Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica y Apostólica. Personería Jurídica 10103 (M.E.C. Uruguay).

domingo, 26 de septiembre de 2010

El gay rico y la travesti pobre.-

Reflexión semanal desde una "hermenéutica queer":

“Había un hombre rico, que se vestía con ropa fina y elegante y que todos los días ofrecía espléndidos banquetes. Había también un pobre llamado Lázaro, que estaba lleno de llagas y se sentaba en el suelo a la puerta del rico. Este pobre quería llenarse con lo que caía de la mesa del rico; y hasta los perros se acercaban a lamerle las llagas. Un día el pobre murió, y los ángeles lo llevaron a sentarse a comer al lado de Abraham. El rico también murió, y fue enterrado.

“Y mientras el rico sufría en el lugar adonde van los muertos, levantó los ojos y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro sentado a su lado. Entonces gritó: ‘¡Padre Abraham, ten lástima de mí! Manda a Lázaro que moje la punta de su dedo en agua y venga a refrescar mi lengua, porque estoy sufriendo mucho en este fuego.’ Pero Abraham le contestó: ‘Hijo, acuérdate que en vida tú recibiste tu parte de bienes, y Lázaro su parte de males. Ahora él recibe consuelo aquí, y tú sufres. Aparte de esto, hay un gran abismo entre nosotros y ustedes; de modo que los que quieren pasar de aquí allá, no pueden, ni de allá tampoco pueden pasar aquí.’

“El rico dijo: ‘Te suplico entonces, padre Abraham, que mandes a Lázaro a la casa de mi padre, donde tengo cinco hermanos, para que les llame la atención, y así no vengan ellos también a este lugar de tormento.’ Abraham dijo: ‘Ellos ya tienen lo escrito por Moisés y los profetas: ¡que les hagan caso!’ El rico contestó: ‘Padre Abraham, eso no basta; pero si un muerto resucita y se les aparece, ellos se convertirán.’ Pero Abraham le dijo: ‘Si no quieren hacer caso a Moisés y a los profetas, tampoco creerán aunque algún muerto resucite.’ ” (Lc. 16,19-31:  Dios Habla Hoy - La Biblia de Estudio).


Desde una "hermenéutica queer" podríamos reescribir este texto de la siguiente manera:

- Había un hombre gay en buena posición económica, se vestía con ropa y calzado de marca, todos los días comía lo que quería, con frecuencia concurría a fiestas y boliches.

Había también una travesti pobre, hacia diversas tareas para sobrevivir: trabajadora doméstica, changas de albañilería y pintura, corte de pelo y depilación, costura ... Con lo que recibía por sus trabajos acondicionó su casa y crió catorce niños y niñas abandonados por sus familias de origen, les brindó educación, cobertura en salud, un techo, un apellido y afecto. Cada vez que recibía en su hogar un niño o una niña, debió enfrentarse al sistema, patriarcal y homofóbico, que la cuestionaba y discriminaba por ser travesti. Una y otra vez consiguió su propósito y el Estado debió dejar al niño o la niña que recibía en su hogar.

Pasaron los años y se hicienro adultos mayores.

El hombre gay estaba solo y lleno de recuerdos de lo que alguna vez tuvo. La travesti pobre estaba rodeada de todo lo que tenía: sus hijos e hijas y las familias que habían formado -.

Parafraseando a Jesús: "quien tenga capacidad de entender que entienda". Por cierto, esta travesti es real y nos demuestra que podemos construir relaciones solidarias.  




Buena semana para todos y todas.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Trámites de cambio de sexo registral para las personas Trans.-

Recibimos y Difundimos.

A.MI.SE.U comenzó a recibir las solicitudes de trámites de cambio de sexo registral para las personas Trans.

Las mismas se reciben de lunes a viernes en el horario de 12:00 a 17:00 hrs en Río Branco 1467 entre Mercedes y Uruguay.

