Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica y Apostólica. Personería Jurídica 10103 (M.E.C. Uruguay).

sábado, 21 de agosto de 2010

El Reino: Fiesta de la Diversidad.-

“En su camino a Jerusalén, Jesús enseñaba en los pueblos y aldeas por donde pasaba. Uno le preguntó: —Señor, ¿son pocos los que se salvan?. Y él contestó: —Procuren entrar por la puerta angosta; porque les digo que muchos querrán entrar, y no podrán. Después que el dueño de la casa se levante y cierre la puerta, ustedes, los que están afuera, llamarán y dirán: ‘Señor, ábrenos.’ Pero él les contestará: ‘No sé de dónde son ustedes.’ Entonces comenzarán ustedes a decir: ‘Hemos comido y bebido contigo, y tú enseñaste en nuestras calles.’ Pero él les contestará: ‘No sé de dónde son ustedes. ¡Apártense de mí, malhechores!’ Entonces vendrán el llanto y la desesperación, al ver que Abraham, Isaac, Jacob y todos los profetas están en el reino de Dios, y que ustedes son echados fuera. Porque va a venir gente del norte y del sur, del este y del oeste, para sentarse a comer en el reino de Dios. Entonces algunos de los que ahora son los últimos serán los primeros, y algunos que ahora son los primeros serán los últimos”. (Lc. 13,22-30 – Versión Biblia de Estudio Dios Habla Hoy).


Muchas predicaciones se centran en la primera parte: los dos caminos, y ponen énfasis en el recorrido que lleva a la puerta angosta: el sacrificio, la renuncia, la abnegación. Pero eso no es buena noticia para nadie. Jesús anunció un Evangelio liberador, sanador, inclusivo que es buena noticia para muchas personas.

Esta perícopa, perfectamente podría titularse “El Reino: fiesta de la diversidad”. Cuando Lucas pone en boca de Jesús: “va a venir gente del norte y del sur, del este y del oeste, para sentarse a comer en el reino de Dios” (vv 29), está haciendo referencia a los pueblos de la gentilidad, los pueblos paganos que eran despreciados y considerados impuros por el pueblo israelita.

En el tempo de Jerusalén, estaban en el último lugar: el atrio de los gentiles. Pero en el Reino, Jesús coloca a esta gente comiendo a la mesa con los pilares constitutivos de Israel: “Abraham, Isaac, Jacob y todos los profetas” (vv 28).

El Reino anunciado por Jesús, es buena noticia para todas las personas postergadas, discriminadas y excluidas. No porque sean buenas, no porque sean santas, no porque tengan la verdad. Es buena noticia justamente porque están postergadas, discriminadas y excluidas. Porque son víctimas. El Reino es la contratara de este mundo (Lc. 6,20-26), el desafío que toda comunidad cristiana está desafiada a construir, aquí y ahora.

En esta Fiesta de la Diversidad, muchas personas que hoy están fuera de nuestras comunidades cristianas, tienen su lugar, aquí y ahora, entre ellas las personas gays, lesbianas, bisexuales, trans y queer: “Entonces algunos de los que ahora son los últimos serán los primeros” (vv 30).

Un abrazo y buena semana para todos y todas.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario