Cristo: pobre, mujer, niño/a, homosexual, travesti, trabajadora/or sexual, excluido, discriminada, oprimido, rechazada, abandonado …

2. Despierta en nosotras y nosotros una relectura bíblica: “pues tuve hambre, y me diste de comer, tuve sed, y me dieron de beber; anduve como forastero y me dieron alojamiento… “(Mteo. 25:35). ¿Qué estamos haciendo como iglesia con las personas afectadas por el VIH SIDA? ¿Qué pasa en la vida de nuestras comunidades con estas personas? ¿Respondemos al mandato del Evangelio?

3. Como cristianas y cristianos que queremos asumir este compromiso, no podemos estar ajenos a esta realidad que afecta a tantas personas y familias en su dignidad. Porque es una cuestión de justicia evangélica que todas las personas tengan acceso a la información y prevención, a un tratamiento y medicación adecuada sin discriminación, a mantener su sentido de pertenecía a las diferentes redes sociales, especialmente en la iglesia. Por tanto nuestra acción debe ser voz profética ante la injusticia y nuestro compromiso acción para transformar la realidad.

4. Para concluir sentimos y entendemos que Dios llama a la iglesia a abrazar a todas y todos los y las estigmatizadas para que su MESA sea verdaderamente incluyente.

Por esta razón nos convocamos, para que el 1º de diciembre, próximo, Día Mundial de Lucha contra el VIH SIDA, tengamos una Jornada pública de reflexión, acción y oración en unidad.


Iglesia Metodista (IMU)
Iglesia Anglicana del Uruguay
Iglesia Evangélica Luterana (IELU)
Diversidad Cristiana
Iglesia Católica Antigua (ICAARP)
Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM)
Iglesia Episcopal de Cuba
Fieles de la iglesia Católica Apostólica Romana

jueves, 4 de noviembre de 2010

Carta de Santiago - Tercera entrega.

SANTIAGO / L. William Countryman
Traducido por MCRP

Los estudiosos de Santiago han debatido mucho si 5.1-6 se dirigía a los cristianos ricos o más bien, en el modo retórico de “apostrophe”, a los destinatarios ricos de fuera de la comunidad. Estos estaban a salvo, lejos del discurso, y podría ser la intención de Santiago dar fuerza y consolar a sus destinatarios. A favor de esta última hipótesis, se puede notar que antes se refiere a los ricos como opresores (2.6) Más todavía, al menos nos cuesta pensar en la posibilidad de que miembros de alguna comunidad cristiana primitiva habría efectivamente cometido asesinato.

Por otra parte, si tomamos el pasaje como dirigido a los de fuera, entonces no tomamos en serio la evidencia, ya anotada en este comentario, de que las iglesias a las que Santiago se dirigió, incluían miembros ricos. Aún más al punto, esta referencia al asesinato, aunque es chocante, se ha adelantado en dos pasajes, asociando la posibilidad de asesinato con los destinatarios de la epístola. En un pasaje (2,11), Santiago ha propuesto la posibilidad hipotética de que sus auditores pudieran haber cometido asesinato, acción que los haría culpables en lo que se refiere a la ley general, aunque esos pecados no hayan sido específicamente cometidos. En el segundo pasaje (4.2) aparentemente acusa a la congregación en general de haber cometido asesinato (Hay alguna dificultad con el texto aquí; ver el comentario)

No tenemos en realidad que asumir un caso de homicidio premeditado en la congregación. Lo que Santiago especifica es que los ricos se han quedado con los salarios de sus obreros (5.4) Dada la existencia marginal de estas personas, esto pudo haber contribuido a la muerte de algunos de ellos. La Tora, en efecto, dos veces requiere que los salarios sean pagados en base diaria (Lev. 19.139; Deut. 24.14-25) Incluso si la retención de los salarios hubiera sido el factor de muerte de algún obrero, esto no es un asunto sin importancia.

En esta lectura de la Epístola, la voluntad de Santiago de confrontar a los cristianos ricos es particularmente notable. La falta de voluntad en los lectores posteriores para reconocer que los cristianos son capaces de cometer este tipo de violencia unos contra otros o contra los de fuera, se convierte en el real problema. En una iglesia que ha a menudo fallado en decir la verdad, no solo a la riqueza y al poder, sino específicamente a la riqueza y al poder cristianos, Santiago se convierte en un documento particularmente importante, cuestionando tanto el uso de la violencia, como nuestra frecuente negación de ella.