Por consultas llamar a los telefonos 2908 72 49 - 096 395 238 o escribir a: coordinacion@amiseu.org.uy

La documentación a presentar será la siguiente:

- Fotocopia de cédula de identidad
- Partida de nacimiento.
- Todo otro documento (recibos, recortes de diario, etc) que demuestre que vive de acuerdo a su género.
- En esta primera etapa del trámite no se requiere la presentación de testigos , ni fotos.

Pablo Nalerio
Director Ejecutivo


A.MI.SE.U
Rio Branco 1467
tel 2908 72 498 - 096 395 238
coordinacion@amiseu.org.uy
skype:amiseu.uruguay
web: www.amiseu.org.uy


Montevideo - Uruguay

__________

fuente: http://pastoralsocialuruguay-icaarp.blogspot.com/

martes, 21 de septiembre de 2010

La Epístola a los Colosenses - Biblia Queer. Quinta entrega.-

COLOSENSES /Thomas Bohache - Traducción MCRP


¿CÓMO PODRÍAMOS HACER “QUEER” A COLOSENSES?

Anoté al principio que mi trabajo no sería un típico “queering” (hacer “Queer”) a este libro de la Escritura, sino más un argumento para tratar a Colosenses enteramente en una sensibilidad religiosa “queer”. Estoy de acuerdo con Mary Rose D’Angelo, cuando dice que “ninguna parte de Colosenses puede leerse como [palabra de Dios], como si fuera parte de los Códigos domésticos, o desde la visión cósmica y teológicamente racional que los apoya” (D’Angelo 1994b:323) Sin embargo, lejos de tomar a D’Angelo como apoyo de mis argumentos, debo puntualizar que ella agrega la condición de que no podemos resolver el problema sacando a Colosenses del canon o de la memoria cristiana, ya que esta epístola, aunque carece de atractivo, es parte de la herencia cristiana. Debemos recordar con claridad cómo la segunda y tercera generación de cristianos diluyeron los primeros mensajes igualitarios de Jesús y Pablo; sin embargo, creo que todavía podemos discutir la propiedad de Colosenses como palabra revelada de Dios, cuando puede ser – y lo ha sido – utilizada para apuntalar el racismo, el sexismo, el clasismo y la heterosexualidad compulsiva.

En lugar de ello, propongo que la mejor forma de hacer “queer” a Colosenses es rechazar su tratamiento de tres elementos que he criticado más arriba – la imagen de Cristo, la libertad en Cristo y los papeles sociales – y sugerir otras formas más empoderadoras de describir y vivir estos elementos.

LA IMAGEN DE CRISTO

Los cristianos “queer” deben tener una imagen de Cristo que afirme su persona y su sexualidad como un don de Dios. Una Cristología “queer” comienza con los siguientes presupuestos: que el ser “queer” es una parte de la creación, que no es una perversión de la creación, que no es en sí y por sí pecadora, y que no necesita ser cambiada, sino más bien abrazada y celebrada si va a completar la intención de Dios para con la humanidad. Los dos focos de la Cristología – la persona de Cristo y la obra de Cristo – nunca deben ser usados para condenar o disminuir ninguna forma de sexualidad; así, no creo que Dios haya enviado a “Su Hijo” a la muerte, para reparar el pecado introducido en el mundo como resultado de la caída narrada en Génesis, 3. Estas nociones de reparación están acompañadas de la enseñanza tradicional no solo de que el sexo fue un resultado de la caída, sino que los papeles de género aprobados por Dios también fueron una de sus manifestaciones negativas. Esta es la visión del papel de Cristo en la salvación, apoyada por la imagen colosense del Cristo cósmico y su Liderazgo sobre la Iglesia. Cuando uno no sostiene esta visión de qué Jesús es Cristo y qué hizo como Cristo, abra la discusión para examinar imágenes más holísticas de Cristo.



domingo, 19 de septiembre de 2010

¿Dios o el dinero?: una opción fundamental para quienes quieren seguir a Jesús.

  Reflexión semanal.
¿Dios o el dinero?

