Miembro de la Comunión Anglicana Libre - Iglesia Episcopal Libre y de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica

miércoles, 11 de agosto de 2010

El Evangelio de Lucas según la Biblia Queer - Entrega 13 -

EVANGELIO DE LUCAS / Robert E. Goss, en The Queer Bible Commentary. Traducción: M.C.R.P.

LA ÚLTIMA CENA.

La Última Cena comienza un proceso de desmembramiento del cuerpo de Jesús, y Graham Ward llama a esto un “escándalo ontológico” (Ward 2000: 82) El cuerpo de Jesús es desmembrado, o – para hablar en términos exactos – se convierte en “fuera de lugar”. La acción de partir el pan, prefigura la ruptura de su cuerpo en la cruz. Pero en la economía divina en el Evangelio de Lucas, la cena preanuncia la unión del cuerpo de Jesús con otros cuerpos, transformándose en el Cristo cósmico.

Muchos intérpretes bíblicos siguen la tradición de interpretar la Última Cena como una comida de Pascua, mientras otros la comparan con el simposio Helenístico. Sin embargo, tales interpretaciones redirigen la atención del real escándalo que algunos judíos experimentarían en esa correlación de un cuerpo impuro con el pan. Esto se ve en la ofensa registrada por algunos judíos piadosos, en el “discurso del pan de vida”, en que Jesús deja atónitos a sus oyentes cuando invita a comer su carne y beber su sangre (Juan 6.60 -1) El Evangelio de Juan anota qué repugnante fue la comparación para su audiencia. El real escándalo de la Última Cena es la violación de las leyes del alimento que seguían los fundamentalistas judíos, relacionadas con la escrupulosa observancia de las instrucciones dietarias. Jesús identifica su cuerpo con el pan sin levadura y su sangre con la copa de la alianza, y luego oscurece la bendición del pan y la copa con la anticipación de su muerte. Alimento, muerte y vida, son marcadas con estas acciones simbólicas. Comer carne humana y beber sangre literalmente viola las leyes de pureza, y su uso metafórico sería igualmente chocante para las visiones de los judíos conservadores en cuanto a la santidad/pureza. En segundo lugar, Jesús es retratado como tocando los cuerpos impuros e involucrándose en relaciones indiscriminadas con todo tipo de personas impuras. Su cuerpo está manchado, si no contagiado, y ofrece este cuerpo como alimento. Todas estas trasgresiones violarán los códigos de santidad /pureza de los grupos judíos más conservadores.

Lo que hace Jesús en la Última Cena, anticipa la final ruptura de los sistemas de santidad/pureza. Jesús establece nuevos mapas de santidad, en los que Dios está aflojando los límites de la santidad, a favor de una alianza comunitaria más inclusiva. Se convertirá en un nuevo mapa de cuerpos, incorporados en el cuerpo de Cristo, un desplazamiento del cuerpo físico de Jesús, roto en la cruz y – en última instancia – la transgresión de Dios a todos los sistemas de pureza con el desplazado cuerpo de Jesús. El cuerpo masculino de Cristo será desplazado de su género físico y se convertirá en cuerpos pan-género: masculino, femenino, trasgénero e intersexual (Loughlin 1998; Ward 2000)

No hay comentarios:

Publicar un comentario