La retórica que utiliza para encuadrar este argumento se merece una discusión. Es una persona de autoridad; un maestro que cuenta con su sabiduría, que ha sido reconocida por sus destinatarios. En el contexto patriarcal del antiguo mundo mediterráneo, se espera que se dirija a la asamblea de la comunidad (comprendida como compuesta de sus hombres adultos) en una forma que sea a la vez persuasiva y demandante. En algunos aspectos, sigue el modelo esperado. Está dispuesto a dar órdenes. Y con el uso frecuente de “aner” (ser humano masculino adulto), no siempre claramente traducido), pinta a su audiencia como predominantemente masculina. Habiendo hecho así, luego usa esta identificación para entregar un insulto a ellos, cuando los llama “mujeres adúlteras” (una traducción más literal de 4.4, dice simplemente “adúlteras”) (Algunos antiguos copistas estaban incómodos con la elección de términos que hizo Santiago, de modo que los alteraron en “hombres y mujeres adúlteros”)

Por otra parte, Santiago es también cuidadoso para confundir o incluso violar los crudos límites del estatus y género trazado por las expectativas patriarcales. Él incluye a mujeres en su audiencia, aunque no destruye el privilegio masculino. Su fórmula usual de dirigirse a la audiencia es “adelphoi”, traducido adecuadamente como “hermanos y hermanas”. Es cuidadoso en especificar que la persona necesitada podría ser “un hermano o hermana” (2.14) En su referencia a Dios, como “Padre de luces” (1.17) con la afirmación de que Dios “nos dio a luz”, usando un verbo específico con el papel de la madre (1.18) Propone la figura de Rahab, la prostituta, con la de Abraham, el patriarca (2.23-5)

Si bien Santiago escribe de una forma apropiada a su estatus de figura de autoridad, es cuidadoso, al mismo tiempo, en presentarse como parte de la comunidad. Los destinatarios son “hermanos y hermanas”, no “hijos”, como en 1 Juan. Utiliza la primera persona del plural libremente, para identificarse como uno de ellos. Su autoridad proviene de su ser “servidor” (o esclavo) de Dios y el Señor Jesús (1.1) Es más parecido a su audiencia, que diferente a ella. Incluso trae al gran Elías al lugar común, “un ser humano como nosotros” (5.17), sugiriendo que la distancia entre un maestro como él mismo y sus destinatarios no puede ser muy grande. Nada de esto anula el contexto social patriarcal de la época. Pero sí muestra un precoz líder cristiano que están negociándolo con cuidado y fineza considerables.

Hay algunos temas críticos aquí para el lector “queer” de hoy en día. Uno es la insistencia de Santiago en que la auténtica fe cristiana se hace evidente solo cuando hay un tratamiento generoso y de respeto hacia los demás. El rigor de la fe como creencia en ciertas doctrinas desde la fe, como una forma de vida en relación con la generosidad de Dios y un esfuerzo duro para compartir esa generosidad con los demás – demasiado a menudo típico del conservadorismo social del presente – no es suficiente en el pensamiento de Santiago. En efecto, en una revisión interesante de la imagen usual, describe las obras como el espíritu que anima, sin el cual la fe es meramente un cuerpo muerto. (2,17)

Más aún, las buenas obras en cuestión no están restringidas a asistencia material, aunque esto está incluido. El aspecto crítico es tratar a todas las personas con respeto, tanto a los de fuera como a los de dentro, a los pobres y marginados, así como a los ricos y poderosos. Santiago se regocija del igualitarismo de la comunidad cristiana, que coloca a ricos y pobres, en algún sentido, en una base común (1.9-11) Se nota la mala voluntad de algunos cristianos hoy día para hacer esto con las minorías sexuales, a quienes descartan como sin valor en su consideración, o activamente, exilándolos de la comunidad.

Esta conducta invalida, desde la perspectiva santiaguina, su reclamo de hablar auténticamente desde una visión de la fe.

Además, Santiago ofrece algún importante consejo sobre la conducta cristiana en tiempos de tensión – consejo que ha sido muy ignorado siempre, desde que fue escrito: “que cada uno sea rápido para escuchar, lento para hablar, lento para la ira 2 (1,19) Este modelo de conducta es diametralmente opuesta al estilo superior, declamatorio, demandante y excluyente de la retórica derechista cristiana. Si se observara esta conducta predicada por Santiago, se transformarían las disputas corrientes entre cristianos.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Día de todas las Santas y de todos los Santos.

Con motivo de la conmemoración de todas las Santas y todos los Santos, el 1 de noviembre, abrimos una nueva página en nuestro blog Santoral GLTTB, publicando un material del Rvdo. Roberto González del Centro Cristiano de la Comunidad GLTTB, donde consta el día de la fiesta y el nombre de el o la Bienaventurad@

Es nuestro deseo comenzar a difundir completamente, este material titulado Escrit@s en el Cuerpo - Vida y Pasión de las Santas y los Santos GLTTB. Tarea que realizaremos en días próximos a la conmemoración de cada santa o santo.

Aprovechamos para agradecer el trabajo realizado por el Rvdo. Roberto González.