El Evangelio de hoy nos urge a realizarnos esta pregunta. Generalmente tendemos a adormecer nuestra conciencia dando respuestas mediocres. Jesús es radical:

“Jesús contó también esto a sus discípulos: “Había un hombre rico que tenía un mayordomo; y fueron a decirle que éste le estaba malgastando sus bienes. El amo lo llamó y le dijo: ‘¿Qué es esto que me dicen de ti? Dame cuenta de tu trabajo, porque ya no puedes seguir siendo mi mayordomo.’ El mayordomo se puso a pensar: ‘¿Qué voy a hacer ahora que mi amo me deja sin trabajo? No tengo fuerzas para trabajar la tierra, y me da vergüenza pedir limosna. Ya sé lo que voy a hacer, para tener quienes me reciban en sus casas cuando me quede sin trabajo.’ Llamó entonces uno por uno a los que le debían algo a su amo. Al primero le preguntó: ‘¿Cuánto le debes a mi amo?’ Le contestó: ‘Le debo cien barriles de aceite.’ El mayordomo le dijo: ‘Aquí está tu vale; siéntate en seguida y haz otro por cincuenta solamente.’ Después preguntó a otro: ‘Y tú, ¿cuánto le debes?’ Este le contestó: ‘Cien medidas de trigo.’ Le dijo: ‘Aquí está tu vale; haz otro por ochenta solamente.’ El amo reconoció que el mal mayordomo había sido listo en su manera de hacer las cosas. Y es que cuando se trata de sus propios negocios, los que pertenecen al mundo son más listos que los que pertenecen a la luz.

“Les aconsejo que usen las falsas riquezas de este mundo para ganarse amigos, para que cuando las riquezas se acaben, haya quien los reciba a ustedes en las viviendas eternas.

“El que se porta honradamente en lo poco, también se porta honradamente en lo mucho; y el que no tiene honradez en lo poco, tampoco la tiene en lo mucho. De manera que, si con las falsas riquezas de este mundo ustedes no se portan honradamente, ¿quién les confiará las verdaderas riquezas? Y si no se portan honradamente con lo ajeno, ¿quién les dará lo que les pertenece?

“Ningún sirviente puede servir a dos amos; porque odiará a uno y querrá al otro, o será fiel a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y a las riquezas.” (Lc. 16,1-13 Versión Biblia de Estudio “Dios Habla Hoy”).



Si bien esta parábola va dirigida a los fariseos que gustaban de los lujos y las riquezas, las comunidades cristianas podemos detenernos en a reflexionar en el uso que damos a nuestros bienes.

Lucas nos dice que las personas que integraban las primeras comunidades ponían sus bienes en común y satisfacían las necesidades de cada integrante de la comunidad (Hch. 2,43-45). Una actitud que no es muy común en nuestras iglesias. Generalmente las cristianas y los cristianos participamos en iglesias que no tengan muchas exigencias para con el prójimo. Nos basta con asistir a la celebración dominical, colaborar en la colecta con algunas monedas, saludar a algunas personas a la salida del tempo, y con eso nos parece que es suficiente para ser cristiano. En definitiva, lo mismo que hacían los fariseos en tiempos de Jesús.

Mateo nos dice que la solidaridad es el camino a recorrer, para llegar a la inclusión y la justicia (Mt. 25,34-45).

El discipulado exige compromiso y solidaridad. Las comunidades cristianas somos semilla del Reino que ya está presente, pero que esperamos su plenitud. Damos testimonio al resto de la humanidad (Mt. 5,13-16) de que otra sociedad es posible, donde todas las personas tengan una vida digna, abundante y plena (Jn. 10,10). Podemos contribuir en la transformación de las estructuras injustas de este mundo y tendremos que dar cuentas, personal y comunitariamente, del uso de ellas a Dios (Lc. 19,11-27) y también a la Humanidad.

__________

El dibujo fue tomado de http://www.servicioskoinonia.org/cerezo/dibujosC/49ordinarioC25.jpg original de CEREZO BARRETO para el domingo 25º del Tiempo de la Iglesia.

sábado, 11 de septiembre de 2010

Mensaje Semanal - Domingo 12 de Setiembre de 2010.-

Un Dios queer para un Pueblo queer.


“Todos los publicanos y los pecadores se acercaban a él para oírle, y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: «Este acoge a los pecadores y come con ellos.»

Entonces les dijo esta parábola: «¿Quién de vosotros que tiene cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las 99 en el desierto, y va a buscar la que se perdió hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, la pone contento sobre sus hombros; y llegando a casa, convoca a los amigos y vecinos, y les dice: “Alegraos conmigo, porque he hallado la oveja que se me había perdido.” Os digo que, de igual modo, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por 99 justos que no tengan necesidad de conversión.

«O, ¿qué mujer que tiene diez dracmas, si pierde una, no enciende una lámpara y barre la casa y busca cuidadosamente hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, convoca a las amigas y vecinas, y dice: “Alegraos conmigo, porque he hallado la dracma que había perdido.” Del mismo modo, os digo, se produce alegría ante los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta.»

Dijo: «Un hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos dijo al padre: “Padre, dame la parte de la hacienda que me corresponde.” Y él les repartió la hacienda. Pocos días después el hijo menor lo reunió todo y se marchó a un país lejano donde malgastó su hacienda viviendo como un libertino. «Cuando hubo gastado todo, sobrevino un hambre extrema en aquel país, y comenzó a pasar necesidad. Entonces, fue y se ajustó con uno de los ciudadanos de aquel país, que le envió a sus fincas a apacentar puercos. Y deseaba llenar su vientre con las algarrobas que comían los puercos, pero nadie se las daba. Y entrando en sí mismo, dijo: “¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, mientras que yo aquí me muero de hambre! Me levantaré, iré a mi padre y le diré: Padre, pequé contra el cielo y ante ti. Ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros.” Y, levantándose, partió hacia su padre. «Estando él todavía lejos, le vió su padre y, conmovido, corrió, se echó a su cuello y le besó efusivamente. El hijo le dijo: “Padre, pequé contra el cielo y ante ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo.” Pero el padre dijo a sus siervos: “Traed aprisa el mejor vestido y vestidle, ponedle un anillo en su mano y unas sandalias en los pies. Traed el novillo cebado, matadlo, y comamos y celebremos una fiesta, porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado.” Y comenzaron la fiesta.

«Su hijo mayor estaba en el campo y, al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música y las danzas; y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello. El le dijo: “Ha vuelto tu hermano y tu padre ha matado el novillo cebado, porque le ha recobrado sano.” El se irritó y no quería entrar. Salió su padre, y le suplicaba. Pero él replicó a su padre: “Hace tantos años que te sirvo, y jamás dejé de cumplir una orden tuya, pero nunca me has dado un cabrito para tener una fiesta con mis amigos;

y ¡ahora que ha venido ese hijo tuyo, que ha devorado tu hacienda con prostitutas, has matado para él el novillo cebado!” «Pero él le dijo: “Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo; pero convenía celebrar una fiesta y alegrarse, porque este hermano tuyo estaba muerto, y ha vuelto a la vida; estaba perdido, y ha sido hallado.”» (Lc. 15,1-32. Versión Biblia de Jerusalén).


Un Dios Queer…

Jesús pudo haber tomado otras imágenes para hablarnos de ese Ser Indecible, al que nos enseñó a llamar Abbá (“Papito”). Sin embargo plasmó tres rostros que revolucionan nuestra idea de Dios.

En la parábola de la oveja perdida (Lc. 15,3-7) Jesús compara a Dios con un pastor. En su tiempo, los pastores eran personas paupérrimas, trabajaban para terratenientes y grandes ganaderos, que se enriquecían a costa de ellos. Perder una oveja, ponía en riesgo su fuente de trabajo y por tanto su sobrevivencia y la de su familia. Jesús compara a Dios con ese pobre hombre que, desesperado, sale en busca de la oveja perdida dejando el resto del rebaño.

En la parábola de la moneda perdida (Lc. 15,8-10) Jesús compara a Dios con una mujer. En su tiempo, las mujeres eran personas de segunda, dependían del hombre, no podían entrar al templo asignándoseles un espacio junto a los paganos, no podían participar de las discusiones sobre las Escrituras en la sinagoga asignándoseles, también, un lugar aparte. Las mujeres servían en la sociedad patriarcal como mano de obra barata y reproductoras.

En la parábola del Padre bueno (Lc. 15,11-32) Jesús compara a Dios con un padre con atributos, casi de madre. En la sociedad judía, machista y patriarcal, un padre que actuara como el de la parábola no respondía a la expectativa socio cultural de su tiempo.

Cualquiera de las tres imágenes de Dios que nos presenta Jesús: un hombre pobre que cuida ovejas, una mujer y un padre maternal, desentonan con la imagen que nos han inculcado durante años de un dios legalista, moralista, castigador, inspirador de miedo, machista y patriarcal; una creación de la cultura dominante para mantenerse y perpetuarse.


… Para un Pueblo queer.

Las tres parábolas finalizan con alegría y fiesta. Sin embargo, durante siglos, muchas personas han sido excluidas de ese ámbito de gozo festivo, porque no responden a las expectativas de quienes ejercen el poder político y religioso (Lc. 15,1-2) siendo etiquetadas como “personas pecadoras”.

Jesús anuncia un mensaje inclusivo y liberador, que es mala noticia y desafiante para el poder político y religioso, pero que es buena noticia para esas personas discriminadas y excluidas a las que se considera pecadoras.

Cada época tuvo y tiene víctimas del sistema político y religioso. Cada comunidad cristiana, que quiera seguir al Maestro, está llamada a enfrentar y denunciar, las fuentes de opresión y exclusión de su tiempo y salir al paso y abrazar, e invitar a la fiesta del Reino, a las personas oprimidas, discriminadas y excluidas por cualquier causa: etnia, condición social, género, orientación sexual, situación laboral, condición sanitaria, edad, etc.

Buena semana para todas y todos.
Julio.-

___________
 
El dibujo fue tomado de http://www.servicioskoinonia.org/biblico/100912.htm Dibujo original de CEREZO BARREDO para este domingo 24º del Tiempo durante el año.-

martes, 7 de septiembre de 2010

La diversidad: don Divino confiado a la Humanidad.-

En el correr de setiembre, nuestra comunidad estará celebrando, especialmente, la diversidad como don Divino confiado a la Humanidad.



Comunidad Diversidad Cristiana.
Lima 16 21 esquina Batoví. Montevideo.


Sábado 11 - Hora 18.00: Culto de Sanación.

La Epístola a los Colosenses - Biblia Queer. Cuarta entrega.-

COLOSENSES /Thomas Bohache - Traducción MCRP.

ROLES O PAPELES SOCIALES.-


Como se ha dicho más arriba, las reuniones de los primeros cristianos eran extremadamente diversas, siguiendo la costumbre de las propias prácticas igualitarias de Jesús. Si bien es poco lo certero acerca de la Cristiandad Palestina, las iglesias paulinas del mundo helenístico han sido muy investigadas y documentadas. Las historiadoras feministas del primer Cristianismo, han encontrado papeles de liderazgo femenino por medio de la “lectura del silencio” de los textos cristianos e investigando las referencias a mujeres que estos contienen; de la misma manera, los historiadores sociales, antropólogos, sociólogos y eruditos clásicos han explorado la institución de la esclavitud en el imperio romano. Estos estudiosos han concluido que las personas pobres, mujeres de todas clases, esclavos y libertos/as, eran atraídos a religiones populares y misteriosas, más que a las religiones ancestrales o tradicionales, porque eran tratados/as democráticamente en estos cultos emergentes, incluyendo el Cristianismo (Pomeroy 1975; Martin 1991)

Estas iglesias se reunían en las casas de los ricos, que vivían entre las trampas y privilegios del imperio romano. Se cree que el culto Cristiano se realizaba en patios abiertos, a los que podían asistir los varios miembros dela casa – hombres, mujeres, niños y esclavos, cada uno desde sus respectivos alojamientos – así como visitantes de las diferentes clases sociales que vivían fuera de esa casa. Todos estos elementos dispares adoraban lado a lado, unidos a través de Cristo en un experimento maravillosamente democrático. Como se nota en la discusión previa, Pablo recuerda a los gálatas que las distinciones habían sido borradas en el bautismo (Gál. 3.26-8); continúa recordando a los corintios que no deben permitir las distinciones que perturben la asamblea Cristiana, especialmente en la administración de la Cena del Señor (1 Cor. 11.17-34)

La investigadora del Segundo Testamento (Nuevo) Pheme Perkins ha destacado que el vocabulario de la familia tradicional fue adoptado por los cristianos (“todos son hijos de Dios, hermanos y hermanos unos de otros y de Cristo”), pero también describe cómo era una casa típica del mundo romano:

“La antigua “familia” era considerablemente más compleja de lo que hoy consideramos tal. La ley romana establecía que todas las personas, hombres y mujeres, estaban últimamente bajo la autoridad del miembro masculina más viejo de su familia (las mujeres permanecían como parte de su familia paterna, excepto en circunstancias limitadas, mientras los niños pertenecían a la familia del padre) Además, los esclavos y otros dependientes de una persona rica, serían considerados/as partes de su familia. Incluso un campesino o un artesano en la ciudad, podía tener un número de personas viviendo en su casa, que no eran “familia”, en el sentido en que hoy usamos este término”. (Perkins 1988: 129)

Es precisamente este uso de una lengua familiar o doméstica que presenta cuestiones problemáticas: En el mundo jerárquico romano, ¿negaba y sobrepasaba un hombre cristiano su posición como padre, esposo o amo? ¿La señora de la casa, una vez convertida al Cristianismo, trataba a sus esclavos injustamente? Los estudiosos no están de acuerdo en este tema. Algunos (usualmente blancos y hombres) creen que los cristianos sabrían instintivamente que la lengua igualitaria era simplemente metafórica y no alteraba la estructura social imperial para los cristianos, mientras los intérpretes de la liberación (negros, feministas y mujeres) han sugerido que esta necesidad no existía. El Cristianismo en sus primeros días puedehaber sido socialmente radical y amenazante para el status quo romano, llevando a su persecución, así como el igualitarismo de Jesús contribuyó a su ejecución como criminal imperial (Herzog 2000: 240-1)

Creo que es mucho más probable que – de acuerdo con las visiones igualitarias de Jesús – las primeras asambleas cristianas eran igualitarias. [Este “discipulado de iguales” está de acuerdo con las imágenes retratadas en los Evangelios, que sobreviven como un recuerdo peligroso de Jesús, debido a que fueron escritos en el siglo I, después de que las primeras iglesias paulinas se habían convertido en más kiriarcales iglesias deutero-paulinas. Así, Schüssler Fiorenza anota: El Evangelio de Marcos fue escrito aproximadamente al mismo tiempo que Colosenses, que señala el comienzo de la trayectoria patriarcal del código doméstico…Los primeros escritores de los Evangelios articulan un “ethos” muy diferente del discipulado cristiano y la comunidad del que presentaron los escritores de sumisiones patriarcales…” (Schüssler Fiorenza 1983: 316)]

Si el mensaje primario de Jesús sobre el Reino de Dios era anti-imperial (y creo que lo era), entonces seguramente el movimiento que se desarrolló en su huella ha retenido al menos algo de este foco anti-imperial. Una forma de oponerse al imperio romano, era minar su jerarquía social – el “cemento” que pegaba niveles de dominación, opresión, supervivencia y servidumbre. Así, las iglesias paulinas, al adorar juntos a través de clases y líneas de género, hicieron esto en desafío a César y a su imperio; su mismo uso de lenguaje familiar mostraba sus relaciones heterodoxas, en la misma cara del imperio. ¿Es de sorprenderse que hubiera persecuciones de la “nueva secta”, por la estructura del poder imperial?

Sin embargo, el fervor cristiano contra-cultural, parece haberse abatido en la segunda generación. Los textos de esta generación: Colosenses, Efesios las Epístolas Pastorales (1 y 2 Timoteo, Tito) y 1 Pedro, incluyen reglas de conducta que los cristianos solían practicar para mantener el orden en las iglesias y demostrar que eran buenos ciudadanos romanos. Estas reglas de conducta son conocidas como “códigos domésticos” (en alemán “haustafeln”), los primeros de ellos aparecen en Colosenses 3.18-4.1: “Esposas, estén sujetas a sus esposos…; niños, obedezcan a sus padres…; esclavos, obedezcan a sus amos en todo…” En la Roma patriarcal (o mejor, kiriarcal), el esposo/padre/amo era César en el imperio de su casa. Una casa en paz reflejaba un imperio en paz; los buenos cristianos deben ser buenos ciudadanos. La armonía es destacada a través de Colosenses, al precio de la libertad social que la creencia en Cristo vino a proporcionar. El Jesús que acogía a todo el mundo en su mesa es ahora el Cristo cósmico que es Cabeza de su Casa, la Iglesia. Todos deben cumplir su papel “de corazón, temiendo al Señor” (Colosenses 3.22)

Mientras algunos estudiosos han tratado de explicar el “patriarcado de amor” de las epístolas deutero-paulinas y sus códigos domésticos (Hays 1996: 64-5), yo los veo como una propaganda superficialmente disfrazada para confirmar el tradicional heteropatriarcado y sus roles culturales para las mujeres, los esclavos y los niños – precisamente aquellos para quienes el incipiente Cristianismo era más atractivo (Schüssler Fiorenza 1983: 218, 263-5; Thurston 2003: 162-3) Colosenses dio el puntapié inicial para esto, introduciendo al Cristo exaltado y exultante, luego limitando la libertad que Cristo se pensaba que había hecho posible para la humanidad, y finalmente, imponiendo reglas de conducta sobre aquellos que eran más proclives a sacudir la nave imperial, y el liderazgo cristiano, con su bote de la segunda generación, buscó alinearse con el imperio.

sábado, 4 de septiembre de 2010

Jesús, Maestro radical e intransigente.-

Mensaje semanal:
Jesús, Maestro radical e intransigente.


“Mucha gente seguía a Jesús; y él se volvió y dijo: “Si alguno viene a mí y no me ama más que a su padre, a su madre, a su esposa, a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, y aun más que a sí mismo, no puede ser mi discípulo. Y el que no toma su propia cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo. Si alguno de ustedes quiere construir una torre, ¿acaso no se sienta primero a calcular los gastos, para ver si tiene con qué terminarla? De otra manera, si pone los cimientos y después no puede terminarla, todos los que lo vean comenzarán a burlarse de él, diciendo: ‘Este hombre empezó a construir, pero no pudo terminar.’ O si algún rey tiene que ir a la guerra contra otro rey, ¿acaso no se sienta primero a calcular si con diez mil soldados puede hacer frente a quien va a atacarlo con veinte mil? Y si no puede hacerle frente, cuando el otro rey esté todavía lejos, le mandará mensajeros a pedir la paz. Así pues, cualquiera de ustedes que no deje todo lo que tiene, no puede ser mi discípulo”. (Lc. 14,25-33 Versión Biblia de Estudio Dios Habla Hoy).


Ser una persona cristiana es bastante fácil. Basta con participar del culto semanal y dar la ofrenda, recitar algunas oraciones diarias, dar limosna a los pobres y casi está todo cumplido. Pero esto no es discipulado, seguimiento de Jesús.

Para el discipulado Jesús exige radicalidad (Lc. 9,57-62; 11,23). No hay lugar a la mediocridad. (Lc. 16,13; Mt. 19,16-22). Es intransigente (Lc. 9,49-50).

Dos mil años de cristianismo han adormecido el proyecto revolucionario y alternativo que Jesús llamó Reino. Un proyecto que lo llevó a enfrentarse con las autoridades políticas y religiosas de su tiempo, quienes lo mataron a él y a varias generaciones de sus seguidoras y seguidores. Un proyecto que comienza en la historia y se concreta a través de la solidaridad y la justicia (Mt. 25,35-36), la inclusión de las personas excluidas (Lc. 4,31-37.38-39; 5,12-16; 8,41-44), la eliminación de los prejuicios que nos dividen (Lc. 5,27-31) y la aceptación de la diversidad (Lc. 7,1-10).

Seguir a Jesús hoy, significa, entonces:

- Comprometernos con el Evangelio, que es Buena Noticia para las personas excluidas del sistema económico y social, cultural y religioso de nuestro tiempo (Lc. 4,16-21; 7,22-23).

- Comprometernos con la denuncia de las estructuras injustas (Lc. 6,1-5.6-11; 11,37-54; 13,10-17; 14,1-6), y el rechazo a la discriminación en cualquiera de sus expresiones (Lc. 7,36-50; Mt. 15,21-28; Jn. 4,4-42).

- Comprometernos con la vida digna y abundante para todas y todos (Jn. 5,21-24) porque “Dios no hace diferencia entre las personas” (Hch. 10,34).

Y si no hacemos esto, seremos muy buenas personas cristianas pero no discípulas de Jesús, quien termina esta exposición sobre las exigencias del discipulado con las siguientes palabras: “La sal es buena; pero si deja de estar salada, ¿cómo volverá a ser útil? No sirve ni para la tierra ni para el montón de abono. Simplemente, se la tira. Los que tienen oídos, oigan.” (Lc. 14,34-35).

Buena semana para todas y todos.
Julio.-

viernes, 3 de septiembre de 2010

La Epístola a los Colosenses - Biblia Queer. Tercera entrega.-

COLOSENSES /Thomas Bohache - Traducción MCRP.

LIBERTAD EN CRISTO.-

Uno de los fundamentos del Cristianismo paulino fue la noción de libertad en Cristo, representado de forma más apasionada en Gálatas, una de las epístolas primeras de Pablo. Como he escrito en otra parte, Gálatas afirma la creencia de Pablo de que “el mensaje Cristiano, sin duda, la verdadera integridad del Evangelio, dependió de la universalidad y la inclusividad – la bienvenida al reino de Dios a todas las personas, a través de Jesucristo” (Bohache 2000: 232) Se han eliminado las distinciones en Cristo, llevando a Pablo a afirmar “Ya no hay judío o griego, esclavo o libre, hombre o mujer, porque todos ustedes son uno en Cristo Jesús” (Gálatas 3.28) Elisabeth Schüsler Fiorenza, en su revolucionaria investigación en los orígenes cristianos, ha concluido que la inclusividad fue un aspecto principal en las más tempranas misiones cristianas y las iglesias paulinas (el “discipulado de iguales”), en las cuales mujeres, esclavos y otros, tenían papeles de importancia, junto a ciudadanos masculinos y libres (Schüssler Fiorenza 1983: 180-3, 213). Creo, con otros estudiosos bíblicos, que este tipo de libertad y apertura puede rastrearse hasta el ministerio histórico de Jesús de Nazareth (Crossan 1991: 341-2) Como han notado las estudiosas feministas, esta libertad en Cristo descripta por Pablo fue modificada más tarde por el apóstol, cuando las mujeres profetas en Corinto se estaban convirtiendo en un poco “demasiado libres”, colocando así el apóstol un aporte para su virtual abrogación en las epístolas deutero-paulinas (Schüssler Fiorenza 1983: 218-32; Standhartinger 2003: 93)

La libertad radical paulina en Cristo no se encuentra en Colosenses. En su lugar, uno ve la “Cabeza” de Cristo que debe regir toda vida cristiana; pero esta autoridad es ahogadora cuando impulsa la uniformidad a costa de la diversidad; y la compatibilidad con el imperio y su orden, en lugar de la interculturalidad. En Colosenses, la resurrección de Cristo es una regla para tolerar el estatus quo, en lugar de la noción paulina: un anticipo de la libertad bendecida de la muerte imperial, que puede ser obtenida por todos los cristianos, a través de la gracia de Dios actuada en Cristo.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

La diversidad: don Divino confiado a la Humanidad.-

En el correr de setiembre, nuestra comunidad estará celebrando, especialmente, la diversidad como don Divino confiado a la Humanidad.

Comunidad Diversidad Cristiana.
Lima 16 21 esquina Batoví. Montevideo.

Domingo 5 - Hora 17.00: Culto de Acción de Gracias.